Archivo
18 de agosto de 2018 18/08/18

Opinión

Opinión

Un ejército de creyentes


  • 04 de mayo
    de 2018
  • Iñaki Cano

No dejes de creer porque la verdad, más tarde o temprano, florecerá. Creyendo en uno mismo es posible que consigas que los demás te crean aunque nunca estén mirándote a los ojos ni te escuchen tan de cerca como tus jugadores. Diego Pablo Simeone ha cambiado al Atlético de Madrid. No sólo en el césped también en los despachos han sabido entender a ese ‘loco’ argentino que gane o pierda tiene encandilados a los rojiblancos del mundo.

Simeone gana desde el banquillo con la misma rabia, genio y competitividad que lo hacía en el campo. Es igual de agresivo como cuando luchaba como jugador y quienes reciben sus instrucciones saben que a él no le pueden engañar y si tienen que ir arrastras se arañan los codos y las rodillas intentando alcanzar la meta aunque a veces no tengan un premio final.

Con Simeone el Atlético de Madrid ha robado protagonismo a los todopoderosos FC Barcelona y Real Madrid. Lo que parecía imposible en el fútbol español y europeo: él hizo que su ejercito de seguidores creyeran que podría ser posible. Cierto es que pierde pero lo que antes duraba décadas o lustros, con Simeone en el banquillo cada año hay algo por lo que creer que en el siguiente envite a grande, si eres compañero de El Cholo, puedes llevar cuatro reyes para ganar la partida.

Así es el día a día de este Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone que jugará en Lyon una nueva final frente al Olympique de Marsella. ¿Preocupados? Simeone les dirá a su tropa: “Que se preocupen los franceses porque nosotros tenemos un equipo y un ejercito en la grada, que nunca dejará de creer. Por eso, si perdiésemos la final, que la infantería rojiblanca que nos apoya desde el graderío sepa que regresamos ‘muertos’ pero que al igual que ellos, nunca dejaremos de creer”.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba