Archivo
29 de Marzo de 2017 29/03/17

Opinión

Opinión

El Barça recalcula la ruta


  • 19 de Marzo
    de 2017
  • Marc Fuster

“Recalculando ruta” es una de las frases que más nervioso me ponen, cuando el GPS decide volverse loco. En ese momento, no sabes si tu destino está cerca o si el aparato infernal que se equivoca más que acierta te obligará a hacer un cambio de sentido en medio de la autopista porque el final se encuentra justo en el lado contrario. En estos casos, siempre acaba apareciendo esa rotonda que te salva la vida… pero en el fútbol esa rotonda no existe. Después de que Luis Enrique anunciase su adiós y de las dudas de Andrés Iniesta, la brújula del equipo, acerca de su renovación, el Barça está en ese punto en el que la decisión correcta marcará el futuro.

Josep Maria Bartomeu y Albert Soler tienen en su mano el devenir del club. Tal y como están las cosas, no será fácil para ellos: un error puede llevarles a la ruina. En el fútbol no hay medias tintas y la línea entre el acierto y el fracaso es tan delgada que se traspasa con demasiada facilidad. Ambos serán los encargados de escoger al nuevo entrenador del Barça y esa decisión marcará el rumbo del equipo.

Las opciones son bastante claras y el debate está instalado en la opción más continuista y de fútbol más directo, aprovechando la evolución de estos tres años de Luis Enrique al frente del equipo; o por contra volver a los orígenes y rebuscar dentro de la escuela cruyffista algún técnico capacitado para dirigir al Barça. De momento, parece que los dirigentes no están por la labor de esta última, demostrando una vez más la poca gratitud que le tienen a un mito como Johan.

Otra de las cosas que marcarán el destino del equipo es la continuidad de Iniesta. El manchego no fue claro en su discurso en un acto publicitario y aseguró que nunca estaría en el Barça, “por estar” y que, “pase lo que pase, nunca tendré problemas con el club”. No hay dudas de que sin él, el estilo de juego acabará cambiando pues es el último jugador que conserva la esencia de aquel Barça de Pep Guardiola. Sin Iniesta, el Barça no solo perdería a su brújula sino también a su capitán, también en lo que a esencia futbolística se refiere.

De esta forma, el futuro del equipo está más en el aire que nunca y tendrán que trabajar para que la dirección del GPS es la correcta. Un cambio de sentido brusco no favorecería al equipo y recalcular la ruta en medio de una temporada supondría un fracaso a nivel deportivo. El momento actual del Barça es clave para saber hacia dónde va y qué es lo que quiere el club.

PD: Aprovecho este día para darle las gracias a mi padre que me hizo amar el fútbol de esta forma; por enseñarme que creer en los milagros es solo cuestión de fe y que esta no se compra, se siente.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba