SPORTYOU

Archivo
22 de octubre de 2019 22/10/19

Opinión

Lágrimas de 24 quilates

El deporte conmueve, sorprende y emociona, todo lo que a la mayoría de marcas le gustaría lograr. En la Gala de entrega del Balón de Oro la humanización de uno de los íconos del fútbol del siglo XXI emocionó a toda la audiencia. La sensibilidad del elegido mejor jugador del año pasado ha tenido una […]


14 de enero de 2014 Andy Stalman - Sportyou

El deporte conmueve, sorprende y emociona, todo lo que a la mayoría de marcas le gustaría lograr. En la Gala de entrega del Balón de Oro la humanización de uno de los íconos del fútbol del siglo XXI emocionó a toda la audiencia. La sensibilidad del elegido mejor jugador del año pasado ha tenido una repercusión positiva sobre su marca.

La escuela de marketing IPAM (Portugal) publicó recientemente un estudio sobre el precio del jugador del Real Madrid como marca. Mediante una fórmula científica, su valor de marca es de 43 millones de euros anuales. El estudio, además indica que, habiendo ganado el Balón de Oro, su valor llegaría a los 50 millones de euros.

La influencia cada vez mayor de las celebridades del deporte sigue alentando a las grandes corporaciones a invertir en el fútbol en general y en sus figuras en particular. Las marcas, a través de su presencia en el deporte, se benefician de una ventaja clave: prima lo emocional por encima de lo racional
Desde la irrupción de las nuevas tecnologías, las marcas, como Cristiano Ronaldo, que han sabido integrar eficientemente el mundo online al offline se han beneficiado de manera notable. A sus casi 24 millones de followers en Twitter y los 70 millones de seguidores en Facebook se le suma una capacidad impresionante de fortalecer un marketing de proyección global. Su notoriedad es cada vez mayor y su asociación al Real Madrid y a Nike la potencian.

La paradoja es que uno de los mayores iconos de Nike, CR7, juega en el Real Madrid, que es Adidas; y el mayor icono de Adidas, Messi, juega en el Barça, que es Nike. En los últimos 6 años los Balones de Oro han sido para ellos dos. Ambos, cracks que marcan una época. Ambas marcas cada vez más poetentes y valiosas. Messi lo de “no hay nada peor para una marca que la irrelevancia” se lo toma muy en serio. ¡Qué traje, Leo!

El mundo ha cambiado. El marketing, la forma de comunicar, de interactuar y de construir una marca también lo están haciendo. Detrás de todo gran deporte, de toda gran selección, de todo gran equipo y de todo gran deportista, hay además de esfuerzo, sacrificio y pasión, una gran marca.

Hay cosas que no cambiarán, las lagrimas se entienden en todo el mundo. Todos lloramos en el mismo idioma. Sobre las emociones aún queda mucho por escribir.

¿Qué estilo es mejor? Los dos

Los dos mejores equipos de la Liga son dirigidos por técnicos argentinos. Si hubiese que definir el “estilo argentino”, sería imposible. El ‘Tata’ Martino dirige un estilo que refleja la filosofía Barça: posesión, toque, pelota al césped, bandas, velocidad. El ‘Cholo’ Simeone dirige un estilo mucho más físico, más peleón, menos individual y más colectivo, […]


12 de enero de 2014 Andy Stalman - Sportyou

Andrés Iniesta

Los dos mejores equipos de la Liga son dirigidos por técnicos argentinos. Si hubiese que definir el “estilo argentino”, sería imposible. El ‘Tata’ Martino dirige un estilo que refleja la filosofía Barça: posesión, toque, pelota al césped, bandas, velocidad. El ‘Cholo’ Simeone dirige un estilo mucho más físico, más peleón, menos individual y más colectivo, muy compacto y de transiciones veloces.

¿Cuál es mejor? En fútbol, donde mandan los resultados, y los números, los dos son los mejores.

La carambola del calendario quiso que el último partido de la primera vuelta enfrentara a colchoneros y blaugranas. Por eso el 11 de enero de 2014 acabó con los dos mejores equipos de la Liga empatados en 50 puntos. Barça y Atleti terminan la primera rueda compartiendo la primera posición en puntos. Al tiempo que se habla sobre estilos, filosofías, formas de entender la forma de jugar y de sentir el fútbol.

El presupuesto del Barcelona, el campeón de invierno, es de 540 millones de euros en comparación con los 140 millones del equipo del Manzanares. Por encima de todo, el Atlético compite.

En cada charla de café desde el inicio de la Liga en agosto la gente del fútbol se pregunta cuánto aguantaría el Atlético, y de momento ha aguantado hasta aquí. Y no sólo ha aguantado sino que anoche reconfirmó que es serio aspirante al título.

El “equipo del pueblo” jugó su partido, con tensión los 90 minutos. Sigue primero, sigue fuerte y sigue “partido a partido” mientras es considerado por muchos como el equipo más en forma de Europa.

Antes de ganar al Chelsea por 4-1 en la memorable final de la Supercopa de Europa 2012 en Mónaco, Simeone aseguraba que veía muy posible que su equipo acabe ganando el trofeo: “El Chelsea es favorito, pero las finales no se eligen, se juegan y se ganan”.
Si bien recién se está cruzando el ecuador de la Liga y aún falta desandar un largo camino, es cierto que los arranques de Barcelona y Atlético, a fuerza de fútbol y resultados, confirman que están donde están por méritos propios; aunque el Barça es el claro favorito para llevarse esta Liga. Por plantilla, juego, estilo, presupuesto y porque tiene al mejor del mundo. Aún cuando se dé el lujo (ya sea por recuperación o indisposición) de empezar el partido con Messi y Neymar de suplentes.

Pero ojo con el Aleti, que competirá hasta el último suspiro, y quién sabe…

La filosofía Barça ya encontró filósofo: Martino

“En un mundo mercantil, donde mayormente se valora a las personas por lo que tienen y no por cómo lo consiguieron, Gerardo Daniel Martino, “Tata” para los leprosos, nos enseñó que en la vida todavía hay lugar para los románticos, para los valientes” Hasta Pronto Tata, Newell´s Old Boys “No lo conoce nadie a Martino”, […]


24 de julio de 2013 Andy Stalman - Sportyou

Gerardo Tata Martino

“En un mundo mercantil, donde mayormente se valora a las personas por lo que tienen y no por cómo lo consiguieron, Gerardo Daniel Martino, “Tata” para los leprosos, nos enseñó que en la vida todavía hay lugar para los románticos, para los valientes”
Hasta Pronto Tata, Newell´s Old Boys

“No lo conoce nadie a Martino”, se oía bajando las Ramblas. No me pude contener y me acerqué. La argentinidad es muy difícil de explicar; es como la madre. Uno a su madre le puede decir (casi) de todo, pero si un tercero se mete con la madre, se aplica la tolerancia cero.

Martino es un pedazo de Argentina. De esa Argentina capaz de lo mejor y de lo no tan bueno. Un país que en los últimos meses vio cómo un hijo de su tierra era proclamado Papa; una hija, reina de Holanda; un rosarino, rey del fútbol mundial. Ahora, otro rosarino es el elegido para dirigir al mejor equipo del mundo, que tiene los tres mejores “10” de las tres mejores selecciones del mundo.

El ‘Tata’ Martino tiene ángel. Dicen en las redes sociales que el Dios del fútbol lo eligió. Y dirigir al Barça es el sueño de casi todo entrenador que ama el buen fútbol. Se preguntaba Martino hace un tiempo: “¿Mis técnicos más admirados? Guardiola y Pellegrini, el del Borussia también, seguramente haya muchos más, pero ellos especialmente”.

El hincha del fútbol estaba desconcertado. ¿El Tata? ¿Dónde jugó? ¿A quién le ganó? El hincha siempre se hace preguntas. Quiere saber, necesita entender. Hay incredulidad en las Ramblas pero también ilusión. “El Pep nunca había dirigido ni en Primera ni a nivel de selecciones y mira lo que ha logrado”; “Pero el Pep tenía ADN culé, era de los nuestros”. En fútbol siempre habrá opiniones para todos los gustos.

Pertenezco al grupo de los que creen que el Tata lo hará excelente. “Tenemos que hacer las cosas bien para representar de la mejor manera a Rosario, a la Argentina y a Sudamérica”, dijo Martino, consciente que este fútbol moderno es cada vez más global, compartido y conectado.

La de Martino es una elección inteligente. Un trabajador del fútbol con una visión y una sapiencia extraordinarias. Inteligente dentro y fuera del campo, cercano, querido allá donde estuvo. Elegido por lo que sabe y por sus capacidades.

Newell`s estaba de capa caída. El promedio comenzaba a preocupar. Venía de terminar penúltimo en el Apertura 2011. No había nada que hiciera ilusionar a la hinchada de la lepra, hasta que llegó Martino. El ‘Tata’ le cambió la cara al equipo, le dio orden y le devolvió la ilusión a la hinchada. Newell´s salió campeón un año más tarde, fue el equipo más goleador y se llevó el reconocimiento unánime de todas las aficiones como el equipo que jugaba mejor al fútbol. Del casi descenso al cielo en pocos meses, no es magia. Así de simple.

El Barça, al igual que el Newell´s de Martino, juega al fútbol que le gusta a la gente y Martino hace jugar al futbol que le gusta a los que les gusta el Barça. La alquimia será perfecta. Y por si queda alguna duda, aseguraba desde Rosario: “Nosotros nos adaptaremos al Barça”.

En las Ramblas la discusión no ha hecho más que comenzar. El Tata viene a reemplazar a un enorme Tito, que es una inspiración de cómo se lucha y se avanza a pesar de las adversidades. El fútbol nos recuerda cuán agridulce puede ser ese camino.

Temas relacionados: ,

Messinmortal

Un 9 de diciembre de 2012, pasadas las nueve de la noche, Leo Messi bate el récord de Gerhard ‘Gerd’ Müller. Lo estábamos viendo, lo estábamos compartiendo. Hay momentos en la historia del futbol que quedan para la eternidad. La noche del domingo fue uno de esos momentos. Ochenta y seis goles fue el número mágico […]


10 de diciembre de 2012 Andy Stalman - Sportyou

Leo Messi, jugador del FC Barcelona

Un 9 de diciembre de 2012, pasadas las nueve de la noche, Leo Messi bate el récord de Gerhard ‘Gerd’ Müller. Lo estábamos viendo, lo estábamos compartiendo.

Hay momentos en la historia del futbol que quedan para la eternidad. La noche del domingo fue uno de esos momentos.

Ochenta y seis goles fue el número mágico con que ‘la Pulga’ ha roto cuarenta años de espera. El 86 no es un número más teniendo en cuenta su zurda prodigiosa, su 10 en la espalda y el brazalete de capitán en la selección argentina. El otro mejor 10 zurdo de la historia, Diego Maradona, pasó a la inmortalidad en México 86. Coincidencias que el fútbol nos regala.

Desde 1972 ningún jugador había podido con ese record. Ninguno, excepto Leo.

¿Por qué Messi? Si en las últimas cuatro décadas hemos visto goleadores extraordinarios que van desde Ronaldo a Batistuta, desde Van Basten a Romario, desde Butragueño a Raúl, desde Cristiano Ronaldo a Hugo Sánchez, desde Quini a Makaay, desde Forlán a Van Nistelrooy, desde Zamorano a Kempes, desde Eto’o a Vieri, Maradona… por mencionar sólo algunos…

“¿Por qué no?”, se preguntaba él.

Messi hace simple lo difícil.

“Leo, el muchacho que borda lo fácil, tiene la capacidad de hacer lo difícil sin sufrir, sin angustiarse, sin padecer. Sufriendo no puede ser el mejor en nada, en nada. Leo flota por el campo. A veces tienes la sensación de que no está, de que se esconde… Pero está…”, decía Johan Cruyff.

Jugando en uno de los mejores equipos de la historia, y siendo ya parte de la leyenda viva del fútbol, el icono global en que se transformó Messi ya ha superado todas las fronteras y barreras futbolísticas.

Leo Messi es el mejor jugador del mundo.

Existe Una lucha de adjetivos para definirlo. Están los de esta semana, y los de meses pasados, que están tan vigentes como hoy. Sportyou: “Historia del fútbol”; El Mundo Deportivo: “El Dios Messi”; Sport: “MegaMessi”; As: “Messi da miedo”; El País: “Antológico”; El Mundo: “Inagotable”; El Periódico: “El amo de Europa”; La Vanguardia: “Sobrenatural”; BBC: “Fuera de este planeta”; The Guardian: “Intocable”; The Independent: “Celestial”; y The Times afirma que el rosarino ya está entre las leyendas de todos los tiempos de este deporte. L’Équipe: “Ha entrado en una dimensión mística”; La Gazzetta: “Estratosferico”; Kicker: “Clase magistral”.

Con el Barça lo logró todo y su ex técnico, Pep Guardiola, tuvo que entregarse a la evidencia: “¿Lo que ha hecho Leo? Ponedle vosotros el adjetivo, a mí ya se me han acabado todos”.

Pepe Mel antes del inicio del partido decía: “Messi no sabe jugar mal”.

Cuatro días antes, el mundo del fútbol enmudecía cuando Messi caía en el césped del Camp Nou y se temía lo peor. Pero el fútbol es así: del drama al éxito en 4 días. Por eso el fútbol es fútbol.

El domingo por la noche fuimos testigos de un hito de esos que pasan muy de vez en cuando. Estábamos ahí, en el estadio, frente a la televisión o la pantalla del ordenador, con el móvil, oyendo la radio, pero siendo parte de la historia.

Con 25 años recién cumplidos, la historia juega a su favor.

Un 9 de diciembre de 2012, pasadas las nueve de la noche, Messi bate el récord de Müller y queda inmortalizado.

Sobran las palabras. Enorme. Inmortal.

Temas relacionados: ,

El triunfo de la humildad y el talento

El 1 de Julio de 2012 la selección española de fútbol tuvo una cita con la historia, y no faltó. Con una elegancia y una contundencia pocas veces vistas en una final aplastó a Italia por 4 a 0. No a cualquiera, a la selección que nunca, desde 1920, había podido vencer. El talento español […]


2 de julio de 2012 Andy Stalman - Sportyou

El 1 de Julio de 2012 la selección española de fútbol tuvo una cita con la historia, y no faltó. Con una elegancia y una contundencia pocas veces vistas en una final aplastó a Italia por 4 a 0. No a cualquiera, a la selección que nunca, desde 1920, había podido vencer.

El talento español que reflejo este equipo fue ilimitado. Con recursos como ninguna otra en esta Eurocopa 2012 demostró por qué fue la mejor. Y no sólo fue la mejor en eso, sino que además demolió mitos que parecía inalcanzables.

Nunca se le había ganado a Francia en partido oficial. Se ganó. Nunca se había ganado a Italia en partido oficial. Se ganó. Nunca ninguna selección había logrado dos trofeos continentales y en medio un Mundial. Se logró. Un triplete histórico, eterno, que se ganó demostrando que se puede ser fiel a un estilo y alcanzar el objetivo.

Da la sensación que cuando al equipo del maestro Del Bosque le dicen que algo es imposible va y lo hace posible. Tal vez en algún lugar del vestuario el espíritu de uno de los españoles más universales este rondando: Picasso decía que “todo lo que puedes imaginar es real”.

Es cierto que Italia se vio partida emocionalmente con los dos goles de los locos bajitos en los minutos 14 y 41. Justamente esos mazazos psicológicos son los que le dan mas relevancia al triunfo. Pero Italia es Italia y eso le da más emoción, aún si cabe, a lo sucedido. Pase de un infinito Iniesta, centro de Fábregas, cabezazo de Silva. Pase de un Xavi determinante en profundidad, desborde y definición de Jordi Alba (que aún debe estar soñando). El tópico de “el fútbol de hoy es mas físico” se cae a pedazos con La Roja. Una vez más la química vence a la física.

Carlos, un enamorado del fútbol, un gran amigo, no dejaba de repetir mientras veía el partido “esto es histórico”, “parece un partido de primero contra quinto”, “no me lo puedo creer”, “no somos concientes del momento que estamos viviendo” mientras algunos lagrimones de alegría emergían de su interior.

Fue sin duda una cita con la historia para demoler mitos. Se ganó jugando como equipo. Con un vestuario admirado y admirable. Con un líder silencioso y sobradamente eficaz. Un grupo con valores, en una época en que los valores andan un poco descarrilados. Sin aspavientos, sin vedettes, sin una figura rutilante, sino muchos y muy buenos jugadores que hicieron figura al equipo. La positividad que transmitió este equipo fue un mensaje para todos. Sin desesperarse, construyendo las jugadas, sin entrar en la dinámica perniciosa de la ansiedad, sabiendo que se podía, creyendo en ellos mismos, en sus posibilidades, en sus compañeros, en la idea del juego y sobretodo en la idea de equipo.

Andrés Iniesta declaró: “No juego para ganar balones de oro, juego para ser feliz”. Se le nota, y es contagioso.

Tras el primer partido con Italia, en la fase de grupos, escribí en SportYou: Vicente Del Bosque: el maestro en busca del triplete. En dicha nota quedó una frase premonitoria: Cuanto más grandes somos en humildad, más cerca estamos de la grandeza.

En la cita con la historia España dejó bien claro que sólo aquellos que están lo suficientemente locos como para creer que se pueden cambiar las cosas, son las que las cambian.

El mundo del fútbol, y el mundo en general, saludan a esta selección. Del Bosque y sus muchachos acaban de dejar escrito en el firmamento y para siempre el día 1 de Julio de 2012. Una fecha que nadie olvidará, un día para la historia. Historia que se escribe con h de héroes, con h de humildad.

Salud Campeón.

Vicente del Bosque: el maestro en busca del triplete

Habla un maestro. “Es una bobada que intentemos eludir ese favoritismo, pero también es una bobada que nos la creamos”, dijo Vicente Del Bosque en la previa del partido con los italianos. Primer partido de la Eurocopa 2012, nada menos que contra Italia, selección a la que España no le ganó nunca en partidos oficiales. Y […]


11 de junio de 2012 Andy Stalman - Sportyou

Habla un maestro. “Es una bobada que intentemos eludir ese favoritismo, pero también es una bobada que nos la creamos”, dijo Vicente Del Bosque en la previa del partido con los italianos. Primer partido de la Eurocopa 2012, nada menos que contra Italia, selección a la que España no le ganó nunca en partidos oficiales. Y eso es desde el año 1920.

Vicente no se la cree, pero creyó en su equipo. España jugó contra una Italia que también jugó, contra todo pronóstico. Poco catenaccio y mucho ataque y bandas. En cualquier otra época cercana un 1 a 1 con Italia se hubiese celebrado como un triunfo, pero ahora el debate del 9 está servido. Mientras la gente habla del 9, yo quiero escribir sobre el DT.

Maestro. Si Vicente del Bosque no hubiese dedicado su vida al fútbol hubiese sido maestro. ¿Pero quién, al analizar su trayectoria y, sobre todo, su persona, se aventura a decir que no ha llegado a serlo? Lleva esa profesión en la sangre, porque entrenador y de éxito, se ha hecho con el paso de los años y de la experiencia.

Ni todo su palmarés ni las menciones que atesora han cambiado su personalidad. Esa sencillez tan criticada antaño es ahora uno de los valores que despiertan el elogio y la admiración hacia su éxito. Su estilismo también fue criticado, aunque ahora es difícil verle sin una chaqueta o una corbata. El mister estaba elegante, parecía italiano, pero es de Salamanca. La elegancia exterior no es complicada pero la interior sí. Y este señor es la elegancia hecha discurso.

Vicente del Bosque es un líder que trabaja con humildad y eso se refleja en sus declaraciones, aunque pocas veces se pronuncia, pero cuando habla, habla muy claro. Siempre cuida la forma, lo que hace que el fondo de sus palabras tenga mayor valor si cabe. Sabe gestionar grupos, en los que el talento es el denominador común, como nadie. La filosofía del trabajo y la perseverancia son sus máximas para poder cosechar triunfos y formar personas, ya no jugadores. Reflexivo, prudente, racional y enemigo acérrimo del orgullo. A pesar de todos los triunfos que ha cosechado, siempre se ha mantenido en un segundo plano. Con exquisita mesura, siempre escapa de todo protagonismo, siempre escoge el lugar más discreto.

Es trascendental mantener la calma, la cabeza sobre los hombros y los pies en el suelo cuando obtenemos algún triunfo, premio o distinción en nuestro estudio o nuestro trabajo. La colosal satisfacción que ello representa es el premio en sí mismo, y no da para que nos creamos superiores al resto del género humano. En este campo Vicente del Bosque es un genio, signo incuestionable de la humildad que atesora, primera prueba de la gran persona que es. Valores como el compromiso, la sensatez, el respeto o la imparcialidad siempre han sido, son y serán rasgos distintivos de su personalidad.

La Escuela Espiritualista de Pitágoras insistía y exigía a sus discípulos la pureza y la humildad ante la prosperidad y el halago. La sabiduría y el perfecto equilibrio para permanecer impasible y mantenerse sereno frente al éxito o al fracaso, ante el elogio o la condena. Pero, ¿qué tal si empezamos a hablar de “La Escuela DelBosquista”? Una escuela donde se impartirían lecciones de humildad, sencillez y modestia, valores que deberían salvaguardarse a costa de cualquier resultado y que serían inseparables. Una escuela donde importase qué haces, quién eres y cómo eres, no lo que aparentes. Las apariencias.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, les pidió “una alegría para España en estos tiempos tan complejos y difíciles”. El mister le respodió con meridiana claridad: “Ganar no es la solución para España”. Seguramente la gente lo criticara. En fútbol todo es opinable y nada demostrable. Pero el seguirá adelante, trabajando, sabiéndose el mejor, es el vigente campeón del mundo, pero sin creerse el mejor.

Cuanto más grandes somos en humildad, más cerca estamos de la grandeza. Ser humilde con los superiores es deber. Con los iguales, cortesía. Con los inferiores, nobleza. Gran administrador de grupos, único gestionando el talento. Encabezando la posibilidad histórica de lograr un triplete nunca antes vivido en España.

Un líder. Un Maestro.

Temas relacionados: ,

La final de la Liga BBVA

No hay partido en el mundo que genere más expectativa que un Barcelona–Real Madrid. El fútbol, pasión de multitudes, congelará los relojes este sábado a las 20hs, cuando empiece a rodar el balón. En una semana donde lo impensado se materializó, los dos equipos llegan al Camp Nou tocados, aunque muy lejos de estar hundidos. […]


20 de abril de 2012 Andy Stalman - Sportyou

No hay partido en el mundo que genere más expectativa que un BarcelonaReal Madrid. El fútbol, pasión de multitudes, congelará los relojes este sábado a las 20hs, cuando empiece a rodar el balón.

En una semana donde lo impensado se materializó, los dos equipos llegan al Camp Nou tocados, aunque muy lejos de estar hundidos.

Tres años atrás, en aquel 2009, encontramos una situación similar. El Barça llegaba al Bernabéu con cuatro puntos de ventaja y cinco jornadas por jugarse. Higuaín abrió el encuentro, que se acabaría llevando el Barça en un apretado set: 2-6. Y campeón.

Aquello dejó heridas. Cuatro jugadores del Real Madrid permanecen en la plantilla. Tres suelen ser titulares. Por el Barça son ocho. Todos fijos desde el inicio. A pesar de las similitudes con esa fecha, nadie apuesta por que ocurra lo mismo el próximo sábado. La última vez que el Madrid perdió en Munich (2-1), empató a tres en su siguiente partido. Hat-trick de Messi. Eso fue en 2007.

Ambas plantillas están dispuestas a seguir deleitándonos con la espectacular lucha de los últimos 218 clásicos. En Liga: 163. 4 victorias por delante el Madrid que suma 68. Y hubo 31 empates. Madrid tiene 9 goles más: 264.

Antes que especular con el resultado, me quedo con una frase de Ángel Cappa: “Yo nunca planifiqué mi futuro y menos en el fútbol, porque el fútbol cambia de semana a semana”.

Un equipo es un estado de ánimo. Barça y Madrid llegan tocados. Física y mentalmente. Sufrieron más de lo esperado contra Levante y Sporting. Traen derrotas de Londres y Munich, donde ambos esperan batirse el próximo 19 de Mayo. Todos lo esperábamos pero no esperábamos sendas derrotas.

Según Dante Panzeri, el fútbol es la dinámica de lo impensado. Todo el mundo apostaba por una final de Champions entre ambos equipos. No lo sabremos hasta mitad de semana. Puede ser que la única final que jueguen este año sea la del próximo sábado.

Mañana se pone en juego algo más que un partido, algo más que la Liga. Se ponen en juego las aspiraciones de toda esta temporada.

La Liga BBVA está preparada para elegir sobre qué manos se alzará al finalizar la temporada. Sólo hay dos candidatos: Puyol o Casillas.Capitanes respetados por sus compañeros. LIDERES con mayúsculas porque el ejemplo es liderazgo.

No es el único duelo que vamos a vivir.

En los banquillos, dos modelos distintos de entender el fútbol. La filosofía de toque de Guardiola acaba por desesperar a los rivales, a los que sólo les queda recoger balones de su portería, pensando que eso es lo más cerca que estarán de tocar la bola en el partido.

Al otro lado, Mourinho. Acusado de defensivo, su equipo puede establecer un nuevo hito en cuanto a goles conseguidos en una temporada. Un equipo con talante rocoso: serio y eficaz (como sus ruedas de prensa).
Dos estilos, dos propuestas, dos cosmovisiones, expresadas en estas frases de sus entrenadores:

“Si perdemos, continuaremos siendo el mejor equipo del mundo. Si ganamos, seremos eternos”.
“Bonito, bonito no es jugar en el Real Madrid, no es entrenar en el Real Madrid, es ganar con el Real Madrid”.

Qué decir de Messi y de Cristiano Ronaldo que no se haya dicho. En las últimas jornadas pugnan por coronarse como máximo goleador en la historia de la Liga Española. El privilegio de poder verles en acción en un bucle sábado-miércoles-sábado, no ha hecho otra cosa que demostrar la evolución de este deporte. Messi está en los Clásicos a un gol de jugadores como Puskas, Gento o César. A dos de Raúl. A cinco de Di Stéfano. Todo parece indicar que les superará en el corto plazo.

Cristiano es el primer jugador en la historia de las cuatro Grandes Ligas Europeas (Alemania, España, Inglaterra, Italia) que encadena dos temporadas consecutivas marcando 40 goles o más. Las ilusiones de muchos residen en sus piernas. Odiados. Idolatrados. Grandes futbolistas. Simples seres humanos pero diferentes. Porque emocionan, porque contamos sus historias, sus goles.

Tengo debilidad futbolística por Messi. Messi es fútbol hecho arte. Arte de genialidades. La existencia de un crack así en el fútbol, es un fenómeno en el capricho de la creación humana. Los hay pocos en la historia del fútbol organizado. Poquísimos.

Twitter arderá de nuevo mañana. Todos seremos entrenadores, periodistas, comentaristas e incluso jugadores. Las redes sociales serán un hervidero de ideas, opiniones y fanatismos.
El partido se jugará también online. Ahí el Barça es un claro ganador:

Google+: FC Barcelona (1.083.764 seguidores) y Real Madrid (814.022)
Facebook: FC Barcelona (29.408.980 fans) y Real Madrid (26.686.813)
Twitter: FC Barcelona (4.483.349 followers) y Real Madrid (4.274.983)
YouTube: FC Barcelona (258.786 suscritos) y Real Madrid (147.395)

También en los medios tradicionales: periódicos, radios, televisiones. Miles de ojos se posarán sobre el país. Tendremos una nueva oportunidad de dar a conocer la marca España.

Todos los países del mundo esperan ansiosamente estar en el centro de la información por asuntos positivos. El mejor partido que el fútbol de hoy puede ofrecer se jugará en España, que por eso será el foco de todas las miradas.

La construcción de la marca país no puede basarse sólo en el deporte, ni en sus equipos de futbol. Sin embargo, tampoco debería desaprovecharse una oportunidad así. En fútbol, España cuenta con pocos rivales.

Ya se ha dicho y escrito casi todo sobre este Clásico. Ahora, dejemos que hable la pelota…

Temas relacionados: ,

Messi, el niño de los récords de hombre

Hace nada más que 13 días que Messi se convirtió en el primer jugador en la historia de la Champions League en marcar cinco goles en un partido. Casi dos semanas después Lio, Leo, marcaba otros tres, esta vez en Liga BBVA y contra el Granada para convertirse con 234 en el máximo goleador histórico […]


21 de marzo de 2012 Andy Stalman - Sportyou

Hace nada más que 13 días que Messi se convirtió en el primer jugador en la historia de la Champions League en marcar cinco goles en un partido. Casi dos semanas después Lio, Leo, marcaba otros tres, esta vez en Liga BBVA y contra el Granada para convertirse con 234 en el máximo goleador histórico del Barcelona. Messi juega tan rápido que cuando #Messi233 era Trending Topic en Twitter hizo el gol 234. Así es el 10. Hablar de Messi como el mejor jugador del mundo ya resulta una obviedad.

– Ha sido el máximo goleador en las últimas tres temporadas de la Liga de Campeones y lo es en este momento otra vez.

– Las estadísticas demuestran que la calidad de Messi se impone a todos los grandes de todas las épocas.

– Un total de siete jugadores, incluyendo al mismo Messi frente al Arsenal hace dos años, habían marcado cuatro goles. En ese mismo partido también logró el récord del hat-trick más rápido, al anotar tres goles en 21 minutos. Fue cuando al terminar Arsene Wenger lo definió como un “jugador de Playstation”.

– Esta martes por la noche contra el Granada, Messi se transforma en el unico jugador en toda la historia de fútbol español que marca 54 goles oficiales en la misma temporada. Los defensores del Granada no sabían si marcarle o aplaudirle.

– Al sumar 49 goles en Liga de Campeones Messi sube del sexto al cuarto puesto de goleadores en toda la historia de la copa europea superando al italiano Pippo Inzaghi (46) y al ucraniano Andriy Shevchenko (48), e igualando al argentino Alfredo Di Stéfano. Está a un gol de acompañar al francés Thierry Henry en el tercer puesto.

– Números, y más números, cuando lo que realmente emociona y conmueve es la simpleza con que juega y ejecuta. Con la cara de niño. Con la actitud del vecino de la cuadra. Grande por donde se le mire, más allá de las estadísticas.

– Probablemente la mayoría de la gente no es consciente de la fortuna que tiene de estar viviendo la era Messi.

– Mientras celebraba su tercer gol, la cámara de la televisión se posó sobre un cartel que decía: “No creía en Dios hasta que conocí a Messi”

En menos de dos semanas todo esto. Así es Messi.

Temas relacionados: ,

Rafael Nadal, el extraterrestre

Cuando el primer set del partido entre Del Potro y Rafa Nadal terminó 6 a 1 para el argentino decenas de mensajes de ilusión y alegría llegaron a mi teléfono. No era para menos. Sin embargo, si hay un jugador en todo el mundo al que nunca hay que dar por muerto es a Nadal. […]


4 de diciembre de 2011 Andy Stalman - Sportyou

Cuando el primer set del partido entre Del Potro y Rafa Nadal terminó 6 a 1 para el argentino decenas de mensajes de ilusión y alegría llegaron a mi teléfono. No era para menos. Sin embargo, si hay un jugador en todo el mundo al que nunca hay que dar por muerto es a Nadal. Su actitud es ante todo la de nunca darse por vencido. Decía de él Juan Pablo Varsky: “Su tolerancia a la frustración, su rebeldía ante la adversidad, su tenacidad, su disciplina para respetar durante todo el partido la estrategia (…) lo definen como el deportista profesional con mejor actitud que he visto en mi vida”.

Rafa representa para muchas personas el ideal de deportista del siglo XXI. Es trabajador, exitoso, mantiene su humildad, es querido y respetado, buen compañero, disciplinado y muy carismático a la hora de jugar. El partido ha sido una gran metáfora sobre él. Empieza perdiendo. Se recupera. Se motiva. Motiva a la grada. Aprieta el puño con cada tanto que consigue. Se seca el sudor. Corre todas, no da ninguna por perdida. Desquicia al rival, lo derrota psicológicamente. Levanta al publico de sus sillas. Nunca pierde el respeto, ni las formas. Nunca pierde las ganas de ganar.

Del Potro fue un rival durísimo. Cuando el tandilense pegaba con fuerza la cancha parecía inclinarse, pero Rafa fue desplegando todo su repertorio para ir desalentando al argentino. Fue un partido de una intensidad impresionante. Lo que pasaba en la pista no quedaba indiferente en las tribunas donde argentinos y españoles dotaron de una ambiente inolvidable a la final. Color, calor, banderas, aplausos, tensión, gritos, en el fondo una jornada memorable para el tenis español. Cinco ensaladeras en los últimos 11 años. Una ‘Armada’ que refuerza el excelente momento de gracia que sigue teniendo el tenis español en particular y el deporte español en general.

Rafael Nadal ha ganado un partido memorable. Demostrando por qué es el mejor de la historia en tierra batida. Al finalizar el tie-break del cuarto set se desplomó sobre el suelo disfrutando de su titánico esfuerzo. Todo su equipo saltó a la pista para abrazarlo mientras Juan Martin Del Potro apoyaba toda su humanidad sobre la red esperando a saludarlo. Rafa dejó a todos sus compañeros y abrazó a su rival con la hidalguía y el carisma que tienen los grande jugadores. Justo después se acercó al banco del equipo argentino y saludó uno a uno a cada integrante. Como un grande.

En los detalles se forjan las leyendas, los mitos, las historias. España ha ganado su quinta final de Copa Davis, pero con Rafa Nadal España gana un embajador de valores que no entiende de banderas ni de fronteras. Se entrena más que ninguno, a pesar de que ya lo ha ganado todo, todo. Consuela a sus rivales y los trata con respeto. Nunca se cree el mejor, aunque es en tierra batida el mejor de la historia. No conozco a otro jugador con semejante actitud. Talento y humildad, una gran combinación.

Dijo hace no mucho Nadal: “Soy mejor que Federer, porque soy el mejor tenista de tierra, y Roger es de otro planeta”. No Rafa, estabas equivocado, el extraterrestre eres tú.

La esencia del fútbol

“¿Papá qué es el futbol?” Le pregunto el niño a su padre. “¿El futbol, hijo…?” “El fútbol son los 90 minutos que acabamos de ver entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona. Eso es el fútbol.” Noche grande de domingo. Dos históricos frente a frente. Diluvio sobre La Catedral y un partido de una […]


6 de noviembre de 2011 Andy Stalman - Sportyou

“¿Papá qué es el futbol?” Le pregunto el niño a su padre. “¿El futbol, hijo…?” “El fútbol son los 90 minutos que acabamos de ver entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona. Eso es el fútbol.”

Noche grande de domingo. Dos históricos frente a frente. Diluvio sobre La Catedral y un partido de una intensidad solo entendible en San Mamés. Decía Michael Robinson al terminar el partido que “el Athletic ha sido el único equipo que no ha cambiado su forma de jugar frente al Barça.”

El “loco” Bielsa, el Mister argentino mas internacionalmente reconocido en la actualidad, en un un banquillo. Los locos abren los caminos que más tarde recorren los demás. Para el mister del Athletic la clave del partido estaba en que su rival no consiga la posesión de la pelota y convertir el juego en un “partido de básquet en el que va de aro a aro sin oposición”. Sin duda que el “loco” imagino el partido que vivio después. Un partido de ida y vuelta sin respiro, un partido para sentir, casi sin tiempo para pensar, para hacer una pausa.

Pep Guardiola, en el otro. Otro “loco” moderno, o como lo definió en rueda de prensa, Marcelo Bielsa, un “revolucionario”. “El Bilbao siempre es el Bilbao. Son partidos de mucha intensidad, pero seguro lo será aún más con Bielsa”, subrayaba Guardiola Para Guardiola “Los equipos de Bielsa son muy agresivos, no te dejan respirar, llegan siete al área, pierden el balón y defienden once. Sus partidos son todo arriba y abajo, arriba y abajo, sin parar.”

El partido perdió en calidad por la tromba de agua que no dejo de caer. Pero la lluvia siempre la pone un tinte dramático al espectáculo.

Por dos carambolas del destino, vino el segundo gol de los dos equipos. Messi por fin marcaba en San Mames y Victor Valdés, tras romper el récord de Reina la semana pasada, finalmente recogia el balon de dentro de la porteria.

Antes del pitido final Bielsa cambio a Muniain y a Fernando Llorente, dos leones que merecian que no solo los mojara la lluvia sino el afecto, el reconocimiento y el aplauso de la grada.

Un partido de este calibre, de esta intensidad, de este pundonor no podía mas que terminar en tablas. Un 2 a 2 para el recuerdo.

El final, bajo ese diluvio, hizo que por primera vez en 90 minutos el publico se relajara y regalara una merecida ovación a los jugadores.

Dicen que los dos técnicos buscan la esencia del fútbol.

Esta noche, en La Catedral, le respondieron la pregunta al niño.

Pau Gasol vs. Manu Ginóbili

Hasta hace poco, era más fácil imaginarse a un futbolista de Estados Unidos o Canadá ganando la Champions, o el Mundial, que a un argentino o a un español con un anillo de la NBA, una medalla de oro olímpica o un Mundial. Lo fabuloso del deporte es que casi todo es posible y eso […]


7 de febrero de 2011 Andy Stalman - Sportyou

Hasta hace poco, era más fácil imaginarse a un futbolista de Estados Unidos o Canadá ganando la Champions, o el Mundial, que a un argentino o a un español con un anillo de la NBA, una medalla de oro olímpica o un Mundial. Lo fabuloso del deporte es que casi todo es posible y eso que hasta hace nada parecía una utopia se hace realidad.

Emanuel ‘Manu’ Ginóbili ganó con los San Antonio Spurs tres anillos de la NBA. Años más tarde, y tras una larga travesía del desierto ‘grizzlie’, Pau Gasol logró dos con los míticos Lakers. Ambas carreras, que a priori tienen poco en común, se parecen más de lo que uno cree. La pregunta es: ¿quien es el mejor jugador iberoamericano de la historia del baloncesto?

Manu nació en Bahía Blanca un 28 de julio de 1977. Pau nació en Barcelona un 6 de julio de 1980. Se llevan 3 años y 8 días.

El primer equipo en que jugó Manu en Argentina fue el Bahiense del Norte, en la ‘basketballera’ ciudad de Bahía Blanca. El de Sant Boi empezó en el Barça. A sus 27 años, Ginóbili gana el primer oro olímpico en basket para Argentina en Atenas 2004, donde también fue elegido el MVP del torneo. El primer equipo internacional de Pau fue uno de la NBA. Un salto casi lógico para una superestrella de la selección española y de la ACB. De este modo, se transformó en el segundo español de la historia en jugar allí. Para entonces, Pau ya acumulaba con el Barça dos campeonatos de la Liga ACB (1998/99 y 2000/01) y una Copa del Rey (2000/01). Los argentinos cumplen generalmente con una escala obligada para la NBA, que es España o Italia. Así, Manu debutó internacionalmente en el “Viola Regio Calabria”. Y en Italia conquisto una Liga italiana (2001), una Euroliga (2001) y dos copas italianas (2001 y 2002)

Actualmente, ambos juegan en dos de los cinco equipos con mayores posibilidades de ganar el anillo del ciclo en curso: Spurs y Lakers, sumados a los Heat, Mavericks y Celtics.

Gasol compartió la selección con una camada extraordinaria de jugadores españoles: Rudy Fernandez, Juan Carlos Navarro, Jorge Garbajosa, Jose Manuel Calderon y su hermano Marc, sólo por mencionar algunos. Por su parte, Manu integra una generación dorada del basket albiceleste: Luifa Scola, Fabricio Oberto, el ‘Chapu’ Andres Nocioni, Delfino… entre otros.

En la temporada 2010/11, ambos coincidieron en los puntos por juego: 18,7. Manu lleva convertidos 1.904 puntos contra 1.464 de Pau, contando sólo sus etapas en la NBA.

Uno juega de escolta; el otro juega de ala-pívot/pívot. No son puestos comparables, pero estamos hablando del halo, de la inspiración, del espíritu, que estos dos gigantes han sabido transmitir.

El argentino juega en la selección de su país desde 1998; Pau, desde 2001. Desde entonces, Manu ha conquistado un oro olímpico y un bronce en Pekín 2008. Todo un logro para una selección que hasta principios de siglo no era candidata a tanto. Hay que sumarle el Mundial de Indianápolis 2002, esa plata memorable.

Con la llegada a la selección en 2001, Pau comenzó una serie de triunfos y éxitos impensados para la “Ñ”. Una plata en Pekín 2008 y un oro en Japón 2006 (solo cuento los titulos comparables para poder mantener el equilibrio comparativo). Los premios individuales, tanto para uno como para otro, son tantos que necesitaríamos otras dos columnas para completarlos.

Se han convertido, por calidad, profesionalidad, carisma, capacidad de adaptación y juego en los dos grandes embajadores del basket iberoamericano en Estados Unidos y el mundo. Solo el tiempo les dará a estos dos jugadores el lugar que se merecen. Por lo pronto, Manu y Pau son los mejores jugadores de la historia de Argentina y España.

Como decia el mas grande de todos los tiempos, Michael Jordan: “Algunas personas quieren que algo ocurra; otras sueñan con que pasará; otras hacen que suceda.” Entonces, ¿quién es el mejor? Los números hasta 2010 inclinan la balanza hacia el lado del argentino pero Gasol corre con 3 años y 8 días de desventaja.

Mientras en la madrugada del viernes, los Spurs de Ginóbili le ganaban en el ultimo segundo por un punto (89-88) a los Lakers de Gasol, en la edición número 60 del All Star Game, que se disputará el domingo 20 de febrero en el Staples Center de Los Angeles, Manu y Pau jugaran juntos en el equipo del Oeste.

Temas relacionados: , ,

El futbol español está por encima de cualquier premio

Debo decirlo, en la intimidad, me hacia ilusion que el Balón de Oro fuera para Xavi. El ‘6’ del Barcelona cuajó un 2010 de cine. Juega sobre patines, no corre, se desliza. Es un titiritero del fútbol, hace jugar. Es milimétrico, astuto, trabajador, fino, un orfebre del balón. Andrés Iniesta es mi debilidad futbolística después […]


11 de enero de 2011 Andy Stalman - Sportyou

Debo decirlo, en la intimidad, me hacia ilusion que el Balón de Oro fuera para Xavi. El ‘6’ del Barcelona cuajó un 2010 de cine. Juega sobre patines, no corre, se desliza. Es un titiritero del fútbol, hace jugar. Es milimétrico, astuto, trabajador, fino, un orfebre del balón.

Andrés Iniesta es mi debilidad futbolística después de Riquelme. Parece frío pero juega caliente. Es un ‘rara avis’ del fútbol. El ‘6’ de la Selección tuvo un año atípico, pero siempre que jugó me hizo reír de alegría. Sus cambios de ritmo, su famosa ‘croqueta’, su sonrisa aniñada que despista a los rivales para meterse en el área como un estilete frío y afilado.

Los dos españoles candidatos al Balón de Oro eran claros merecederos del trofeo, nadie lo discute. Tanto el de Terrassa como el de Fuentealbilla (que partia como favorito en los corrillos) han generado, no sólo admiración, sino también afecto por su perfil bajo, humildad y cercanía.

Cuanto más se acercaba el lunes 10 mejor jugaba Messi. Ya no hablamos de los goles y la cantidad de récords que hizo en 2010, sino de la calidad y el peso específico que tuvo en los resultados.

Marcelo Gantman, un gran periodista deportivo de Argentina, escribió en su Twitter: “El Balón de Oro para Messi demuestra que hoy tienen más peso los futbolistas en sus clubes que en las selecciones. Y lo admite FIFA”

Desde anoche veo y oigo en la televisión palabras como injusticia, indignación, enojo, o engaño. Es normal querer ver ganar a los tuyos. Pero de ahí al complot y a la mano negra me parece que hay un abismo.

Cuando escuché a Xavi, Iniesta y a Vicente del Bosque hablar justo después de la gala con tanta tranquilidad, la humildad de siempre, sin rencores ni enojos, me alegré por ese espíritu. El mismo que los llevó a tantos éxitos y a tantas satisfacciones deportivas.

Los premios son, en general, arbitrarios: Los Oscar, los Nobel, el Balón de Oro. Nunca dejan a todo el mundo feliz.

No creo que haya un complot contra España. ¿Realmente lo creen?

Hechos: Los 3 candidatos a Balón de Oro jugador, y Balón de Oro técnico juegan y dirigen en España. Dos de los técnicos son españoles y Mourinho es “ibérico”. Dos de los jugadores son españoles y Leo es “medio español”. Si hubiese habido complot, ¿cómo se podria explicar que el 66% de los candidatos a mejor jugador y mejor técnico fueran de España?

¿Cómo se entiende que 6 de 11 jugadores del ‘Once Ideal 2010’ sean españoles? La mitad más uno.

No veo injusticia. Me habría encantado que Xavi o Iniesta lo ganaran, especialmente Xavi, porque Messi ganará muchísimos Balones de Oro más. También me hubiera gustado un reconocimiento al brillante trabajo de Pep o al enorme Del Bosque, pero los que votan entendieron que Mourinho y Messi fueron los mejores del 2010. Entre los que votan están capitanes de equipos, técnicos, gente del fútbol, no funcionarios o políticos.

Creo que aún no somos del todo conscientes de la fortuna que tenemos de ser testigos de estos jugadores, de este Barça y de esta selección. Se habrá perdido un premio pero se ha ganado un prestigio, un estilo, un nombre en el planeta fútbol.

El Balón de Oro fue para Leo Messi, por segundo año consecutivo, algo que no sucedía desde Van Basten (1988/89). Agradeció a su familia, al Barcelona y a los argentinos. Tiene 23 años. ganó la Copa del Rey, la Liga BBVA, la Supercopa de España, la Champions League. Ganó la Supercopa de Europa, la Copa Mundial de Clubes. Ganó el Mundial Sub-20. Ganó la medalla dorada en los Juegos Olimpicos de Beijing 2008.

Messi, que tiene que liar con la alargada sombra del mejor jugador de todos los tiempos, probablemente logre lo que parecía impensable hace menos de una década: quedarse con la corona del mejor jugador de la historia. Va camino de serlo, sobran los motivos.

Mourcoles

Dijo Mourinho ayer en conferencia de prensa: “para nosotros, si ganamos, mañana es miércoles y si perdemos mañana es miércoles”. Astuto como poco Mourinho le quitaba presión al equipo. Este Madrid-Milán no era un partido mas. Se le estaba reclamando al equipo blanco que ganara un partido “importante”. La noche del martes 19 de Octubre […]


20 de octubre de 2010 Andy Stalman - Sportyou

Dijo Mourinho ayer en conferencia de prensa: “para nosotros, si ganamos, mañana es miércoles y si perdemos mañana es miércoles”. Astuto como poco Mourinho le quitaba presión al equipo. Este Madrid-Milán no era un partido mas. Se le estaba reclamando al equipo blanco que ganara un partido “importante”. La noche del martes 19 de Octubre el Real Madrid de José Mourinho ya paso de proyecto a realidad. Tiene los 11 titulares, tiene números de equipo serio, tiene una idea y esa idea se esta plasmando con criterio, paciencia y efectividad.

Una noche de Champions, aunque sea la numero 70 y pico para Mou no es una noche más. El mundo lo está mirando. El madridismo asistió al Bernabéu para ver un encuentro de los importantes. A los cinco minutos el local ya ganaba 2 a 0. Ninguno de los dos goles fue bonito, ni mucho menos, pero estos, y Mou lo sabe, partidos hay que ganarlos y un gol se meta como se meta vale uno.

En el Milán muchos viejos conocidos: Zambrotta, Ibrahimovic, Ronaldinho, Robinho y Seedorf. El publico del Bernabéu, frío para muchos, sabio para otros, le regaló un aplauso a Seedorf y silbó casi ensordecedoramente a Robinho.

Lo mejor de la noche el planteamiento del Mister Mou. Muy juntas las líneas, muy bien cubiertas las bandas, muy cerca los medios y muy colaborativos los de arriba, especialmente Di María. Aunque todo el equipo jugo muy bien, concentrado, con tensión, sin aflojar casi durante los 90 minutos, el despliegue del 22 fue tremendo. Pidiendo la pelota, buscando los huecos, desbordando, bajando a colaborar con la defensa. Probablemente el mejor partido que le recuerdo en los últimos meses. Lejos, muy lejos, del nivel tan flojo que mostró en Sudáfrica. Con muy buena sintonía con Higuain, muy buena.

El siguiente, el 23, aunque no tiene la pinta de Beckham, que bien juega al fútbol. Por derecha, por izquierda, a un toque, entre líneas, de primera, teniendo el balón. La ovación que se llevo al salir reemplazado por Lass no creo que la olvide: practicamente todo el estadio de pie y aplaudiendo.

El Milan es cierto que esta pasando un periodo de recambio, pero es el Milan y arriba es pólvora pura. Sin embargo, esta noche, el Madrid fue muy superior.

Del resto del Madrid destacar al equipo comenzando por Iker, que saco una, la mas importante, cuando un tiro libre de Pirlo (uno de los diez mejores rematadores del mundo?) se le metía por toda la escuadra y hubiera significado un 2 a 1 con mucho por jugar. Luego, en general fue una noche tranquila para el capitán.

Gigante el 2. Carvalho es un pedazo de central que ofrece una seguridad atrás que es garantía para todos. Tiempista a lo Baresi o Ayala, cubre las espaldas de todos y además juega bien con el balón en el pie. Marcelo sigue en su notable progresión y Arbeloa que nunca desentona cumple cada vez que lo necesitan. En el centro dos gladiadores: Xabi Alonso (que cambios de frente mete este jugador, que calidad) y Khedira que siempre devuelve el balón al ras y corre, empuja y llega. CR desbocado, peleado, “ansioso” pero siempre obligando y generando peligro; y el Pipa que tuvo 6 o 7 claras y que la suerte no lo esta acompañó.

Este martes se gano un partido “importante”. Con claridad, con un planteo táctico impecable y con un equipo que ya empieza a hablar el idioma que le pide el Bernabeu. Queda trabajo, faltan cosas, eso esta fuera de discusión.

Esta mañana mi madridista amigo Carlos me decia: “Estábamos necesitando una gran noche de futbol, donde los grandes vuelvan a ser grandes.” El Madrid ha ganado con justicia, estoy convencido que este no será un miércoles más.

Temas relacionados: , ,

Carlitos, Sir Charles, Tévez y punto

“Que el mejor jugador del fútbol brasileño sea argentino no tiene precio”. Así terminaba un comercial de una tarjeta de crédito en el año 2006. Carlitos, como le decían en Corinthians, estaba considerado como el mejor jugador del torneo local. Ese mismo año, una marca de ropa deportiva, bajo el lema “Jogo Bonito” y presentado […]


18 de octubre de 2010 Andy Stalman - Sportyou

“Que el mejor jugador del fútbol brasileño sea argentino no tiene precio”. Así terminaba un comercial de una tarjeta de crédito en el año 2006. Carlitos, como le decían en Corinthians, estaba considerado como el mejor jugador del torneo local.

Ese mismo año, una marca de ropa deportiva, bajo el lema “Jogo Bonito” y presentado por el mítico Cantona, mostraba lo mejor del fútbol argentino y brasileño. En ambos casos aparecía el Apache, con la camiseta de Boca Juniors, y luego con la del Corinthians.

Hace pocos días, en la Premier League, el City le gano al imbatible Chelsea con un golazo de Tévez. Justo después del partido, el técnico decía que Tévez podría ser su Diego Maradona, haciendo la analogía con los inolvidables Scudettos de un humilde equipo como el Napoli. Por eso la capitanía al Apache y esa confianza que Tévez está devolviendo con triunfos y goles
importantes. Por supuesto, Tévez enseguida matizó: “No se puede comparar, sólo hay un Maradona”.

Este domingo, con dos de sus goles (el tercero fue de Silva… perdonen el paréntesis: ¡qué golazo! ¿no lo vio aún? ¿A qué espera? Maradoniano), el City volvió a ganar, esta vez al Blackpool (2-3).

Tévez, el jugador del pueblo, como se le llama en Argentina, se ha ganado ese mote a pulso. Es un jugador que te levanta de la silla. Ni es tan técnico como Xavi ni tan contundente como Villa, pero los hinchas le adoran. No se guarda nada para la próxima. Lo pone todo, lo deja todo.

En el Estadio Olímpico de Berlín, en julio de 2006, se jugaban los cuartos de final del Mundial de Alemania. Argentina dominaba frente al local y Tévez estaba ofreciendo un despliegue memorable. Recuerdo que el tipo sentado dijo en voz alta: “Si todos jugaran con la garra de este tipo…”

Tévez, además de ganarse el corazón del hincha, ya sea en Argentina, Brasil o Inglaterra (vaya plazas complicadas para destacar) también ha ganado títulos, y muchos. Entre los más destacados: campeón olímpico en Atenas 2004, campeón de la Libertadores con Boca en 2003 y de la Intercontinental en 2004 (que volvió a ganar con el Manchester United en el 2008) y la Champions con el United en 2008. Elegido tres años consecutivos (de 2003 a 2005) como futbolista del año en Sudamérica y en 2005, mejor jugador del Campeonato Brasileño.

“¿Por qué tiene suerte Tévez?”, se preguntaba en voz alta el relator del Blackpool-Manchester City de ayer. “Porque la busca”, se respondía a sí mismo. Tévez la busca.

En esta época en la que se habla casi más de lo que pasa fuera del campo que de lo que pasó dentro, la gente pide que volvamos a hablar de fútbol. Les invito a que vean a este pedazo de jugador que, sin duda alguna, será uno de esos fenómenos inolvidables una vez cuelgue los botines y que sin duda te dejará con ganas de más.

Como sintetizaba la publicidad de esa marca deportiva: “Nacido en Fuerte Apache, querido en todos lados.” Ese es Carlitos, Sir Charles, Tévez. Ahora también, Rey de Manchester.

Cuando al crack le hace crack, le duele al fútbol

Ojalá la lesión de Messi no empañe el notable triunfo del Barça en el Calderón, se oía murmurar mientras Leo se retorcía de dolor y se llevaba las manos a su cara para esconderla de la tristeza, la bronca y la frustración. El tobillo le quedó como una sandía. Me hizo acordar el tobillo de […]


20 de septiembre de 2010 Andy Stalman - Sportyou

Ojalá la lesión de Messi no empañe el notable triunfo del Barça en el Calderón, se oía murmurar mientras Leo se retorcía de dolor y se llevaba las manos a su cara para esconderla de la tristeza, la bronca y la frustración. El tobillo le quedó como una sandía. Me hizo acordar el tobillo de Maradona en el Mundial del 90, antes de jugar contra Brasil.

Así terminó, de manera agridulce, una tarde-noche extraordinaria de fútbol, pero vayamos al comienzo. Cuenta Julio Maldini en su libro “De la naranja Mecanica a la mano de Dios” que antes de enfrentarse a Holanda en el Mundial del 74, Pedro Marchetta y Roberto Perfumo tuvieron este dialogo:
– Marcheta: “Mira Roberto, a estos holandeses se les frena, esperándolos atrás.”
– Perfumo: “ Sí, esperándolos con una revólver y una granada en la mano cada uno.”

El Barça, tiene reminiscencias de esa Naranja mecánica, aunque el atuendo de este domingo haya sido un verde indefinible. Parar al Barcelona cuando ataca no es tarea sencilla. Este domingo 19 de septiembre tenía un cartel de lujo, el Supercampeón de Europa, recibía al mejor equipo de la decada (¿de la historia?), el Barça de Guardiola. En la rivera del Manzanares, el estadio con más ambiente de Europa, como le gusta definirlo a mi amigo Carlos, se jugaba uno de los mejores partidos del calendario.

El Calderón y su afición no fallaron. Que montaje señores. Lleno absoluto. Una recepcion a los 11 de gala apoteosica con decenas de banderas y hasta cañones lanza papeles. Era una tarde grande para un grande que vuelve a sentirse como tal.

Enfrente ese equipazo. Este Barça que hace pocos días un estudio lo ubico como el club más popular, más admirado y con más simpatizantes de toda Europa. Un Barcelona que puede jugar casi todo el partido con Busquets de central, entre Piqué y Puyol y que tuvo, hasta el minuto fatídico de la lesión, a un Messi endemoniado, imparable, desatado, generoso, solidario, memorable.

Messi jugo un partido 10 puntos. “Ya dejó de ser un nene”, decían cerca de mi asiento. “Ya se lo ve mayor”, se oía mas alla. “Es un as, mira cómo juega, por favor”. Los adjetivos calificativos, las
expresiones de asombro, las opiniones sobre el 10 que como cataratas inundaban el aire de oraciones interminables eran infinitos. Casi podríamos sintetizarla en una inolvidable frase de Joan Manuel Serrat sobre ‘la Pulga’: “Es una caricia más que me hizo la Argentina.”

Enfrente un chaval de tan solo 19 años que, para mi, esa noche se consagro definitivamente. Ya no se puede hablar de casualidad, suerte o buena fortuna. Cuando a dos de los mejores goleadores del mundo, dos rompe-redes, dos rompe-récords, como son Messi y Villa, les tapas casi todo lo que te tiran, incluidos tiros al ángulo o un mano a mano contra el mejor del mundo, estamos en presencia de un crack. De Gea, salvo infortunio del destino o que suceda algo sumamente inesperado, está llamado a ser uno de los mejores porteros de la historia. Vean, si pueden, el segundo tiempo y entenderán de que les hablo.

De los otros 20 jugadores podríamos escribir mucho y bueno, pero Leo Messi y De Gea estuvieron varios escalones por encima del resto. Al Kun se lo vio fuera de ritmo, una pena; Piqué clavó un gol estilo Passarella; pecho y a la red. A lo ‘Kaiser’. Otra vez sensacionales Xavi y Dani Alves y muy bien en el Aleti Assunçao, que no brilla pero esta siempre ahi, un enorme jugador. Crece mucho Godín, e Iniesta tiene ese andar con el balón, que pareciera que no toca el cesped sino que lo sobrevuela. La ovacion a Iniesta de todo el estadio se está transformando ya en un rito de cada campo. Ese gol, esa Copa inmortales.

En los banquillos, dos técnicos jovenes, ganadores, elegantes y que jugaron un muy buen partido en las pizarras. Fue interesante ver los planteamientos, y cómo un equipo como el Barça puede reinventarse varias veces a lo largo de un partido.

Me llamo mucho la atencion la ubicacion de Busquets, en esa defensa que podía defender con cinco o atacar dejando sólo tres. Interesante. El clima dentro y fuera del campo, las gradas de gala, la gente que es la que en definitiva le da la vida al deporte más hermoso del mundo. Todos los condimentos para un broche de oro a un domingo de futbol sensacional. Salvo por esa entrada a Messi, esa lesión inoportuna.

Ese cielo estrellado, esa luna reflejandose sobre el Manzanares le daba la despedida a un gran partido entre dos enormes equipos y quedaba como testiga de la agridulce victoria del Barcelona y la
agridulce derrota del Aleti.

Esperemos que Leo vuelva pronto a los estadios; el fútbol, mientras, estará apenado y dolido por su ausencia. No todos los días se ven duendes como el en noches como esta.

Andy Stalman
Managing Director de Cato Partners

Noche de emociones y de reencuentro

Todos sabiamos de entrada que lo “amistoso” de este partido está sólo en el nombre. Cuando juegan estas dos selecciones la amistad está antes y después del partido, pero durante se juega a cara de perro. A ganar. La cantidad de tarjetas amarillas demuestran nuevamente la intensidad con que se jugó. A ganar. Argentina alineó […]


8 de septiembre de 2010 Andy Stalman - Sportyou

Todos sabiamos de entrada que lo “amistoso” de este partido está sólo en el nombre. Cuando juegan estas dos selecciones la amistad está antes y después del partido, pero durante se juega a cara de perro. A ganar. La cantidad de tarjetas amarillas demuestran nuevamente la intensidad con que se jugó. A ganar.

Argentina alineó todo lo que tenia. El ‘Checho’, enorme número 5 como jugador, campeón del Mundo en México’86, campeón olímpico en Pekín 2008 como DT, pobló el medio campo, su hábitat natural, con jugadores bien curtidos, que no sólo corren, muerden y marcan sino que también juegan con la pelota en el pie. Mascherano, Cambiasso y Banega. Éste último, aunque se fue desinflando y es de los nuevos, que bien se entiende con todos.

Estaba claro que sin importar el resultado, España seguiría siendo la campeona del Mundo, pero Argentina necesita reencontrarse con un triunfo contundente, sólido y festejar.

España reguló al inicio. Se reservó a varios jugadores importantes, y al director de orquesta, Xavi, que cada día juega mejor. En Argentina había ganas de ver, recibir y jugar contra el actual campeón del Mundo. En un horario extraño para un martes, las 17.00 hs, el Monumental estaban lleno.

El primer gol del partido fue a los 9 minutos. Arrancó Messi con potencia, busco una pared, siguió la jugada, y, tras casi 80 metros recorridos, se la tocó por encima a Pepe Reina. Messi hizo infinidad de goles así, incluso muchos mejores, más espectaculares. Pero hacerlo con la camiseta de Argentina, de local y ante España era una asignatura pendiente. Pareció un momento de esos que ponen al universo otra vez en equilibrio.

Villa, que sigue demostrando que triturará cualquier récord que se le ponga adelante, no hizo dos goles o tres porque la buena suerte no siempre está del lado del goleador. La suerte o eficacia, depende cómo se vea, sí estuvo del otro lado: cuatro llegadas en el primer tiempo, tres goles.

El partido fue duro, el césped daba la sensación de no estar en perfectas condiciones, y Argentina demostró que quiere recuperar el tiempo perdido.

Minuto 63. Messi arranca en el medio campo, empieza a desparramar jugadores, a acelerar y casi llegando al área española habilita sobre la izquierda a Di María, que entraba como un tren por la izquierda, que remata a la red. El línea cobró posición adelantada, pero qué jugada más intensa. El relator de TVE decía: “Este es el Messi del Barça”.

El gol de Llorente (que pedazo de 9) no suma ni resta méritos, pero pone un resultado más acorde con el trámite del partido.

En el minuto 89 mientras las 70.000 personas cantaban “Argentina es un sentimiento, no puedo parar”, Batista cambió a Messi por D’Alessandro, y todo el Monumental aplaudió al 10. Al minuto, en una jugada hilvanada por el recién ingresado, Di Maria y Heinze, el Kun (¡qué 2010 Kun!) cabeceó como enseñan en los manuales: de pique al piso y a contrapierna de Valdés (que minutos antes le había parado un tiro a Higuaín en una jugada magistral de Argentina, con taco incluido de Cambiasso). Golazo y 4 a 1, mientras la gente seguia “ole, ole ola, cada día te quiero más, oooooh Argentina, es un sentimiento…”.

La noche terminó con tres ganadores: Messi, que se reecontró consigo mismo vistiendo la celeste y blanca; la selección argentina, que se reencontró con el triunfo frente a un campeón del Mundo y ante su gente. Aunque amistoso, invita a ilusionar nuevamente al hincha. El tercer ganador fue esta enorme selección española que no sólo es una embajadora de lujo para su país sino que además se llevó el Premio Príncipe de Asturias. Como brillantemente tituló Sportyou ayer: “Reyes del Mundo, Príncipes de Asturias”. Todo el estadio agradeció tan ilustre visita y el partido terminó entre abrazos, risas e intercambio de camisetas.

Mientras el atardecer le daba paso a la noche en Buenos Aires, una luvia de fuegos artificiales iluminó el cielo porteño.

Argentina- España: el ‘amistoso’ del año

La primera vez que mi viejo me llevó a ver un partido de la Selección Argentina fue en el año 1977, en la cancha de River Plate, en un encuentro amistoso contra la entonces Yugoslavia. Era invierno y hacía muchísimo frío, pero para mí ir a la cancha a ver a la Selección y con […]


5 de septiembre de 2010 Andy Stalman - Sportyou

La primera vez que mi viejo me llevó a ver un partido de la Selección Argentina fue en el año 1977, en la cancha de River Plate, en un encuentro amistoso contra la entonces Yugoslavia. Era invierno y hacía muchísimo frío, pero para mí ir a la cancha a ver a la Selección y con mi viejo era un sueño.

Muchos años después (¡treinta y tres!) también yo llevé a mi hijo a ver a la Selección Argentina, esta vez en el Estadio Vicente Calderón, contra España. El resultado fue 2 a 1. El partido fue muy intenso y España demostró que sabe ganar este tipo de partidos. Messi, de penalti, hizo el tanto de la albiceleste, que jugó, apretó y dominó en la segunda parte. Sin embargo, cuando faltaban cinco minutos para que terminara el partido, España venció, con un penalti transformado por Xabi Alonso. España celebraba su centenario y fue una noche hermosa de fútbol en el campo y en las gradas. Como me dijo mi amigo Carlos tras el partido: “Cuando juegan Argentina y España, de amistoso, ná de ná.”

El próximo martes, 7 de septiembre, en territorio argentino, en el Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, se juega un nuevo Argentina España. La última vez que se eencontraron en Buenos Aires fue el 12 de octubre de 1974, hace nada más de 36 años. Se presenta como una maravillosa ocasión para ver frente a frente a las dos mejores constelaciones del fútbol actual, y estarán presentes 15 de los 20 mejores jugadores del mundo.

Desde el último encuentro en el Calderón, las dos selecciones han cambiado mucho. España es ahora campeona del Mundo y jugará su tercer partido con la estrella en el pecho. Argentina ya no tiene a Diego Maradona como DT y el equipo, aunque parecido en su formación, ha cambiado bastante.

Las dos selecciones tienen un denominador común: los jugadores del Barça. La columna vertebral de la ‘Roja’ es blaugrana: Piqué, Xavi, Villa… pero también lo es la de la albiceleste: Milito, Mascherano, Messi.

Messi acaba de cumplir sus primeros cinco años de historia con la Selección mayor. En el Mundial de Sudáfrica no pudo ser, pero este partido es una gran oportunidad para conectar con la hinchada argentina. Leo lo sabe y él puede y debe lograrlo.

Aunque llamemos “amistoso” a este partido, de amistoso no tendrá nada. Argentina quiere recuperar el crédito perdido y España debe revalidar en cada partido esa estrella recién adquirida que brilla por encima del escudo, del lado del corazón.

Este Argentina-España tiene todos los condimentos para que un martes cualquiera se transforme en un espectáculo irrepetible.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba