Archivo
24 de septiembre de 2017 24/09/17

Champions League

El Barça se queda sin segundo milagro

La Juventus controló los arrebatos del conjunto culé, que se despide de la Champions sin haberle marcado ni un gol a Buffon


19 de abril de 2017 - Sportyou

La Juventus se ha plantado en semifinales de la Champions League tras aguantar el 0-0 frente a un Barcelona que, si bien mostró más fútbol que con el PSG, no pudo con la red defensiva de los de Allegri. El equipo italiano, que no ha concedido ningún gol ni en octavos contra el Oporto y ni en cuartos contra el Barça.

La Juve demostró que no era el PSG. En lugar de dejar espacios y el balón para el Barcelona, apostaron por la presión alta, y bloquearon los intentos culés, que se tuvieron que esforzar para llegar a la portería de Buffon. No obstante, Ter Stegen tampoco tuvo demasiado trabajo. Los primeros minutos fueron indiscutiblemente blanquinegros: Cuadrado, primero, e Higuaín, varias veces, probaron la red defensiva blaugrana.

No obstante, conforme avanzó el partido, el balón se fue hacia el lado local, y las ocasiones no tardaron en aparecer. Neymar, muy activo, y Messi, que siempre está, trataron de batir al cancerbero italiano. De hecho, la mejor fue una de Messi que falló incomprensiblemente, cuando Buffon ya estaba en el suelo y que mandó por el lateral del encuentro. El argentino dio un serio susto cuando, tras una entrada de Pjanic, dio con sus huesos en el suelo y se hizo un corte en la cara. Fue el colofón a una primera parte que, poco a poco, se fue calentando hasta el punto de que Kuipers tuvo que calmar los ánimos como pudo.

La segunda parte empezó con mayor presencia blanquinegra. Cuadrado estuvo a punto de culminar una gran contra de la Juve, que se fue por muy poco por el lateral de Ter Stegen. El colombiano, omnipresente, volvió a perdonar a continuación, bien protegida la defensa culé. Luis Enrique sacó a Paco Alcácer por Rakitic, para buscar un gol que se le mostraba muy esquivo al Barcelona. Ni de falta de Messi, ni cocinando una jugada larga, ni por fuera, ni por el centro… Los de Allegri frenaron a la perfección cualquier conato de resurgimiento culé.

A 20 minutos del final, el Barça tocó a rebato. Con Gerard Piqué pidiendo el calor del público, Sergi Roberto rozó el palo derecho de Buffon, pero sin acierto. Fueron los mejores minutos del Barcelona, pero la ilusión se fue diluyendo poco a poco. Al final, la afición culé acabó agradeciendo el esfuerzo a los suyos, pero poco pudieron hacer.

Esta vez no hubo milagro.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba