SPORTYOU

Archivo
27 de febrero de 2020 27/02/20

Opinión

Opinión

No se bajen aún del barco de España


  • 07 de junio
    de 2016
  • Elías Israel

El último amistoso de España ante Georgia dejó alguna evidencia y abrió un enorme interrogante. Una certeza tiene que ver con lo difícil que es jugar de ‘9’ en esta Selección. Da igual llamarse Costa, Morata o, como fue el caso, Aduriz. El rematador auténtico no mezcla bien con este modelo de jugadores que tocan. No recibe de espaldas ni al espacio y es una quimera que participe en la circulación. La única vez que se vio al delantero del Athletic fue en una entrada por la banda de Lucas Vázquez, su medido centro y el cabezazo desviado. Una jugada más propia del plan B de este equipo que del plan A. Por cierto, Lucas dio profundidad y frescura. No fue nada mala su puesta en escena.

La segunda pasa por la importancia de Iniesta y Silva en esta Selección. Tenemos muy buenas individualidades, pero los que marcan la diferencia, tienen experiencia, jerarquía a nivel internacional y una categoría suprema son el manchego y el canario. Todo lo bueno que pueda lograr la Selección en Francia pasa principalmente por ellos.

Mala prueba para el debate de la portería. De Gea recibió un tiro y medio, encajó un gol a puerta vacía y habrá quedado con una sensación de impotencia bastante importante.

El interrogante pasa por la poca capacidad de reacción tras el gol de Georgia, por la desconexión durante demasiados minutos y por las escasas oportunidades creadas con el marcador en contra.

Habrá quien quiera ver esta derrota como el principio del fin, como el acabóse. Es verdad que perder contra una Seleccion tan menor duele especialmente.  La realidad es que este partido es un excelente aprendizaje para no infravalorar a ningún rival, para saber que cualquier error te cuesta un partido. Si tenía que pasar, mejor ahora. No es momento para dejar de creer.

 

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba