SPORTYOU

Archivo
5 de diciembre de 2019 5/12/19

LaLiga Santander

El Barça cambia de modelo con la Masia

Puyol y Xavi

Cada vez más, los jugadores que suben de las categorías inferiores tienen más complicado asentarse en el primer equipo y muchos de ellos se van para volver en un futuro


2 de agosto de 2016 Marc Fuster - Sportyou

La más que posible cesión de Sergi Samper al Valencia y las palabras de Jordi Mestre y Albert Soler en la presentación de Lucas Digne haciendo alusión al nivel de la cantera del Barcelona dejan claro el cambio de modelo que está viviendo el club con uno de sus principales valores.

Lejos quedaron los días en los que jugadores crecidos en la cantera daban el salto al primer equipo para quedarse. Cada vez más, el Barça deja ir a sus jóvenes para más tarde recuperarlos a un precio superior. El último que puede repetir la experiencia es Sergi Samper. El chico que llegó siendo benjamín con tan solo ocho años tendrá en Valencia su oportunidad de triunfar para volver al Barça.

El caso de Samper se ha ido repitiendo en los últimos años. Lejos quedan ya los Xavi, Puyol o Iniesta, jugadores con los que el club decidió esperar hasta verles alzarse campeones llevando el brazalete de capitán. El primer equipo ya no da tiempo a la adaptación de los jugadores de la casa y los dos últimos supervivientes del modelo que creó Johan Cruyff son Sergio Busquets y Sergi Roberto. El último en irse ha sido Marc Bartra que llegó a la Masia con 11 años y nunca acabó de tener la confianza de los técnicos.

La prueba de que el modelo se encuentra en un proceso de cambio fueron las palabras de Jordi Mestre, vicepresidente del área deportiva, el día de la presentación de Digne: “Nuestra obligación como club es que el primer equipo sea campeón. El modelo que le gustaría a mucha gente y a mí sería como el del Athletic Club, todos de casa, ojalá pudiera ser así. Hemos tenido una generación única, pero no siempre es así. Si nos conformamos en no tener resultados, como el Athletic, asumámoslo”.

El caso más reciente es el de Denis Suárez. El gallego llegó a Barcelona con 19 años con ficha del Barça B y al año siguiente debía formar parte de la primera plantilla. En 2014 y al considerar que Suárez no tenía nivel para el primer equipo, se marchó cedido al Sevilla para luego fichar por el Villarreal. Estos dos años fuera han servido a la dirección deportiva para evaluar el nivel del jugador y ficharlo posteriormente por 3,5 millones. Estos podrían convertirse en más de 13 por el contrato firmado en su momento entre el Barça y el Manchester City.

El cambio de modelo es evidente y desde Munir El Haddadi no hay un jugador de la cantera que se instala en el primer equipo. Los cuatro últimos fichajes: Samuel Umititi, Denis Suárez, Lucas Digne y André Gomes, todos ellos con 22 años, constatan la poca confianza en las categorías inferiores. La Masia ya no nutre como antes al primer equipo y las generaciones que suben tendrán más complicado asentarse en el Barça como hicieron los Xavi, Iniesta, Puyol o Messi.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba