SPORTYOU

Archivo
13 de diciembre de 2019 13/12/19

Opinión

Saltando las minas del bosque

Pues lo ha vuelto a conseguir. El señor marqués ha dado una lista casi irrefutable, aunque siempre quedarán las opiniones que digan lo contrario. Es cierto que es discutible si gente como Rubén Castro o Michu no deberían haber ido a esta pre lista de la pre lista, pero, si la observamos de forma general, […]


15 de mayo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Pues lo ha vuelto a conseguir. El señor marqués ha dado una lista casi irrefutable, aunque siempre quedarán las opiniones que digan lo contrario. Es cierto que es discutible si gente como Rubén Castro o Michu no deberían haber ido a esta pre lista de la pre lista, pero, si la observamos de forma general, la coherencia del seleccionador es absoluta.

En los porteros lo tenía fácil. Meter a De Gea es la variante lógica, es el portero de la olímpica, y no va a levantar ampollas, como sí lo hubiera hecho llamando a Palop, Iraizoz o Diego López. En la defensa es donde ha estado más fino Del Bosque porque le ha echado huevos llamando a un Albiol casi desaparecido en toda la temporada. No es tonto el seleccionador, sabe que el valenciano es una pieza segura, aunque Mourinho le haya relegado, y luego lo ha completado con un Domínguez que tampoco ha sido gran cosa dentro del Atlético. Es decir, que está dando el paso para que, si Puyol no puede ir a Ucrania y Polonia, como parece, el tercer central de la selección sea Javi Martínez, en la demarcación que Bielsa le ha marcado en el Athletic.

El centro del campo es el punto de futuro para el seleccionador. No parece probable que, salvo Xabi Alonso y Cazorla, ninguno de los que ha convocado vaya a estar en la Eurocopa. Faltan por llamar los del Barça y seguramente Mata, pero le da un espaldarazo al exiliado Javi García y a segundones de lujo que puede ser necesarios conforme vayan pasando los años en la Roja. Isco, Beñat y Bruno Soriano parecen apuestas íntimas de Del Bosque y, de momento, el seleccionador no ha dado motivos para dudar de él. Y arriba, una mezcla de lo anterior. Deja abierto el debate Negredo/Soldado, consolida a Silva y Jesús Navas y proporciona reconocimiento al temporadón de Adrián, abocado como está a irse con la sub-23.

Insisto, podremos discutir si hay algún jugador de los que no está que esté en mejor forma que los que Del Bosque ha llamado, pero nadie discutirá que los que están no estén preparados para ser incluidos en la lista. Después de la que le han liado sus jefes al pobre don Vicente, con finales de Copa del Rey a destiempo y una ruta de preparación discutible, suficiente tiene con haberse puesto el traje de artificiero y desactivar con su cara de bonachón y con esas palabras, nunca una más alta que la otra, las minas que le habían colocado en su propia casa.

Gracias por todo, Tarzán

Qué mala suerte, oiga. Nunca mejor dicho, esto ha sido mala pata. La del ‘Puyi’, la del capitán de la selección dentro de los hombres de campo, la del hombre que nos metió en la final de la Copa de Mundo. Le costó, tras Sudáfrica, no renunciar a la Roja, no dar por acabado el […]


8 de mayo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Qué mala suerte, oiga. Nunca mejor dicho, esto ha sido mala pata. La del ‘Puyi, la del capitán de la selección dentro de los hombres de campo, la del hombre que nos metió en la final de la Copa de Mundo. Le costó, tras Sudáfrica, no renunciar a la Roja, no dar por acabado el ciclo exitoso con la selección española y, tanto Del Bosque como Hierro, hicieron gala de sus mejores artes para rondarle, vencerle y convencerle hasta que consiguieron su objetivo. Puyol se quedaba dos años más.

Aceptó el reto de don Vicente, ése que ha puesto como motivación a sus jugadores de que nadie ha conseguido el triplete consecutivo de Eurocopa-Mundial-Eurocopa. Por cierto, qué listo es el señor marqués que sabe que la falta de objetivos produce la pereza y éste que se ha inventado ha avivado otra vez el espíritu de la escuadra nacional. Pero volvamos a Carles, porque, toda vez que ya fue convencido, arrimó el hombro como el que más para lograr la clasificación.

A sus 34 años sigue siendo indiscutible tanto en el Barcelona como en la selección y, aunque se ha puesto muy en entredicho a su compañero Piqué durante todo este curso, él ha vuelto a dar otro ejemplo de profesionalidad, ayudando o, más bien, siendo el pilar fundamental sobre el que se ha asentado el quinto trofeo de portero menos goleado de Víctor Valdés. Pero la rodilla ha dicho basta y nada se puede hacer.

Ojalá me equivoque pero este día puede haber sido el último en el que Puyol haya sentido deseos de continuar con el combinado de Del Bosque. Si hace un par de años fue difícil convencerle, me temo que ahora va a ser imposible. Él sabe que los años no perdonan y va a querer centrar todos sus esfuerzos en dar a los azulgranas todos los títulos que pueda hasta que se retire.

Pero no es el momento de tristezas. Si finalmente no vuelve a vestir la Roja, habrá que ser agradecido con el hombre que más firmeza le ha dado a la zaga de la selección española en toda su historia. Al héroe de Durban que, con su pelazo ondulado al aire se metió en medio de los gigantes alemanes para conectar un testarazo histórico. Ése que levantó a España entera de sus asientos para certificar que, por primera vez en la historia, estábamos en la final de un Mundial.

Al menos, nos quedará la Liga BBVA para seguir disfrutando al de la Pobla del Segur.

A por los soberbios alemanes

Y léase como se quiera. Porque, por un lado, el Real Madrid se enfrenta a un equipo poderoso, grandioso y magnífico, tal y como reza la tercera acepción de ‘soberbio’ en el DRAE. No hay duda de que el conjunto de Jupp Heynckes lo es, tiene jugadores con más oficio que la flota yankie del Pacífico. […]


25 de abril de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Y léase como se quiera. Porque, por un lado, el Real Madrid se enfrenta a un equipo poderoso, grandioso y magnífico, tal y como reza la tercera acepción de ‘soberbio’ en el DRAE. No hay duda de que el conjunto de Jupp Heynckes lo es, tiene jugadores con más oficio que la flota yankie del Pacífico. Schweinsteiger y Lahm serían sus capitanes, seguidos de dos tenientes con galones como Robben y Ribery. El caso de ambos es paradójico: el holandés llegó al Real Madrid, firmó buenos números y llegó a encadenar su mayor racha de partidos sin lesionarse, y le echaron por la puerta de atrás, con nocturnidad y alevosía. Cuidado con el deseo de venganza, que ya dijo Quevedo que “quien deja vivo al ofendido, ha de temer siempre a su venganza.”

Por su parte, el francés se tuvo que quedar con aquello de “lo que no fue y estuvo a punto de ser”. Auténtica obsesión por parte de los dirigentes blancos, su fichaje se perdió en un escándalo extradeportivo y el Bayern siguió siendo su refugio. Entre ambos jugadores ha habido más que palabras en la última semana, pero es indudable de que son dos puñales a los que Arbeloa Marcelo, o Coentrao, van a tener difícil parar.

Pero, volviendo al principio, no hay que olvidarse del reguero de declaraciones altisonantes de los últimos quince días de los bávaros para desestibilizar la eliminatoria. Regresando al DRAE, los alemanes han tenido y están teniendo soberbia o se están dejando llevar por ella, primera acepción del vocablo ‘soberbia’. El goteo incesante de jugadores, técnicos, mandatarios, primos lejanos y porteras del cuarto que han menospreciado al Real Madrid en esta eliminatoria es para decir basta. Que si ogros, que si bestias negras, que si los noventa minutos en el Bernabéu van a ser largos para los blancos…

El cruce de declaraciones entre Guardiola y Mourinho de las dos últimas temporadas ha sido un juego de niños comparado con la altanería del conjunto de la Bundesliga. Han menospreciado al líder de la Liga BBVA, como si fuera una escuadra menor, o como si no tuviera una historia en España y Europa que sólo el Barcelona puede poner en jaque a día de hoy.

Ayer vimos a casi 100.000 gargantas animando a su equipo después de una injustísima derrota, aunque estuvieran atenazadas por la pena. Hoy el Bernabéu debe ser el jugador 12, 13, 14… y hasta el 20 si hace falta. Nos han jorobado la final más bonita de la historia pero, al menos, que no nos fastidien la oportunidad de seguir demostrando que nuestros equipos son los mejores.

Carlos Soria me pone de los nervios

Pero en el mejor sentido, claro. La verdad es que ayer recibimos la noticia de que “El Inmortal” se había decidido a ir para arriba y hoy, pensándolo un poco, parecía que habían pasado dos semanas desde ese momento. Todo ha sido un aluvión de noticias, mensajes y, sobre todo, buenos deseos para que Carlos, […]


17 de abril de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Pero en el mejor sentido, claro. La verdad es que ayer recibimos la noticia de que “El Inmortal” se había decidido a ir para arriba y hoy, pensándolo un poco, parecía que habían pasado dos semanas desde ese momento. Todo ha sido un aluvión de noticias, mensajes y, sobre todo, buenos deseos para que Carlos, acompañado por Tente Lagunilla y los cuatro sherpas que lidera Muktu, lleguen hasta los 8.091 metros del Annapurna.

Cuando ayer hablé con el Campo Base del gigante nepalí reconocí en las voces de Nacho Tena y Dani Salas un punto de agarrotamiento. Para Nacho es la primera vez y los nervios eran más patentes. Dani ya ha acompañado a Carlos Soria en varias expediciones pero esto es el Annapurna, la montaña más peligrosa de la Tierra, y eso también le estira los músculos un poquito.

No hay miedo. Ni ellos lo tienen allí, ni aquí lo percibimos, pero sí un profundo respeto. La ascensión es peligrosa, sobre todo en la zona de avalanchas por la que pasarán el miércoles, pero también ilusionante. Recordamos a Iñaki Ochoa de Olza y a Tolo Calafat, que descansan para siempre en las laderas de la ‘diosa de las cosechas’, pero también a Edurne Pasabán y a Juanito Oiarzabal, que hollaron con éxito esta misma montaña.

Lo que más me llama la atención, con todo, es el temple y la capacidad de liderazgo de Carlos Soria. Está convencido, sabe que es el momento adecuado y que pocas cosas pueden frustrar su ataque a la cima. Ha estudiado el terreno al milímetro, ha limitado el paso por la zona de avalanchas al mínimo y ha programado la ascensión como lo que es, un ochomilista aventajado.

A sus 73 años tiene la oportunidad de conquistar su duodécimo ochomil y, gracias a BBVA, dispone de una expedición para hacerlo. Pero él sabía que llevar su propio equipo requeriría también de decisiones más duras. Antes disponía por él solo, pero ahora sabe que carga con un equipo extraordinario pero al que no quiere poner en peligro. Por eso decidió que sólo Tente, los sherpas y él pasarían del Campo 2. Comunicar la decisión no fue fácil, asumirla fue más difícil todavía para excelentes alpinistas como Dani Salas, Luismi López o Carlos Martínez. Pero saben que él es el líder y, como buena tropa de infantería, conocen su papel y asumen la decisión de su capitán.

Son casi 100 horas para que Carlos suba y vuelva a bajar, si todo marcha bien. De momento ya podemos descontar las de la subida al Campo 2. Ha sido un tramo ¿fácil? que han cubierto en seis horas, dos menos de las previstas. Fuerzas no faltan, ahora esperemos que el tiempo les respete para llegar a la cumbre.

Los nervios ya me los quedo yo todos. Sé que todo lo revuelto e inquieto que estoy es directamente proporcional a lo tranquilo y sereno que está Carlos. Por eso, ahora más que nunca: #YoSuboConCarlosSoria

Temas relacionados:

Igualito que en Escocia, sí

Ya lo dijo Del Nido y el tiempo no ha hecho… más que quitarle la razón. La Liga BBVA ha demostrado, está demostrando y, a buen seguro, va a demostrar, que sigue siendo la mejor liga del mundo, por mucho que algunos se empeñen en denigrarla. Esos que la llamaban la Liga escocesa no tienen […]


10 de abril de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Ya lo dijo Del Nido y el tiempo no ha hecho… más que quitarle la razón. La Liga BBVA ha demostrado, está demostrando y, a buen seguro, va a demostrar, que sigue siendo la mejor liga del mundo, por mucho que algunos se empeñen en denigrarla. Esos que la llamaban la Liga escocesa no tienen más que mirar a la clasificación y ‘flipar’, alucinar o quedarse ojipláticos.

Empezamos por abajo. Con Racing y Sporting desahuciados, o casi, el Zaragoza de Jiménez es el ejemplo de la ilusión, del coraje y del claro ejemplo de cómo ponerle… argumentos futbolísticos a esto para salir del pozo. Lo va a tener complicado el conjunto maño, con sólo ocho partidos por disputarse, pero que no se despisten Villarreal o Granada si no quieren verse superados y en un aprieto.

Claro que, en esta porquería de campeonato, el mismo Granada tiene a siete puntos el descenso pero ¡a ocho! los puestos europeos. La pelea por Europa League y Champions es terrible y, con la pájara del Valencia de por medio, Málaga y Levante pueden verse el próximo año jugando contra Manchester, Milan o Paris Sant Germain.

No vamos a contar más veces lo del milagro granota. Con los mimbres de Luis García, Juan Ignacio Martínez ha hecho un equipo prodigioso, lleno de oficio, pero también de calidad y de entrega insuperable. Y, mientras, el Cartagena de JIM, ése que estuvo a punto de ascender dos veces a la Liga BBVA de su mano, se encuentra camino de bajar a la Liga P’atrás. Una pena.

Y para terminar están el Celtic y el Rangers… Ah no, que ya no somos la Liga escocesa, que parece que empezamos a darnos cuenta de que es que son muyyyyyyy (añádanse la y griegas que se quieran) buenos y que por eso también están barriendo en Europa. Sólo el Real Madrid es capaz de ser líder y hacer un partidazo como el que protagonizó contra el Valencia y tener que conformarse con un punto y sin marcar goles. Sólo el Barcelona es capaz ser segundo, provocar un penalti en su contra, ver como le marcan después de marrar la pena máxima, y seguir echando p’alante para terminar goleando a su rival.

Hay nervios. Hay emoción. Todo el mundo vive pendiente de lo que pasa en nuestra liga, de las tortas deportivas que se arrean entre todos para sacar sus objetivos y todos, absolutamente todos, disfrutamos con ello.

P.D: El Celtic ya es el campeón de la Liga escocesa, tras ganar al Kilmarnock por 0-6 y sacar 18 puntos al Rangers, que ha quedado segundo.

Hacia la final soñada

Había algo de temor, o más bien prudencia, en el Barcelona acerca del partido contra el Milán. Que Guardiola tuviera tan claro que le iban a marcar y que, por ello, necesitarían al menos dos goles, denota que el de Santpedor, aparte de leer el fútbol como pocos, le había mandado un mensaje a su vestuario […]


4 de abril de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Había algo de temor, o más bien prudencia, en el Barcelona acerca del partido contra el Milán. Que Guardiola tuviera tan claro que le iban a marcar y que, por ello, necesitarían al menos dos goles, denota que el de Santpedor, aparte de leer el fútbol como pocos, le había mandado un mensaje a su vestuario de que confiarse era el peor de los defectos.

Llegó el gol de Messi, de penalti. Pero, sobre todo, llegó el tanto de Nocerino. Bingo para el técnico azulgrana. Claro que, a esas alturas, el antídoto inoculado por Pep había hecho tanto efecto que se alteraron poco menos de un minuto. Cual si fueran niños pequeños que tuvieran que escuchar a su padre con aquello del “ya te lo dije”, se pusieron manos a la obra para enmendar el error.

Y vaya si lo lograron. Pero a 600 kilómetros de ese punto había otro centro neurálgico de máximo interés. Mourinho había anunciado que estaría viendo el Bayern y, a la vez que el Camp Nou disfrutaba con el resultado, el luso ya sabía que el conjunto alemán iba a ser su rival en las semifinales de Champions.

Tan lejos y tan cerca. Y no es por la distancia sino por lo poco que queda para que se dé “una alineación interplanetaria única en el universo”, que diría alguna ex ministra. Pero, seamos sinceros, sería la… leche que Real Madrid y Barcelona se enfrentaran en la final de la Champions. Los obstáculos para ese ‘partido legendario’ no son pequeños, puesto que Chelsea y Bayern son rivales potentes con jugadores de primer nivel.

Pero soñemos… porque no. Imaginemos el Allianz Arena preparado y abarrotado para recibir a los dos mejores equipos de la Liga BBVA y a buen seguro de Europa y del planeta Tierra. Media España contra la otra media, medio mundo contra la otra mitad, en una especie de guerra civil y mundial incruenta, sin más víctimas que los que el deporte establezca como subcampeones. Como dijo el mayor Karl Von Steiner, en la piel del eterno Max von Sydow, en “Evasión o victoria”: “Las naciones deberían dirimir sus disputas en un partido de fútbol”.

Soñar es gratis pero, ahora mismo, no se me ocurre otro escenario onírico mejor en el mundo del fútbol.

Un 10 Jotas

Será difícil que Jesé Rodríguez pueda olvidar el pasado fin de semana. Tras entrenar gran parte de la semana con el primer equipo del Real Madrid, el viernes recibió la confirmación de que Mourinho le había convocado para el encuentro contra la Real Sociedad. Acudir a una convocatoria no es algo extraño para el canarión, pero sí […]


27 de marzo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Será difícil que Jesé Rodríguez pueda olvidar el pasado fin de semana. Tras entrenar gran parte de la semana con el primer equipo del Real Madrid, el viernes recibió la confirmación de que Mourinho le había convocado para el encuentro contra la Real Sociedad. Acudir a una convocatoria no es algo extraño para el canarión, pero sí que esta vez era especial, puesto que era la primera ocasión en que iba a vivir un partido en el Santiago Bernabéu.

La experiencia de la pretemporada pasada, en las giras asiática y estadounidense, le hicieron darse cuenta de la magnitud que supone pertenecer a una multinacional del fútbol como es el conjunto blanco. Los minutos en Ponferrada fueron más una compensación al chasco de no debutar en la Champions contra el Ajax en Amsterdam que un premio. Desde entonces, Jesé ha ido acumulando experiencia y aprovechando las ocasiones en el Castilla.

Toril ha sabido aprovechar su talento para moverle en distintas posiciones, como delantero único, como segundo delantero, como media punta y como extremo, y el filial blanco se ha beneficiado de ello siendo el líder sólido del grupo segundo de la Segunda B. El camino al primer equipo parecía ya cerrado hasta la temporada que viene, entre rumores sobre si Mourinho contará con él o se quedará en el Castilla, pero el lío de Villarreal lo cambió todo.

Con el reguero de expulsiones que se llevaron los merengues de El Madrigal, el luso vio el momento para, al menos, llamarle a filas y que viera y viviera lo que supone estar con los mayores. Él llegó, vio y disfrutó de cada segundo como si fuera el último (en esto del balompié casos más raros se han visto). Sabía que tenía muy, muy, muy difícil jugar pero sentarse en el banquillo del Bernabéu ya era más que suficiente.

Karanka le mandó calentar y el chico de Las Palmas comprendió que lo suyo no iba a ser un flor de un día. Recibió una calurosa algarada de los aficionados que no hacían más que repetir su nombre y le animaban. Mientras, Cristiano y compañía goleaban a la Real Sociedad sin contemplaciones y eso abría la puerta de la esperanza al debut en la Liga BBVA.

Observó desde la banda la pitada a Coentrao cuando entró sustituyendo a Benzema, la vuelta de Sahin por Khedira, y entonces se mordió el labio con nerviosismo. Karanka le llamó y a él no le temblaron las piernas. Recibió las instrucciones del segundo técnico y le llegó su turno. Otra vez Cristiano le dio la alternativa, como lo hizo en la Copa, y vino la ovación del Bernabéu. Esa que da el feudo blanco a sus jóvenes pupilos, ahítos como están de presumir de cantera después de mucho tiempo.

Los diez minutos se hicieron cortos pero sirvieron para ver que no se arruga. Intervino en varias acciones y demostró garra luchando un balón que se iba por la línea de fondo, y que salvó in extremis, dejando en su manga izquierda un recuerdo en forma de mancha verde que a buen seguro no le quitará. Acabó el encuentro y la adrenalina le fluía a chorros, pero ese día sabía que no podía hablar. La ‘Ley del Silencio’ también le afectaba y le quitó su minuto de gloria ante los medios.

Sin embargo su cabeza ya no estaba allí. Se marchó rápido a casa, llamó a unos amigos para que le llevaran a un restaurante cercano a cenar y otra vez vuelta con celeridad al domicilio. Al día siguiente le esperaba su equipo, el Castilla, y su concentración era ya total para ese partido. Se echó en la cama y tardó en dormirse. Habían sido demasiadas emociones para calmarlas tan rápido. Concilió por fin el sueño y descansó a tope. Al día siguiente viajó a Toledo y se volvió a echar al equipo a las espaldas para sacar otra victoria ante el cerrojazo local, jugando los 90 minutos.

Pero el día no había acabado. Según llegó de la ciudad imperial tuvo el tiempo justo para cambiarse de ropa y poner rumbo a un hotel de Barajas, donde la selección sub-19 ya le estaba esperando para viajar el lunes a Montenegro. Allí juegan esta semana dos amistosos contra la escuadra ex yugoslava.

Son sólo 48 horas en la vida de un chaval de apenas 19 años, pero es un lapso de tiempo que Jesé Rodríguez (pronúnciese con jota y nunca con elle o y griega) no va a olvidar nunca. El Bernabéu le recibió con los brazos abiertos y esa sensación, para el nuevo pata negra del madridismo, es algo que este 10 jotas guardará a fuego para siempre en su mente.

Temas relacionados: , ,

¿Es el Annapurna…? Que se ponga


22 de marzo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=F2RvvY5LLq0 w=640 h=385]

Si hace 10 ó 15 años le llegan a decir a Carlos Soria que iba a poder hablar todos los días con su casa desde Nepal, no se lo habría creído. Aunque el teléfono satélite ya existía, el precio de las llamadas (incluso hoy en día) era desorbitante y lo hacía un bien de lujo. Si hablamos de hace 25 años, Carlos hablará de los mail runners, esa especie de porteadores de cartas que las hacían llegar hasta Katmandú para meterlas en un avión rumbo a España. La media era de unos quince días de espera.

Si nos remitimos a 1973, año en el que la primera expedición española partió hacia un ochomil, el Manaslu, con el abulense entre sus filas, pensaría directamente que estábamos vacilándole con algo de ciencia ficción. Pero, como dice el propio Carlos, si algo ha cambiado en estos casi 40 años son dos cosas: los materiales con los que se fabrican los accesorios de los alpinistas (botas, guantes, abrigos, tiendas de campaña…) y la información.

Este aspecto acelera todas las fases de una expedición pero, sobre todo, su preparación. Carlos cuenta como antes se tardaba un año o más en prepararlo todo, con llamadas a fijos, envíos postales para trámites, etc. El abulense apunta ahora, sin error, a que en apenas una semana sería capaz de prepararlo todo para partir rumbo al Himalaya.

Todavía más impresionante es la información en la propia fase de expedición. Gracias a las redes sociales, se puede seguir casi al minuto la evolución de lo que pasa. El Facebook de Carlos Soria (facebook.com/YoSuboConCarlosSoria) congrega a casi 200.000 individuos que siguen al alpinista con devoción.

Twitter (@RetoCarlosSoria) y YouTube (youtube.com/YoSuboConCarlosSoria) son los otros medios de estar permanentemente informado de lo que pasa en el intento de este joven de 73 años de coronar su duocécimo ochomil, el Annapurna. Las imágenes, sean fotos o vídeos, que antes tardaban meses en editarse y distribuirse, ahora miden en horas este lapso temporal, para asombro de propios y extraños.

Pero hay más. Decíamos al principio que Carlos ahora puede comunicarse con su familia con total normalidad. El milagro tecnológico se ha trasladado hasta los Campos Base, donde el 3G funciona con casi total normalidad y el uso del correo electrónico, Skype, Whatsapp, Viber y demás inventos normaliza, hasta cierto punto, las relaciones sociales de los expedicionarios.

Nacho Tena dice que le faltan los partidos de fútbol pero hasta ahí todavía no se ha evolucionado. Pero que no desespere. A buen seguro que dentro de poco podrán disfrutar de los partidos de la Liga BBVA a más de 4.000 metros de altitud. Algo que desesperará a Carlos Soria, amante de la tranquilidad y quietud de aquellos lares.

De momento, Carlos ya se ha plegado a algo. Amante de la lectura, ya ha cambiado los libros en papel que se llevaba hasta Nepal por el moderno ebook en el que, a buen seguro, no faltará “El Quijote”. Es una novela que le apasiona y que describe a alguien que también hizo de su pasión una locura porque “algo loco sí que hay que estar en esta vida. Un poquito sólo” dice él mismo.

Esperemos que no le ocurra como al ingenioso hidalgo y que nunca despierte de su bendita locura.

Temas relacionados: , ,

Gales arrasa y se lleva el Seis Naciones

La dictadura roja ha vuelto y amenaza con quedarse en el rugby europeo de primer nivel. Cardiff fue testigo de todo un partidazo del quince galés que empezó con el susto del golpe de castigo que Yachvili metió entre los tres palos para los franceses. No sabían los del gallo que ya no volverían a […]


17 de marzo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

La dictadura roja ha vuelto y amenaza con quedarse en el rugby europeo de primer nivel. Cardiff fue testigo de todo un partidazo del quince galés que empezó con el susto del golpe de castigo que Yachvili metió entre los tres palos para los franceses. No sabían los del gallo que ya no volverían a mover el dígito de su marcador hasta entrada la segunda mitad.

El ataque local fue vibrante, con un Millenium Stadium abarrotado que empujó como el jugador número 16 y, con un ensayo transformado y un gol de castigo, volteaban el marcador, dejándolo en 10-3. La segunda parte fue menos vistosa pero con el pragmatismo necesario por parte del entonces ya casi campeón para alzarse con el cetro. Tres golpes de castigo de los galeses por uno de Francia completaron un encuentro que deja a Gales con todos los títulos en sus vitrinas: Seis Naciones, ‘Grand Slam’ y ‘Triple Corona’.

En los demás encuentros, victoria de Inglaterra ante una floja Irlanda (30-9); y la sorpresa del triunfo de Italia ante Escocia (13-6) que le otorga la ‘Cuchara de Madera’ a los del quince del cardo.

Temas relacionados: , ,

¿Qué pensarán ‘Los otros’?

‘Los otros’ es ese grupo de equipos que no cuentan con uno de los mayores presupuestos de la Liga BBVA. Ese conjunto de plantillas que se esfuerzan por quedar en el mejor puesto posible aunque no cobren a tiempo o, directamente, no cobren. Esos muchachos que sacan de las canteras porque no hay dinero en […]


13 de marzo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

‘Los otros’ es ese grupo de equipos que no cuentan con uno de los mayores presupuestos de la Liga BBVA. Ese conjunto de plantillas que se esfuerzan por quedar en el mejor puesto posible aunque no cobren a tiempo o, directamente, no cobren. Esos muchachos que sacan de las canteras porque no hay dinero en los clubes y por cuatro perras los ponen a enfrentarse a los mejores del mundo.

¿Qué pensarán cuando Barcelona y Real Madrid, Real Madrid y Barcelona se lanzan dardos envenenados jornada tras jornada por los arbitrajes? ¿Cómo verán Osasuna, Athletic, Rayo Vallecano, Getafe, Betis y Zaragoza, que llevan cinco penaltis en contra, que los dos mejores porteros de los dos mejores equipos todavían no hayan visto a ningún jugador disparar desde los once metros en una pena máxima?

De verdad que es para pensárselo. Que las dos apisonadoras más potentes de la historia, que no tendrían más que ceñirse a la calidad de sus jugadores para justificar sus derrotas, empates o derrotas, se quejen de los trencillas produce sonrojo. No vamos a entrar en si los jueces de la Liga BBVA son buenos, regulares o malos, pero, seamos serios, ver a Pepe Mel con una contrición supina en el rostro cuando piensa que le han birlado el partido es para ponérselo en vídeo a Guardiola y Mourinho, Mourinho y Guardiola.

Que fue mano de Ramos… pues vale. Que no lo fue… pues también. Pero que no haya una voz más alta que otra en el entrenador bético, ofrece la medida de lo que pueden permitirse los unos y de lo que no pueden permitirse ‘los otros’. ¿De verdad que existe el Villarato? Pues no lo sé, aunque Godall parece haber justificado el discurso mourinhista del último año, pero no merece la pena entrar en esos lodos.

Los puntos suspensivos de Piqué, los “Stark, Obrevo, De Bleckeere…” de Mou y otras zarandajas por el estilo me sobran. Jueguen señores, jueguen, que para eso son los mejores. Olvídense de si hay mano negras, blancas o azulgranas. Mientras que no vea a Flaño, Muniain, Piti, Valera, Rubén Castro y Roberto detrás de una pancarta de protesta y negándose a jugar un minuto más, vosotros, privilegiados de la mejor liga del mundo, no tenéis derecho a rechistar.

Temas relacionados: ,

La isla “maldita”

Volvió el Real Madrid a Tenerife, en su versión castillista, y se despertaron los viejos recuerdos. Buena entrada para recibir a los de Toril en un ambiente hostil, tanto como los fueron aquellos en los que, en la última jornada Real Madrid y Barcelona, se jugaban el cetro de la Liga BBVA. “Antimadridistas por convicción” […]


5 de marzo de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Volvió el Real Madrid a Tenerife, en su versión castillista, y se despertaron los viejos recuerdos. Buena entrada para recibir a los de Toril en un ambiente hostil, tanto como los fueron aquellos en los que, en la última jornada Real Madrid y Barcelona, se jugaban el cetro de la Liga BBVA. “Antimadridistas por convicción” rezaba la pancarta de uno de los fondos en el que los aficionados sacaban su mejor versión de silbidos cuando saltaron al césped los jugadores blancos, aunque en esta ocasión fueran de negro.

Tres canarios en las filas merengues, Jesé, Mandi y Omar, aunque los dos primeros “de la isla de enfrente”, más pitados que queridos en la grada, pero más queridos que pitados en la salida de los vestuarios tras el encuentro. El héroe local, Omar Mascarell, entró en la segunda parte con tímidos aplausos, que provenían sobre todo de la familia, cariñosa y humide, que le había ido a acompañar en esta cita.

Y luego los noventa minutos de partido. Tensión, emoción y remontada incluida de los locales al tanto inicial de Juanfran. Perona y Kike López elevados a los altares chicharreros por sus goles. Unos tantos que sonaban a aquellas jornadas de radio de los 90, con transistores hasta en el césped para ver como el Real Madrid se dejaba la gloria, y el Camp Nou explotaba de felicidad.

La distancia se reduce entre los dos pero eso no era lo más importante. Los rostros de los aficionados blanquiazules más veteranos volvieron a arrugarse en una mueca de felicidad que dejaban ya en herencia para sus descendientes. Era una historia del presente pero también del pasado. Era un día grande para una isla llamada afortunada por la mayoría pero que en el madridismo quedará para siempre como maldita.

Temas relacionados: ,

El Madrid pasa la ITV

Está claro que la maquinaria blanca carbura a la perfección. Con un estilo distinto al del superpoderoso Barcelona ha conseguido pasar todas las pruebas que se le han puesto por delante. Este gran Lamborghini pelea igual cuando tiene revoluciones de sobra, en la Liga BBVA, que cuando las frías temperaturas le amenazan con ponerle al ralentí, […]


21 de febrero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Está claro que la maquinaria blanca carbura a la perfección. Con un estilo distinto al del superpoderoso Barcelona ha conseguido pasar todas las pruebas que se le han puesto por delante. Este gran Lamborghini pelea igual cuando tiene revoluciones de sobra, en la Liga BBVA, que cuando las frías temperaturas le amenazan con ponerle al ralentí, como en el frío Luzhniki.

Los problemas de frenada, personificados en el portugués Pepe, parecen haber remitido con los discos de fibra de carbono que ha aportado Sergio Ramos en el centro de la zaga. La correa de distribución es tan buena, con Xabi AlonsoGranero, LassKhediraÖzil… que el único aviso que salta en el salpicadero es que el exceso de kilometraje de Alonso puede pasarle factura, aunque de momento aguanta incombustible.

Los intermitentes tampoco dan problemas. Tanto laterales como extremos aportan peligro, llegada pero también seguridad cuando es necesario. ArbeloaMarceloCoentrao y las piezas polivalentes como Lass o Altintop cumplen con mayor o menor brillantez, pero sin causar estridencias en la línea aerodinámica merengue.

También tiene unos extras de serie de alta gama. KakáCallejón son claro ejemplo de ello. El brasileño vino como un equipo de audio hifi pero de momento no ha demostrado más que tener unos buenos altavoces pero no ha activado el subwoofer. Callejón llegó como un vulgar ventilador para activar sólo cuando hiciera frío y sin embargo, se ha revelado y rebelado como un climatizador cuatrizona que pone a tono a todos los ocupantes en cualquier momento y lugar.

La mecánica interna es potente y fiable. Benzema Higuaín aportan los caballos necesarios para que todo lo anterior tenga traducción sobre el verde asfalto en forma de goles y puntos en casi todas las competiciones. Sólo el Fórmula 1 blaugrana les ha superado en la Copa del Rey en dos grandes premios para la historia.

Y luego el freno de mano. Casillas sigue con su línea habitual y ni el postrero tanto de Wernbloom, consigue soslayar su buen trabajo para, cuando fallan los frenos principales, poder tirar de la calidad del mostoleño bajo los palos.

Pero sobre todo llama la atención el buen estado de los faros del equipo. Cristiano Ronaldo ilumina una y otra vez el camino en una temporada muy difícil de igualar. Con luces de posición, cortas o largas el portugués alumbra el camino hacia una victoria tras otra. Si necesita poner las antiniebla, como en Rusia, lo hace sin problema y vuelve a resplandecer.

En el capítulo de repuestos también parece haber soluciones. El Castilla es líder sólido de su grupo en Segunda B y pocas cosas podrían frenar su ascenso a la Liga Adelante. Jesé Rodríguez también demuestra que es un faro de alta gama y, como en la pasada jornada con sus dos golazos, aporta la claridad que su equipo necesita. Carvajal, Nacho Fernández o Joselu son otras piezas de recambio que en futuras temporadas podrían integrarse en el Lamborghini blanco.

El conductor, José Mourinho, puede estar orgulloso del rendimiento del automóvil que pilota. Un tardío empate en tierras moscovitas sólo constituye una pequeña gota en el cristal que se puede quitar con el limpiaparabrisas de las grandes noches europeas del Bernabéu.

Ahora hay que esperar quince días para confirmar estas sensaciones y sólo esperar que los bombos del sorteo nos deparen un camino fácil para que en la gran final de la Champions, los bólidos blanco y blaugrana se midan en una carrera final sin igual. El fútbol se lo debe a los aficionados.

Licencia para soñar

Sufridores por naturaleza, los seguidores del Atlético de Madrid han encontrado, por fin, el clavo al que agarrarse para volver a sentir la ilusión en sus venas rojiblancas. Pero ¿por qué han tenido que pasar seis meses de calvario? ¿Realmente es tan bueno Simeone? ¿O era tan malo Manzano? Quizá ni lo uno ni lo […]


17 de febrero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Sufridores por naturaleza, los seguidores del Atlético de Madrid han encontrado, por fin, el clavo al que agarrarse para volver a sentir la ilusión en sus venas rojiblancas. Pero ¿por qué han tenido que pasar seis meses de calvario? ¿Realmente es tan bueno Simeone? ¿O era tan malo Manzano? Quizá ni lo uno ni lo otro pero en los detalles está precisamente la diferencia.

Cuando Manzano ya estaba más fuera que dentro me encontré con dos opiniones diferenciadas. La primera, un conocedor del vestuario rojiblanco que me aseguró: “Ya verás como nos metemos en Champions”. Otro, un compañero de un medio de comunicación que sigue habitualmente a los colchoneros, y que, sin dudar, me decía “Manzano está siendo honesto, pero hay algo más.”

No vamos a meternos en las negruras del vestuario, por que haberlas las hay en todos, pero sí que se evidenciaba entonces una falta de motivación en los jugadores. El recambio de Manzano por el Cholo no pudo ser más acertado puesto que el perfil del argentino era precisamente el de ser un entrenador tan motivador como aguerrido lo fue como futbolista.

Hace tiempo, Javier Aguirre me insistía en que los entrenadores de fútbol son todos iguales. Es decir, que tienen más o menos los mismos métodos y que apenas si se diferencian, excepto, recalcaba el “Vasco”, en la motivación que cada técnico le aporta a sus jugadores. No garantiza el éxito, ni mucho menos, pero sí que es cierto que gente como el propio Aguirre, Simeone, Clemente o D´Alessandro destacan en esta faceta.

Y en este punto, y con el entorno que rodeaba a la plantilla del Atlético, la historia del Cholo y los del Manzanares no podía más que desembocar en el resultado actual. Ninguna derrota, tres empates y tres victorias, dos de ellas en la Liga BBVA. El partido del Olímpico en la Europa League ha dado un paso más en la progresión del equipo. Juegan, gustan y se gustan.

Especialmente agradable es el trabajo de Simeone con Falcao. Argentino y colombiano parecen haber encontrado un hábitat de mutua sinergia y, parece que de una vez por todas, podremos ver al “Tigre” pegando los zarpazos a los que nos tenía acostumbrados en el Oporto.

En definitiva, es una buena noticia la vuelta a la competitividad del Atlético. Ahora, que siga la racha.

#YOALOS73

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=32NDYQEtwlA w=640 h=385] ¿Cómo quieres celebrar el día de tu cumpleaños? Esta es una pregunta que, más o menos, todos responderíamos igual: con la familia, con amigos, descansando si no tengo que trabajar… Todos menos Carlos Soria. Él cumplió años el pasado domingo y lo celebró pegándose una paliza en la Marxa Beret, una […]


10 de febrero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=32NDYQEtwlA w=640 h=385]

¿Cómo quieres celebrar el día de tu cumpleaños? Esta es una pregunta que, más o menos, todos responderíamos igual: con la familia, con amigos, descansando si no tengo que trabajar… Todos menos Carlos Soria. Él cumplió años el pasado domingo y lo celebró pegándose una paliza en la Marxa Beret, una carrera de ski de fondo de “sólo” 42 kilómetros.

Vamos, que “El Inmortal” se hizo una maratón deslizándose en la nieve del Pirineo pero, además, celebrando su septuagésimo tercer cumpleaños. Esto quiere decir que a sus 73 palos está más en forma que el 90% de la población y que lo volvió a demostrar en una carrera marcada por los abandonos y la ausencia de huella, ya que la nieve caía también desde el cielo de forma profusa.

Las comparaciones son odiosas pero tengo un ejemplo cercano. Mi padre cuenta con 70 años y lo más lejos que recorre es el camino entre su casa y el centro donde juega al dominó (es un genio de las fichas, eso sí). Sigue fumando, como hace desde los 16 años, tiene una barriga considerable y está más sordo que una tapia del oído derecho.

Pues bien, lo único que tienen en común Carlos Soria y José Gonzálvez son los sonotones que lucen en sus orejas. El abulense es pura fibra, labrada a base de esfuerzo y tesón con incontables entrenamientos por las laderas de medio mundo, palizas intensas en bici y escaladas imposibles en paredes de roca y hielo.

A sus 73 años, la actividad de Soria es intensa en cantidad y calidad. Está preparando la expedición al Annapurna para el próximo 5 de marzo (cuando contará con 73 años y 1 mes); se lleva permiso para atacar el Dhaulagiri por si se da la ocasión, aunque él mismo lo califica de “sueño de una noche de verano”; y el próximo domingo pone rumbo a Noruega para hacer un stage de preparación a base de más ski de fondo y de escalada en hielo.

Los calificativos se acaban para este hombre de barba y pelo canos, el único síntoma del paso de los años por su cuerpo. #Yoalos73 no tengo ni idea de lo que será de mí pero espero llegar, como mucho, con la centésima parte de salud, humor y forma física de Carlos “El Inmortal” Soria.

P.D.: Para no tener problemas familiares, le dedico esta pequeña reflexión a mi padre, al que admiro, con sus pequeños defectos y sus grandes virtudes.

Temas relacionados:

Escupir hacia arriba

Desde mucho antes de que Newton elaborase su Teoría de la Gravedad tras un manzanazo, cientos de millones de hombres ya habían experimentado en sus propias carnes esa otra ley que dice que si escupes hacia arriba y no te apartas rápido, el fluido corporal te va a caer directamente en el rostro. Eso precisamente […]


4 de febrero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

Desde mucho antes de que Newton elaborase su Teoría de la Gravedad tras un manzanazo, cientos de millones de hombres ya habían experimentado en sus propias carnes esa otra ley que dice que si escupes hacia arriba y no te apartas rápido, el fluido corporal te va a caer directamente en el rostro.

Eso precisamente es lo que le ha pasado al presidente Rosell. Basta que los blaugranas lleven casi un lustro sin enmendarle la plana al estamento arbitral, para que vaya el bueno de Sandrusco y en un semana la arme. “No pinta bien” afirmaba el ínclito con respecto a las labores de los trencillas en los encuentros que le han dirigido al equipo que preside.

Como, además, Murphy actúa en las sombras, en el siguiente partido va el árbitro y la pifia… a su favor. “Rosell ha sido modélico” defiende Guardiola, pero esta vez con la boca un poco más pequeña que de costumbre. Ya le tuvo que tirar de las orejas una vez en público y dos hubiera estado feo pero, que no se engañe nadie, Rosell sólo estuvo de diez cuando afirmó que “estas cosas hay que balancearlas a final de año”. Qué lástima que no se quedara ahí y tuvo que apostillar con el ya consabido salivazo.

Desde el otro lado del puente aéreo tampoco es que hayan acertado, precisamente. Salió el hermano bueno de Mourinho a la palestra, bendito Karanka al que van a canonizar en vida por los brownies que se está teniendo que comer, y tampoco estuvo ejemplar. “Nosotros hablamos cuando nos benefician y nos perjudican”. Con un par reconoció que tratan de influir en el estamento arbitral en todas las situaciones.

¿Y ahora qué? ¿Seguiremos echándole la culpa a los hombres de negro? Que son malos… puede ser. Que les dan directrices para favorecer a los grandes… pues vale. Pero de verdad que manda huevos que del tercero de la Liga BBVA para abajo no estén montando un cirio tras otro y jornada tras jornada, y vengan los dos más poderosos, los que más pasta tienen y los que tienen jugadores de sobra para esgrimir sólo sus argumentos futbolísticos a poner el grito en el cielo.

Que tengan cuidado. A Newton le cayó una manzana. A estos dos, como se descuiden…

Los interrogantes de la Liga BBVA

¿Cuántas cosas quedad por decidir en esta Liga BBVA? A priori, podría parecer que no tantas. El Real Madrid es campeón de invierno con una renta lo suficientemente amplia como para mantenerse hasta el final del campeonato. Los de Mou han marcado 67 tantos y el récord de Toshack ve ya en el retrovisor a […]


25 de enero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

¿Cuántas cosas quedad por decidir en esta Liga BBVA? A priori, podría parecer que no tantas. El Real Madrid es campeón de invierno con una renta lo suficientemente amplia como para mantenerse hasta el final del campeonato. Los de Mou han marcado 67 tantos y el récord de Toshack ve ya en el retrovisor a los Cristiano RonaldoHiguaín y compañía. El Barcelona parece resignado a buscar otras competiciones y todo el mundo mira ya a la Eurocopa como una tabla de salvación para buscar emoción.

Ahora… ¿es realmente así? La realidad, tozuda como ella sola, nos demuestra lo contrario. Si es por decidir, lo único que se ha decidido es el oficioso título de campeón de invierno. Importante, sin lugar a dudas, pero no definitivo. Es más, cinco puntos, con todavía un enfrentamiento directo entre BarcelonaReal Madrid, se le pueden hacer poco a los blancos. Si pasaran por una mala racha, como sucedió en la primera vuelta con Levante y Racing, podrían ver como todo su esfuerzo habría sido en vano.

Aunque el Barça lo tiene todavía más complicado. Es segundo y pone toda su confianza en el Clásico del Camp Nou para reducir distancias. No cuenta, sin embargo, con que otro Getafe, o similar, le meta el susto en el cuerpo y les quite su quinto cetro consecutivo. Ahora vive en un momento dulce, con su máximo rival casi eliminado de la Copa del Rey y en medio de guerras de clanes, búsquedas de topos y otras historias, pero el fútbol es un deporte veleta y las críticas te pueden caer cuando menos te las esperas.

Y, si apasionante se muestra la lucha entre los dos primeros, no menos lo está en el resto de la tabla. El Levante sigue soñando, de la mano del magnífico JIM, pero también empieza a perder fuelle. Al acecho, no menos de seis equipos, por coger su puesto de Champions o los dos de Europa League.

No hay que olvidarse del Valencia, que está haciendo otro temporadón, pero surge la duda de si Atlético de MadridMálaga responderán a las expectativas creadas después de diecinueve partidos irregulares. EspanyolOsasuna postulan para Europa pero habrá que ver cómo acusan el desgaste del tiempo.

En el descenso, por último, hay más dudas que nunca. El Zaragoza tiene todas las papeletas pero la revolución de Jiménez puede ser suficiente como para salvarse. Y, del penúltimo al séptimo, sólo siete puntos de diferencia. No es que el Athletic tenga que mirar para abajo en exceso, pero todo hace presagiar que se puede vivir una última jornada tan intensa como la de la pasada temporada.

Más dudas. ¿Quién vencerá en la lucha por ser el máximo goleador, Cristiano o Messi? ¿Y el portero menos goleado volverá a ser Valdés? ¿Llegará Villa a jugar de nuevo en esta temporada? ¿Y cuáles serán los equipos que asciendan a la Liga BBVA?

Muchos, pero que muchos interrogantes sin resolver que nos tiene que hacer renovar ilusiones. Nos quedan cafés con amigos, charlas con los vecinos e, incluso, alguna que otra bronca con los compañeros de trabajo para conocer las respuestas a una liga simplemente apasionante.

La predicción de “El Ingeniero”

El jueves 18 de noviembre, tan sólo 14 días después de volver a la mejor liga del mundo, Manuel Pellegrini se pone por primera vez ante una cámara para conceder una entrevista, a LigaBBVA.com, y empieza a abordar todos los asuntos que le son relevantes. Se niega en redondo a hablar del Real Madrid (me […]


17 de enero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

El jueves 18 de noviembre, tan sólo 14 días después de volver a la mejor liga del mundo, Manuel Pellegrini se pone por primera vez ante una cámara para conceder una entrevista, a LigaBBVA.com, y empieza a abordar todos los asuntos que le son relevantes. Se niega en redondo a hablar del Real Madrid (me dice que ha aprendido a pensar lo que dice y no a decir lo que piensa) y da las claves de su nuevo proyecto en el Málaga.

“El Ingeniero”, sin embargo, parece muy claro en un aspecto. Cuando le pregunto sobre qué jugador de otras ligas se traería a la nuestra, su respuesta es meridiana: “Alexis Sánchez es el que mejor lo está haciendo”. Por entonces, Alexis brillaba en un Udinese que sabía que poco más podía hacer par retener a un jugador de su potencial y de su progresión.

El “Niño Maravilla” terminó recalando en el Barcelona donde sabía que su trabajo iba a ser doble. Tenía que brillar ante las estrellas rutilantes de los blaugranas demostrando que valía lo que había costado (rondando los 40 millones de euros, incluyendo los variables) y, además, debía hacerlo adaptándose a un estilo totalmente desconocido para él.

Ya no iba a ser el destinatario de todos los balones sino una pieza más del esquema de Guardiola. Pero todo funcionó y tanto el de Tocopilla como el de Santpedor combinaron sus fuerzas para realizar una simbiosis casi perfecta. El casi fue la lesión que le mantuvo apartado de los terrenos de juego un par de meses y que devolvió a Alexis a un punto de mira incómodo sobre su necesaria readaptación.

Y Alexis volvió a desdecir a los agoreros. Volvió, vio y triunfó, empezando por un Clásico donde suyo fue uno de los goles de la victoria. Su participación ha sido decisiva desde entonces y ha sido partícipe en los éxitos del equipo, Mundial del Clubes incluido. Pero ha sido su actuación ante el Betis en la Liga BBVA la que le ha vuelto a poner los focos encima.

Participó en dos tantos de su equipo y marcó el tercero y definitivo por el que el Barça mantiene la distancia de cinco puntos por debajo del Real Madrid. Ahora todo el mundo se fija en él y coincide en que puede ser el gran revulsivo de los Clásicos de Copa. Pero entonces mi memoria salta hasta aquel noviembre de 2010 y refrescan las palabras de Pellegrini. Al menos hay que darle “al César lo que es del César” y ahí don Manuel no se equivocó.

Temas relacionados:

Una jornada maliciosa


12 de enero de 2012 Juanen Gonzálvez - Sportyou

[FLASH http://www.youtube.com/watch?v=QbSFeFkqWBc w=640 h=385]

8.00 Llego al parking de La Barranca, en la sierra de Madrid, donde he quedado con Carlos Soria para hacer una jornada de trekking subiendo a La Maliciosa.

8.15 Nos ponemos en marcha tras pasar un bucólico puente donde un lindo pato chapotea en lo que parece un agua gélida.

8.30 Nos acompañan Dani Salas y Luismi López, los cámaras habituales de Carlos. Van cargados con las mochilas y los trípodes en un perfecto equilibrio sobre sus hombros. A pesar de ello, y de que atravesamos una zona en la que el camino se reduce a una estrecha huella, no paran de bromear.

8.45 (O eso creo) He guardado el móvil en el bolsillo porque tengo que empezar a echar mano a los bastones que me ha dejado Carlos. Él sigue abriendo la marcha a buen paso y sólo se gira de vez en cuando para continuar las bromas de Dani y Luismi.

9.30 (Intuyo) Llegamos al primer lecho rocoso donde noto que voy a empezar a tener problemas. Carlos no afloja, Dani y Luismi continúan hablando (ahora sobre las cámaras que se llevarán a la próxima expedición al Annapurna. Sí, están locos) y yo noto que mis piernas empiezan a no ir tan bien como las suyas.

(Ni idea de qué hora es) Hace un rato que ando descolgado del grupo. Mi cadera izquierda me insulta mientras que la rodilla derecha emite un gemido que sólo yo puedo oír. Menos mal que son compasivos y de vez en cuando me esperan pero cuando les vuelvo a alcanzar, vuelven a meter una sexta marcha que es para ellos tan natural como para mí extraordinaria.

11.15 (La hora me la da Dani) Hacemos cumbre en la Maliciosa. He blasfemado en idiomas que no sabía que conocía y, sobre todo, me he repetido una frase: “Pero quién coño me manda a mí meterme en esto”. Pero la verdad es que empiezo a olvidarlo todo con rapidez. No, no es síndrome de Estocolmo, es el frío que hace con un viento que me corta la cara. Incomprensiblemente, mis otros tres compañeros deciden comer algo antes de bajar. Rechazo todo lo que me ofrecen, excepto un Cola-Cao por no hacer el feo que no porque me apetezca.

11.30 Empezamos la bajada y comienza mi festival de caídas. Hay muy poca nieve pero, aun así, me pego innumerables culetazos. Algo debo estar haciendo mal porque Carlos Dani y Luismi bajan sin problemas y a gran velocidad.

11.45 Genial, continúan los problemas. El viento me ha dejado los dedos ateridos de frío, a pesar de los guantes que llevo. Trato de no parar de moverlos mientras continúo bajando y la fórmula funciona. La sangre empieza a llegar de nuevo pero, claro, eso me provoca un dolor en los dedos como si me estuvieran clavando cien alfileres a la vez.

12.15 Ha pasado lo peor. El viento ha cesado y la nieve ha quedado atrás. Me parece una vergüenza que en la bajada me sigan sacando ventaja y decido acelerar. La consecuencia la pagan mis rodillas. Pego dos resbalones y en uno de ellos los bastones vuelan y me pegan en la rodilla. En fin, mejor será que aminore de nuevo.

13.00 Llegamos a la pradera de la Fuente de la Campanilla. Miro de nuevo el móvil después de mucho tiempo. Me siento mucho mejor y aprovechamos el marco incomparable para hacerle una entrevista a Carlos.

13.30 Enfilamos la pista hacia los coches. Mientras andamos pienso que Indiana Jones a mi lado es un principiante. No tengo dudas de que acabo de conquistar mi primer 4.000, si es que no me quedo corto. Le pregunto a Carlos la altitud de La Maliciosa y vuele a hundirme en la miseria: 2.227 paupérrimos metros.

14.00 Por fin de vuelta a los coches. Carlos, Dani y Luismi siguen igual de animados, charlando sobre cosas que tienen que preparar para el Annapurna. Yo callo mientras pienso en lo cansado que estoy pero también en que, a pesar de todo, me lo he pasado en grande. He sufrido, he pasado frío y me he magullado pero siento eso que llaman el gusanillo de la montaña.

14.15 Nos despedimos y ya soy totalmente consciente del privilegio que he tenido al entrenar con Carlos Soria. Aunque sea de lejos, he visto a un deportista imponente que, con casi 73 años, lleva su mochila cargada de ilusión y con cuerda para rato. Definitivamente, ha sido un día especial para mí.

Cuando estoy a punto de entrar en mi coche miro hacia la izquierda y veo el puente por el que pasamos esta mañana. Me parece distinguir al mismo pato que me mira y se descojona del guiñapo que estoy hecho: “Pringao –parece decir– vaya paliza te ha dado el abuelo…” Le miro ufano y le contesto: “Tú dirás lo que quieras pero yo… yo… ¡¡¡YO SUBO CON CARLOS SORIA!!!”

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba