Archivo
21 de noviembre de 2017 21/11/17

Opinión

The Special Juan

Me reí cuando leí el comentario en tuiter y titular así la columna son solo las consecuencias. Bien lo merece la segunda parte que se marcó el sábado contra el Tottenham. Juan Mata fue algo especial que apareció cuatro veces contadas para remontar y seguir por el camino del triunfo. Sumando de tres en tres. El […]


21 de octubre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Me reí cuando leí el comentario en tuiter y titular así la columna son solo las consecuencias. Bien lo merece la segunda parte que se marcó el sábado contra el Tottenham. Juan Mata fue algo especial que apareció cuatro veces contadas para remontar y seguir por el camino del triunfo. Sumando de tres en tres. El asturiano marcó dos, los que dieron la vuelta al marcador, y dio el último, el que cerraba el partido. El Chelsea lleva 22 de 24 puntos posibles y no hay equipo que hasta la fecha pueda seguir su ritmo.

Mata no está siendo el mejor del Chelsea en esta temporada. De hecho, sería bastante complicado destacar a uno de los blues por encima del resto. Quizás Oscar puede estar arriba en esta lista, tan alto como estaría Hazard si solo contásemos los tres primeros partidos del belga. Así que, visto lo visto, aunque Mata no sea el mejor de forma destacada tampoco se puede afirmar con rotundidad que no está al mismo nivel de los más altos.

Luego piensas en las convocatorias de España y te preguntas que por qué no cabe. Tiene mala suerte de convivir con quien convive, te respondes. O al menos eso es lo que prefieres pensar.

Hace algunos meses también utilicé a Mata como protagonista del artículo. La única diferencia es que por aquel momento el español era con bastante diferencia lo más bonito del equipo. No es que hoy no lo sea, hay diversidad de opiniones, pero tiene más competencia. Ahora, después de su actuación frente al Tottenham, esperamos que siga en la misma línea.

Consulta la clasificación de la Premier League

Temas relacionados: , ,

La portería de De Gea

En las dos temporadas que lleva David de Gea en Inglaterra ya han sido dos rachas de partidos en las que no ha sido indiscutible. La primera de ellas fue el año pasado, cuando tras un inicio irregular alternó titularidad y banquillo hasta el mes de enero. Una vuelta entera sin que Sir Alex Ferguson […]


14 de octubre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

En las dos temporadas que lleva David de Gea en Inglaterra ya han sido dos rachas de partidos en las que no ha sido indiscutible. La primera de ellas fue el año pasado, cuando tras un inicio irregular alternó titularidad y banquillo hasta el mes de enero. Una vuelta entera sin que Sir Alex Ferguson tuviese la confianza plena en él, aunque terminó el curso siendo un fijo. La segunda racha ha sido en este mes de septiembre, ya que Anders Lindegaard disputó todos los encuentros del Manchester United en la Premier League. De Gea los vio desde el banquillo.

Pero ha empezado octubre y el meta español ha vuelto al once titular. Los problemas siguen siendo los mismos que cuando se marchó del Atlético de Madrid: los balones aéreos. Los equipos rivales conocen su defecto y en cada partido colocan a un jugador pegado a él, en el área pequeña, en cada córner o falta que cuelgan a la olla. Ahí sufre, como ya se pudo comprobar el día del Everton. Todavía no se impone contundentemente en ese tipo de jugadas.

Sin embargo, David de Gea da puntos. El ejemplo más claro fue en la segunda jornada de la Champions League, donde el Manchester United visitó al Cluj rumano. Ganaron 1-2 con varias acciones de mucho mérito del español gracias al uso de sus sobresalientes reflejos.

La impresión que tengo, por lo que puedo leer a periodistas y aficionados del Manchester United, es que están dispuestos a sufrir las debilidades de De Gea siempre que él sea titular, pues confían en que su futuro sea mucho más esperanzador y dominador que el de su compañero Lindegaard, seis años mayor que el español. El propio de Gea, en una entrevista en Marcador Internacional, comentó al respecto: “Saben que soy joven, que tengo que ir poco a poco”.

Los 20 millones de euros que pagaron los ingleses por David de Gea bien merecen una espera.

Suso se hace un hueco

Hace siete días debutó contra todo pronóstico en el descanso de un Liverpool-Manchester United en Anfield, salió desde el banquillo y dejó un sabor muy positivo a pesar de la derrota del equipo con un jugador menos. El miércoles pasado protagonizó la jugada del segundo gol de Sahin en la copa de la liga frente […]


30 de septiembre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Hace siete días debutó contra todo pronóstico en el descanso de un Liverpool-Manchester United en Anfield, salió desde el banquillo y dejó un sabor muy positivo a pesar de la derrota del equipo con un jugador menos. El miércoles pasado protagonizó la jugada del segundo gol de Sahin en la copa de la liga frente al West Brom, consiguiendo así la remontada y el pase a la siguiente ronda. Y el sábado, Suso Fernández fue titular en la Premier League por primera vez en su corta carrera como futbolista. Para el gaditano no será fácil de olvidar esta semana.

Suso todavía no ha cumplido los 19 años pero no ha sido hasta la llegada de Rodgers cuando ha tenido una oportunidad. Un habitual de los partidos de reservas, el español era el mediapunta titular del equipo. Hizo la pretemporada con los mayores… y completó el salto “gracias” a estar sancionado con el conjunto sub 21. En apenas tres ratitos y varios destellos, Suso entró en el once contra el Norwich.

En el actual Liverpool no juega de mediapunta porque no existe esa posición en el esquema base de 4-3-3 que maneja Rodgers. De momento parte desde el extremo diestro (Norwich) o zurdo (Man Utd), aunque también ha probado a jugar por delante del mediocentro (Young Boys).

Su aterrizaje en el primer equipo se ha dado por dos circunstancias. La primera y más importante es por el proceso de rejuvenecimiento que se está dando en la plantilla. Un ejemplo de ello es que varios de los compañeros del año pasado con los que compartía partidos en el equipo reservas (Sterling, Wisdom o incluso Morgan) ya han actuado en el Liverpool con plenos poderes. Ninguno de ellos ha alcanzado los 20 años y ya son tenidos en cuenta. La segunda es que Rodgers aplica eso de que “no importa la edad si el jugador vale”, frase que utilizan muchos pero que no todos ponen en práctica. Esto lo ejemplifica la media de edad contra el Norwich: 24’4 años contando a gente como Gerrard (32), Reina (30) o Glen Johnson (28).

Suso ha encontrado un técnico que le dará tiempo y está en un equipo con vistas a crecer. Aunque le faltan por mejorar algunos aspectos básicos para triunfar en Inglaterra -intensidad, resistencia, sprints o sacrificio defensivo-, el talento allí lo adoran. Y a Suso de eso le sobra.

Temas relacionados: ,

Silencioso Arteta

Lista de temas que se han tratado en el Arsenal desde el final de la temporada pasada hasta el día de hoy: la no renovación y posterior salida de Van Persie al Manchester United, el fichaje de Alex Song por el Barcelona poco después, las contrataciones de Podolski, Giroud y, sobre todo, Santi Cazorla, la […]


23 de septiembre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Lista de temas que se han tratado en el Arsenal desde el final de la temporada pasada hasta el día de hoy: la no renovación y posterior salida de Van Persie al Manchester United, el fichaje de Alex Song por el Barcelona poco después, las contrataciones de Podolski, Giroud y, sobre todo, Santi Cazorla, la eterna lesión de Jack Wilshere, la posibilidad de que Wenger renueve o no su contrato que termina en 2014… pero Mikel Arteta no ha cumplido los requisitos para ser actualidad en estos meses. Ahora ya sí, sin duda, después de cuatro jornadas disputadas en liga, porque para una gran mayoría está siendo el mejor jugador gunner hasta ahora.

En su primer año en el Arsenal ya tuvo un papel muy destacado. Doce meses más tarde ha cambiado mucho el panorama, así como sus compañeros. Su pareja en el centro del campo, ante la falta de Song, ha pasado a ser el francés Diaby. Sin embargo, es Arteta quien equilibra al equipo en cada jugada, quien da salida a la pelota y quien sube menos al ataque.

Arteta es la balanza y la calma mientras que Cazorla, que se ha llevado muchos más titulares en todo este tiempo, es ese elemento punzante que le está dando las victorias al Arsenal. Por si fuera poco, en esta semana han recibido la mejor noticia en el último año: Wilshere ha vuelto a entrenarse con normalidad tras más de un año de baja. En el recuerdo queda su temporada 2010-2011, su eliminatoria contra el Barcelona y demasiadas cosas buenas que no se han diluido en todo este tiempo que ha durado su lesión. Uno piensa en poder juntar a los tres en una alineación titular y se ilusiona con facilidad. En toda esta historia Arteta seguirá sin ser la mayor noticia del Arsenal, pero el Arsenal quizás no estaría así si Arteta no jugase en el equipo.

Javi García y los fichajes inventados

La única manera que tiene el Manchester City de mejorar su plantilla, tal y como ha pedido Mancini una y otra vez a pesar de los cinco jugadores que llegaron nuevos en verano, es que se inventen un nuevo futbolista y lo fichen. No les queda otra, porque los pocos que mejorarían al equipo citizen […]


16 de septiembre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

La única manera que tiene el Manchester City de mejorar su plantilla, tal y como ha pedido Mancini una y otra vez a pesar de los cinco jugadores que llegaron nuevos en verano, es que se inventen un nuevo futbolista y lo fichen. No les queda otra, porque los pocos que mejorarían al equipo citizen están lejos de su alcance. Son imposibles. Donde el City es mejorable, si es que realmente lo es, el mercado de fichajes no ofrece nada superior a lo que tiene.

Uno de los cinco nuevos que llegó sobre la bocina fue Javi García. Salió hace varios años del Real Madrid y, tras tres temporadas en el Benfica, alcanza ahora su mayor reto como futbolista. Como en cualquier posición de la plantilla, el Manchester City tiene un ejército de futbolistas para competir el puesto. Tras deshacerse del holandés De Jong, los skyblues, que siempre juegan con dos jugadores en el centro del campo, cuentan con Yayá Touré, Jack Rodwell, Gareth Barry y el español. Aunque a veces Yayá se adelanta hasta la mediapunta, Javi García puede hacerse con un hueco en el once titular.

Después de haber ganado la liga el año pasado y la copa el curso anterior, el Manchester City no puede permitirse el lujo de sacar a pasear los millones y caer a las primeras de cambio en competiciones europeas. En la nómina de candidatos a la Champions League, además de los de la temporada pasada, aparece el City y no se puede bajar del tren. De momento empiezan en el Santiago Bernabéu, donde regresará Javi García, y después de fichar todo lo existente menos lo inventado no deben faltar muchas excusas en el repertorio para argumentar otro tropiezo.

Temas relacionados: ,

La puerta de atrás

Cuando llegan casi todos se va él. Casi desde el anonimato para el resto de españoles, Andrea Orlandi ha dejado el Swansea. Ahora que aterrizan Michu, Chico o Pablo Hernández acompañados de un ejército de seguidores y aficionados al club galés, cada cual más fiel y sentimental, los que pusieron la primera piedra van quedándose […]


9 de septiembre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Cuando llegan casi todos se va él.

Casi desde el anonimato para el resto de españoles, Andrea Orlandi ha dejado el Swansea. Ahora que aterrizan Michu, Chico o Pablo Hernández acompañados de un ejército de seguidores y aficionados al club galés, cada cual más fiel y sentimental, los que pusieron la primera piedra van quedándose un pasito por atrás. No ha sido noticia su marcha sino la llegada del resto porque no era titular ni había destacado en la Liga BBVA, pero Orlandi llevaba en el equipo desde el año 2007, cuando a duras penas el Swansea ganaba partidos en tercera división. Apenas aguanta Ángel Rangel, y de qué manera, del grupo de españoles que se llevó consigo Roberto Martínez hace más de un lustro.

Su destino es conocido para muchos, el Brighton and Hove Albion de segunda división inglesa, equipo que la mayoría conocerá por ser el que ha dado cobijo a Vicente o Bruno, ambos llegados del Valencia. Aunque también están ahí Iñigo Calderón, lateral derecho, David López, venido del Athletic, o el entrenador Gustavo Poyet. El año pasado, recién ascendidos, fueron una de las sensaciones del campeonato y en esta temporada el salto a la Premier League es un objetivo algo más realista que hace doce meses.

Orlandi debió tener claro a la hora de marcharse que entre lesiones y poca continuidad su futuro no estaba en el máximo nivel. Incluso llegó a debutar con el Barcelona en un partido de liga. Ahora que se ha ido por la puerta de atrás del Swansea, al menos ha querido seguir relacionado con españoles. En el Brighton los ha encontrado, en Inglaterra lo aceptaron hace ya muchos años y su zurda quiere seguir teniendo oportunidades para lucir.

Temas relacionados: , , ,

Granero en Londres

A Esteban Granero le pega vivir en Londres. Podrá leer sus libros, escuchar su musica británica acompañada de sus cafés bajo la lluvia, calles llenas de gente, tiendas, rincones escondidos, frío y bufandas. Todo poético y elegante, como día tras día desvela en su cuenta de tuiter. Lo que viene siendo un partidazo. Además jugará […]


2 de septiembre de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

A Esteban Granero le pega vivir en Londres.

Podrá leer sus libros, escuchar su musica británica acompañada de sus cafés bajo la lluvia, calles llenas de gente, tiendas, rincones escondidos, frío y bufandas. Todo poético y elegante, como día tras día desvela en su cuenta de tuiter. Lo que viene siendo un partidazo. Además jugará al fútbol, algo que no pudieron garantizarle en el Real Madrid. Porque en Londres, concretamente en el histórico Queens Park Rangers, le tienen preparado un buen plan para poder jugar.

Dijo en su primera entrevista oficial que, en cuanto habló con Mark Hughes (entrenador) y Tony Fernandes (propietario), le convencieron para ir allí. Sí, convencido, como han hecho con los otros once que han fichado. Once nuevos. Once. Desde futbolistas de veinte años hasta otros que comenzaron con su carrera el siglo pasado, ni más ni menos. Con el tiempo, uno entiende lo que dijo Granero al firmar su contrato de que “el proyecto no tiene límites”. Pero ninguno.

Es la segunda temporada consecutiva del Queens Park Rangers en la Premier League después de haber sorteado con mejor o peor cintura tiempos complicados con Fabio Briatore al mando estando en segunda división. El año pasado miraron frente a frente al descenso y se libraron del drama absoluto en la tarde de las tardes. Pero en este curso, con sus once (on-ce) nuevos guerreros en una plantilla bastante mejorada, no deben sufrir por mantenerse. De hecho, cualquier amago de sufrimiento en la clasificación será síntoma de mala campaña.

Y allí llega Esteban Granero, que tendrá la titularidad a su alcance y disfrutará de minutos cada semana. El centro del campo será suyo, jugará de interior e incluso puede tener el papel, cuando se adapte, de liderar a los suyos. Un jugador del Real Madrid, tenido en buena estima, que llega al QPR. En Loftus Road no se han visto en una igual desde hace bastante tiempo.

En definitiva, que somos muy de Granero y seguiremos con atención sus pasos en Londres.

Negocio con Sahin

Las negociaciones en las oficinas del Liverpool seguro que son apasionantes: – ¿Cuánto vale este jugador? – Pedimos 10 millones por él. – Vale. Toma 20 y hay pacto. – Como quieras. Tirando un poco de imaginación, no extrañan las cifras que se han pagado en los últimos años por los nuevos jugadores que llegan […]


26 de agosto de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Las negociaciones en las oficinas del Liverpool seguro que son apasionantes:

– ¿Cuánto vale este jugador?

– Pedimos 10 millones por él.

– Vale. Toma 20 y hay pacto.

– Como quieras.

Tirando un poco de imaginación, no extrañan las cifras que se han pagado en los últimos años por los nuevos jugadores que llegan a Anfield. Se pueden mencionar los 40 millones de Carroll, los 20 de Henderson y Aquilani, los 18 de Downing y Babel, etc. Pero esos futbolistas llegaban con su contratito corriente con sus 4 años de duración, por lo que tienen cierta excusa.

Luego está el caso de Nuri Sahin, que llega como cedido a cambio de 5 millones de libras (poco más de 6 millones de euros) más una parte del sueldo (se dice que el 70%, aunque otros apuntan que es el 100%), lo que se traduce en un préstamo de casi 10 kilos que supera el precio total de, por ejemplo, la compra de Daniel Agger en 2006, quien ahora es una pieza indiscutible en el Liverpool y por el que muchos equipos se pegan manejando cifras que superan los 20 millones.

Vamos, que el Real Madrid ha hecho un negociazo. El Arsenal se quedó sin el turco porque, primero, ofrecía menos cantidad por la cesión (unos 2 o 3 millones de libras) y, segundo, porque quería incluir en la operación una cláusula de compra y se la negaron. Porque Wenger tuvo la operación en sus manos, pero la desecharon. Algo, por otra parte, totalmente lógico.

Ahora bien, si apartamos las cuentas de la vista y nos fijamos en lo que Sahin se encuentra en el Liverpool es como para sacar una sonrisa. Por tipo de fútbol, por cualidades de sus compañeros y por opciones de titularidad. Después de ese desembolso, otra cosa quizás no, pero a Sahin le van a sobrar minutos en el campo. Rodgers tendrá que pensar la combinación para juntarlo con Lucas, Joe Allen y Gerrard, pero todo suena demasiado bonito. Aunque sea por un año.

Por lo pronto, a la afición ya la ha conquistado al confesar en su primera entrevista oficial que estuvo en la final de Estambul, un evento mágico e histórico para el Liverpool. Si Nuri Sahin demuestra tener la misma cintura en el campo, se espera una buena e ilusionante temporada. Una, sólo una, porque ya sabemos que su regreso estaría difícil… y más aún si para conseguir su hipotética vuelta hay que volver a sentarse a negociar en las oficinas, porque ahí ya sí que desplumarían las instalaciones y las finanzas del Liverpool.

Temas relacionados: , ,

Michu y Song, para dos portadas

Las noticias se han separado en poco más de media hora. La primera, el exitoso y goleador debut de Michu en la Premier League. El ex del Rayo ha anotado los dos primeros tantos del Swansea (5-0 contra el QPR) y los galeses se colocan al frente de la clasificación. La segunda, la contratación de Alex […]


18 de agosto de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Las noticias se han separado en poco más de media hora. La primera, el exitoso y goleador debut de Michu en la Premier League. El ex del Rayo ha anotado los dos primeros tantos del Swansea (5-0 contra el QPR) y los galeses se colocan al frente de la clasificación. La segunda, la contratación de Alex Song por el Barcelona a cambio de 19 millones. Tienen poco que ver el uno con el otro, más allá de que el domingo compartirán portadas, pero hoy les toca repartirse titulares.

Michu. Cuando Vallecas se despidió de su máximo goleador por apenas 2 millones, a todo el mundo le pareció una cantidad irrisoria, pero la mayoría opinaba que Inglaterra era un destino perfecto. Luchador, tan potente como había demostrado, Laudrup se frotaba las manos con su nuevo fichaje. De momento ya están emocionados: “Magic man”, escribe el Daily Mail. Un doblete (el segundo gol merece mucho la pena) lo coloca al frente de la tabla de goleadores y coloca líder al Swansea. Ha empezado todo muy bonito para el español, pero no todas las semanas serán tan plácidas.

Song. Su traspaso no pilla por sorpresa. Cuando he escuchado hablar sobre él encuentro ciertas dudas. Entiendo que las dudas son sobre su acomodo en el Barcelona, no sobre él como futbolista. Porque el precio que han pagado por él es, como mínimo, coherente. Aunque el Arsenal podía haber sacado más -se trata de uno de los mejores futbolistas de la competición durante el curso pasado-, pero Song quería salir. Como también Van Persie. 50 millones de euros dejan entre ambos, por los 40 que han invertido en Cazorla, Podolski y Giroud. Por lo pronto, Wenger ha querido suavizar la venta del camerunés: “Tenemos a Wilshere que volverá (ojalá pronto, espero), a Diaby, también Rosicky y quizás fichemos a alguien más (huele a Sahin)”.

Temas relacionados: , , ,

Laudrup españoliza al Swansea

Es como si en el Swansea se hayan querido poner más guapos para recibir a todos los nuevos. Y no están siendo pocos. El día anterior de la confirmación del fichaje de Michu, el club galés estrenó página web oficial. Menos de 24 horas más tarde, el ex del Rayo era la primera noticia en […]


22 de julio de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Es como si en el Swansea se hayan querido poner más guapos para recibir a todos los nuevos. Y no están siendo pocos. El día anterior de la confirmación del fichaje de Michu, el club galés estrenó página web oficial. Menos de 24 horas más tarde, el ex del Rayo era la primera noticia en el remozado site del equipo de la Premier League. Michael Laudrup se ha empeñado en pintar a los galeses lo más parecido posible a los equipos españoles y Michu se une a Chico y De Guzmán, los tres con pasado en la Liga BBVA. Tampoco parece que haya terminado, pues siguen rumores sobre nuevas incorporaciones… y sobre alguna posible baja. El caso es que las primeras semanas de Laudrup en el Swansea no me están transmitiendo buenas sensaciones, aunque aún es pronto para tachar o elogiar su trabajo.

El día de su presentación, el técnico danés reconoció no saber qué equipo era el Swansea cuando le ofertaron el puesto. Sin entrar a valorar lo que eso supone para alguien nuevo, cabe explicar que conocer la trayectoria del Swansea en los últimos 5 años es algo esencial para entender dónde están hoy en día. De tercera a primera en cuatro años. Roberto Martínez puso la primera piedra y expandió el nombre del club, Paulo Sousa no pudo con el proyecto y Brendan Rodgers lo llevó y lo consagró en la Premier League. Todos con un patrón común, con la misma base del equipo y con pequeñas diferencias entre ellos. ¿Cómo ha afrontado Laudrup estos días? Renovando sin parar la plantilla con gente que conoce de su etapa en España.

El Swansea, en su primer año en la máxima categoría, no sólo se salvó con holgura sino que fue una de las revelaciones del año por el buen fútbol que practicó. Exhibiciones como las victorias ante el Manchester City o el Arsenal retumbaron en la prensa del país. Las diferencias en esta temporada son, sobre todo, dos. La primera es que han perdido a su antiguo técnico, Rodgers, que fichó por el Liverpool tras el buen sabor de boca que había dejado en la Premier League. La segunda es que, si al principio del año pasado eran la sorpresa, ahora ya no lo son y los rivales se enfrentan a ellos sabiendo cómo tienen que pararlos. Como dato, terminaron buena parte de sus encuentros con más del 70% de posesión y, lo que es más importante todavía, convirtiéndola en puntos y victorias.

Laudrup tiene ante sí el reto de no bajar el listón, algo complicado visto el historial. El equipo defendía con balón; sin pelota no eran nada. Es decir, que si no la tenían eran muy vulnerables, pero mucho, de ahí que se entienda el fichaje de Chico o cualquier refuerzo defensivo. Habrá que ver cómo afronta las bajas (Gylfi Sigurdsson, tras un buen rendimiento en los meses que estuvo como cedido, y posiblemente alguno más de sus jugadores clave, quizás Joe Allen) y si pone en marcha el potencial ofensivo que el Swansea ha demostrado que tiene.

Lo que está claro es que, si antes eran un equipo apetecible, ahora tienen el añadido extra de ver si un técnico como Laudrup, que desde su eurotemporada en el Getafe no se ha visto en una igual, está capacitado para superar las expectativas y no se queda a medio camino. De momento soy cauto y algo pesimista, pero tiene mimbres y tiempo.

El disfraz de Wiggins

Como solía hacerse en aquel programa llamado “Lluvia de estrellas”, donde en un trago de agua te convertían en tu propio ídolo, se me ocurren transformaciones drásticas de la noche a la mañana. Una de las que más me llamó la atención durante mi infancia fue la que cambió a Rosa, la famosa Rosa de […]


8 de julio de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Como solía hacerse en aquel programa llamado “Lluvia de estrellas”, donde en un trago de agua te convertían en tu propio ídolo, se me ocurren transformaciones drásticas de la noche a la mañana. Una de las que más me llamó la atención durante mi infancia fue la que cambió a Rosa, la famosa Rosa de Operación Triunfo, para que prácticamente consiguiese entrar de cabeza por un vaso de cubata. Se quitó unos kilos de encima y casi era irreconocible. Otra sorprendente es la de Kevin Keegan, que obró el milagro de hacer desaparecer su melena morena rizada por un pelo corto canoso en cuestión de unos años. Cambios tan radicales e incomprensibles como aquellos que ocurren durante el tiempo de vacaciones, cuando en los meses que te marchas de casa se te olvidan los rincones donde guardabas tus secretos.

En pleno mes de julio, tiempo de descanso y siestas para algunos, de Tour de Francia y emoción para otros, se dio hace unos años una transformación que casi nadie pensaba. Bradley Wiggins pasó de quedarse cortado en los puentes a subir con los primeros en los puertos más exigentes. En un visto y no visto se plantó a un minuto del podio en 2009, sólo superado por Contador, Andy Schleck y Armstrong. Como quien pasa de vestir calaveras a ponerse un polo rosa de marca, el británico se presentó ante los favoritos como un rival a batir.

La Vuelta de 2011 confirmó todas las sospechas y, después de ser tercero tras Juanjo Cobo y su compañero Chris Froome, nos hemos plantado en el Tour de 2012 con Wiggins como máximo candidato a la victoria final. Cierto es que los más de 100 kilómetros contra el crono juegan a su favor, más especialista que cualquiera de sus contrincantes, pero salvo Evans, Nibali o el propio Froome no son muchos los que puedan presumir de tener fuerzas para dejarlo atrás cuando el panorama se empina y las cuestas llevan dirección al cielo.

Con el amarrillo en su maillot, Wiggins ya no tiene ciclistas encima de él en la clasificación general. Lo que sí le quedan son puertos y etapas. A ver si hay alguien que le quita el disfraz de vueltómano… si es que alguien sigue creyendo que es un disfraz.

Temas relacionados: ,

El central de la Euro

Cuando eres pequeño y escuchas con interés las historias de tu abuelo y tu padre sobre los partidos de fútbol que ellos vivieron en el pasado, siempre te queda la duda de si de verdad era todo tan cierto como decían. Que si el partido de aquel delantero fue tan magnífico, que si aquella eliminatoria […]


1 de julio de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Cuando eres pequeño y escuchas con interés las historias de tu abuelo y tu padre sobre los partidos de fútbol que ellos vivieron en el pasado, siempre te queda la duda de si de verdad era todo tan cierto como decían. Que si el partido de aquel delantero fue tan magnífico, que si aquella eliminatoria copera fue tan emocionante o que si aquella temporada estuvo tan igualada. Supongo que cuando llegamos a esa fase todos terminamos exagerando, pero el recuerdo de los grandes momentos siempre se magnifica.

Desde hace unos días tengo bastante claro que cuando me llegue ese día en el que tenga que hacer valer mi experiencia con un niño pequeño -pobre de él- a la hora de hablar de defensas, el partido de Sergio Ramos contra Portugal tendrá protagonismo. Imagino que hablaré de él como uno de los mejores encuentros que le he visto a un central en mucho tiempo, explicaré que gracias a él una selección pudo aguantar sin recibir goles y que su Eurocopa de Ucrania y Polonia está siendo para enmarcar cuando algunos meses antes donde jugaba era en el lateral derecho. Seguro que tampoco me olvido de mencionar su penalti.

En el supuesto de que yo tuviese que hacer un once ideal de la Eurocopa que hoy toca a su fin, colocaría dos piezas sin tener ninguna duda. Una es la de Pirlo, que menuda competición está cuajando. La otra, por supuesto, la de Sergio Ramos, que tiene ante sí otro título que levantar y, encima, otro partido en el que hacer historia.

Temas relacionados: ,

Drogba, ¿y ahora qué?

Ya está. Ocho años han pasado desde su fichaje. Por fin puede respirar tranquilo. Ni la Premier, ni las copas, ni nada parecido. Didier Drogba ha levantado la Champions League con el Chelsea y ya no tiene deuda alguna con el club de Londres. Lo ha hecho gracias a una actuación sin calificativos contra el […]


20 de mayo de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Ya está. Ocho años han pasado desde su fichaje. Por fin puede respirar tranquilo. Ni la Premier, ni las copas, ni nada parecido. Didier Drogba ha levantado la Champions League con el Chelsea y ya no tiene deuda alguna con el club de Londres. Lo ha hecho gracias a una actuación sin calificativos contra el Barcelona y a un papel de protagonista contra el Bayern. Difícil imaginar una situación tan perfecta. El héroe. El delantero de un proyecto que nació hace varias temporadas, comandado por Lampard y Terry, pero que tenía en el marfileño ese punto de terror hacia su rival. Drogba es puro miedo, es amenaza.

Cuando parecía que el fichaje de Torres lo iba a llevar a un segundo plano, Drogba y el mal momento del español devolvieron al once del Chelsea a la titularidad. El trofeo más deseado ha llegado cuando menos lo esperaban y, una vez cumplido el objetivo, queda mirar hacia el futuro. Hacia un futuro que ya no puede mejorar pero al que todavía le quedan goles que marcar. La pregunta es: ¿Dónde lo hará?

Tiene poco sentido que Drogba siga ligado al Chelsea. La misión ya ha sido finalizada y la reconstrucción, que en un principio fue pensada para hacerse con Villas-Boas, se hará un año más tarde. Hay un punto trascendental que añadir con respecto a la salida de Drogba: termina contrato este año. Eso se traduce en que su salida, una vez hemos comprendido que Drogba y Chelsea ya han llegado a su punto más alto, es totalmente factible. Ahora bien, ¿destinos? Candidatos no van a faltar, a pesar de sus 34 años. Y para volver a jugar en Europa, seguro.

Temas relacionados: ,

Un título con cuentas pendientes

Han tenido problemas de vestuario, como cuando Tévez se negó a jugar o cuando Balotelli decidió hacer la última de sus fechorías. Han tenido problemas de rendimiento, como cuando fueron eliminados de la Champions League y, después, de la Europa League. Han tenido problemas de fútbol, como cuando Silva dejó de ser Silva y el […]


13 de mayo de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Han tenido problemas de vestuario, como cuando Tévez se negó a jugar o cuando Balotelli decidió hacer la última de sus fechorías. Han tenido problemas de rendimiento, como cuando fueron eliminados de la Champions League y, después, de la Europa League. Han tenido problemas de fútbol, como cuando Silva dejó de ser Silva y el Manchester City desperdició su ventaja de puntos. Incluso han tenido problemas en el banquillo, con un Mancini muy cuestionado en algunos sectores por su modus operandi. Pero al final los citizens se han hecho con el título de liga por ser los mejores al principio y al final del campeonato. Curiosamente, las dos mejores etapas del Kun Agüero en el equipo inglés, el futbolista que ha conseguido sostener todo el año al Manchester City.

Por mucho que hayan conseguido ganar la Premier League, la temporada sigue dejando un sabor agridulce. Primero y menos importante, porque cuando empezaron apabullando a cualquier rival nadie pensaba que fueran a ceder el primer puesto como lo cedieron, tras varios malos resultados en marzo. Supieron levantarse y vencieron en el duelo directo contra el Manchester United, el que les dejaba todo a favor (no el mítico 1-6, que también lo ganaron). Y segundo, pero muy importante, el hecho de que hayan vuelto a fracasar, por segundo curso consecutivo, en su aventura europea. El año pasado cayeron contra el Dinamo de Kiev y en esta ocasión ha sido contra el Sporting de Portugal. Dos veces han hincado las rodillas en la Europa League. Y ahí está el problema, porque el millonario proyecto citizen está destinado a un escalón mayor.

Sería demasiado conformista catalogar el año del Manchester City como “muy bueno”. Llegar a ese nivel es la misión que tienen Mancini y los suyos para el tercer año real del proyecto, ahora ya sin ninguna cuenta pendiente sobre la que excusarse (en 2010 perdieron la Premier League pero se consolaron con la FA Cup y en 2011 no triunfaron en Europa pero se consolaron con la Premier League). Volverán a reforzarse y puede que den salida a los que se han visto relegados a un papel secundario en distintos tramos de la temporada (casos de Dzeko o Balotelli), pero de lo que no queda ninguna duda es de que el City no puede permitirse el lujo de volver a naufragar en Europa.

El primer título

Fernando Torres no disputó ni un solo minuto en la final. Vio todo el encuentro desde el banquillo. En las semifinales entró a falta de menos de diez minutos, cuando el encuentro estaba más que sentenciado debido a que Drogba, su competidor por un puesto, había decidido con antelación. Hay que retroceder hasta los cuartos […]


6 de mayo de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Fernando Torres no disputó ni un solo minuto en la final. Vio todo el encuentro desde el banquillo. En las semifinales entró a falta de menos de diez minutos, cuando el encuentro estaba más que sentenciado debido a que Drogba, su competidor por un puesto, había decidido con antelación. Hay que retroceder hasta los cuartos de final para encontrar los goles de Torres en la FA Cup, cuando hizo doblete. Es su mayor aportación al título, no excesiva, pero de la que se sintió muy partícipe en la celebración. Fue su primer título a nivel de clubes. Su recuperación en forma de juego y goles ha coincidido con la enésima explosión anotadora de Drogba, que ha hecho los goles más decisivos del Chelsea en los momentos más trascendentales del año (contra el Barcelona en Champions, en semifinales de la FA Cup y en la final), lo que ha relegado a Torres a una suplencia, por ahora, poco discutible.

Juan Mata es una historia distinta. El pequeño español es una base sobre la que se sustenta el Chelsea para solventar los objetivos más complicados. Empezó siendo extremo con Villas-Boas y, poco a poco, centró su posición. Ahora, con Di Matteo al frente, es el mediapunta del 4-2-3-1 del italiano, el faro por el que destrozan las defensas rivales. En la final contra el Liverpool volvió a ser decisivo, destrozando una y otra vez las espaldas de Spearing. Así, recibiendo en solitario con espacio por delante, nació el pase del primer gol. Mata vio el hueco, asistió a Ramires y tomaron ventaja. El ex del Valencia ha tenido un papel menos llamativo en encuentros como contra el Barcelona, donde la actitud de su equipo, ultra defensiva, le relegaba a un plano secundario. Pero cuando el Chelsea manda, Mata es imprescindible. En Wembley sumó su primer título como blue y ya mira directamente hacia la Champions League.

Temas relacionados: , ,

Día de partido

Hace años que ya no tengo esa sensación aunque, como cualquier joven que tiene su objetivo puesto en el partido del fin de semana, en su día sí que la tuve. Recuerdo lo largas que se hacían las clases en el colegio, cómo aprovechábamos el recreo para creernos nuevas promesas y lo mala que era […]


29 de abril de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Hace años que ya no tengo esa sensación aunque, como cualquier joven que tiene su objetivo puesto en el partido del fin de semana, en su día sí que la tuve. Recuerdo lo largas que se hacían las clases en el colegio, cómo aprovechábamos el recreo para creernos nuevas promesas y lo mala que era la tentación de no terminar los deberes para jugar el último partido de la tarde en la Play. El sábado jugaríamos en nuestra liga de Fútbol 7 contra los primeros, tendríamos unos 13 años y era el partido de la temporada. El decisivo. Todo lo que se hacía en los días previos estaba pensado en base a la mañana del sábado: charlar sobre los jugadores, comer pasta el día anterior (nunca supe las razones pero me decían que era lo correcto) y editar equipos en la consola con nuestros nombres y equipaciones. Nunca estaba de más quedar el viernes anterior para ultimar detalles y recordarle a tu amigo que no se le olvidaran las medias de turno. Ojalá no te tocase a ti pasar ese mal rato porque en el equipo siempre había alguien que se las dejaba en casa. Siempre.

En algún momento de la infancia todos hemos tenido un partido en el que hemos pensado durante toda una semana, un partido en el que hemos creído ser estrellas. Luego pasan los años y lo recuerdas con orgullo y una sonrisa, ves las fotos de aquel día e incluso los más afortunados guardan vídeos de los goles. Eran años bonitos, felices, inocentes, tiempo pasado.

Uno va creciendo y tiene que trasladar todas esas sensaciones del yo jugador al yo espectador. Reconozco que no es tan puro, que no es tan personal y que, ciertamente, es menos emocionante. Tú ya no eres el que calientas en el campo sino el que se abre el refresco en el salón, tú ya no eres quien se prepara la mochila con la ropa de jugar sino el que se pone la alarma para levantarse a tiempo y tú ya no eres el que se conjura en grupo un minuto antes del pitido inicial sino quien sintoniza con destreza el canal de televisión correspondiente. Pero se disfruta.

De alguna forma, lo que más me acerca a esas vivencias infantiles son los encuentros decisivos, los que sentencian campeonatos y los que dan títulos. Los partidos sobre los que piensas con días de antelación y en base a los que organizas tu plan del día. El mío del lunes ya está hecho y he avisado en mi casa que a las 21 horas no puedo cenar con ellos. Porque hay un Manchester City-Manchester United. Quiero creer que me van a entender… no es la primera vez.

Colosal Ramos

Tenía mucho que perder si fallaba en su cometido. El partido entero lo disputó con un ojo en el balón y el otro en el genio. Cada vez que el Barcelona tenía la pelota, un sublime Sergio Ramos se acercaba a Leo Messi hacia donde bajase a recibir. Intenso, concentrado y contundente. Si había espacio, […]


22 de abril de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

Tenía mucho que perder si fallaba en su cometido. El partido entero lo disputó con un ojo en el balón y el otro en el genio. Cada vez que el Barcelona tenía la pelota, un sublime Sergio Ramos se acercaba a Leo Messi hacia donde bajase a recibir. Intenso, concentrado y contundente. Si había espacio, anticipaba. Si no llegaba a la hora, obligaba a un pase rápido. Lo importante es que el argentino no girase y se mantuviera de espaldas; el objetivo era que Messi no tuviese tiempo. Durante toda la primera parte fue un duelo particular, decisivo, donde nadie más participaba. Era la misión final para consagrar a Ramos como el central del curso. La nota fue de sobresaliente.

Con el Real Madrid por delante en el marcador y los de Pep Guardiola con menos claridad ofensiva de la esperada, llegó un nuevo reto para Ramos: entró Alexis. El chileno sería el nuevo participante en su enfrentamiento contra Messi. Esto permitió retrasarse mucho al argentino, más de lo esperado, separarse del central madridista y poder comenzar su carrera en libertad, eso sí, con demasiados metros por recorrer, ya que Alexis reclamaría la atención de Ramos. En la primera oportunidad llegó el gol. Porque es Messi. Y Messi con espacios no falla. El argentino consiguió girarse con comodidad, aceleró y llegó a la frontal sin oposición. Luego, una sucesión de disparos y rebotes desembocó en el tanto del empate.

El partido terminó con el conocido resultado de 2-1 y con Sergio Ramos como candidato al MVP del mismo. Consiguió y supo cómo mantener a Leo Messi atado, cómo parar al jugador más decisivo que uno se pueda imaginar. Qué mejor triunfo para un futbolista con un desempeño defensivo. Lejos quedan sus años de lateral derecho y, con la Eurocopa a la vuelta de la esquina, nadie se plantea mover al madridista de su actual posición. Ha sido el central del año.

Temas relacionados: ,

Al menos ha vuelto Tévez

¿Qué hacer cuando Tévez se niega a salir al campo? ¿Qué hacer cuando un jugador lleva la contraria a su entrenador? ¿O qué hacer cuando el mejor futbolista de la Premier League del curso pasado rechaza salir como sustituto? Mancini lo tuvo claro: no volver a contar con Tévez. En una lucha de orgullo entre […]


15 de abril de 2012 Álvaro de Grado - Sportyou

¿Qué hacer cuando Tévez se niega a salir al campo? ¿Qué hacer cuando un jugador lleva la contraria a su entrenador? ¿O qué hacer cuando el mejor futbolista de la Premier League del curso pasado rechaza salir como sustituto? Mancini lo tuvo claro: no volver a contar con Tévez. En una lucha de orgullo entre ambos, el argentino terminó cediendo y pidió disculpas publicamente para volver a tener minutos. Su técnico las aceptó y lo trajo de vuelta a sus planes, pero quizás no pensaba que ‘El Apache’ volviese tan en serio. El delantero del Manchester City ha marcado cuatro goles (hattrick incluido) a su regreso y, desde que es titular, su equipo cuenta los partidos por victorias.

En todo este tiempo de ausencia han ocurrido demasiadas cosas: la baja forma de Silva, la inevitable irregularidad de Nasri, el enésimo capítulo de la incalificable vida de Balotelli o las paradas salvadoras de Hart. Tan sólo las actuaciones de Agüero seguían manteniendo al frente a un City que escuchaba bufar al United y que, finalmente, terminó cediendo a su empuje. Ahora están a dos puntos con un partido más, pero queda un duelo directo y cuatro jornadas por disputar.

El calendario del Manchester United es favorable, pero ahora que los de Mancini van por detrás de ellos en la clasificación es inevitable hacerse la pregunta de si con Tévez durante toda la temporada las cosas habrían marchado mejor. Bonito ejercicio de oportunismo, supongo, obviando que gran parte de la culpa la tiene el propio Tévez, pero la trayectoria del City este año (visto su rendimiento al volver) habría sido más devastadora con el argentino en el césped. Al menos ha vuelto.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba