Archivo
26 de Abril de 2017 26/04/17

General

El ataque de Guardiola contra el cerrojo de Simeone

Douglas Costa, del Bayern Munich

El Bayern de Múnich de Pep Guardiola ha vivido una constante evolución hasta acabar alcanzando la versión que hemos visto a lo largo de la temporada 2015/2016. El técnico español aterrizó en Múnich con la idea de copiar algunos conceptos básicos de su estilo de juego en el Fútbol Club Barcelona, y aunque es indiscutible […]


26 de Abril de 2016 David de la Peña - Sportyou

Douglas Costa, del Bayern Munich

El Bayern de Múnich de Pep Guardiola ha vivido una constante evolución hasta acabar alcanzando la versión que hemos visto a lo largo de la temporada 2015/2016. El técnico español aterrizó en Múnich con la idea de copiar algunos conceptos básicos de su estilo de juego en el Fútbol Club Barcelona, y aunque es indiscutible que logró instaurar ideas clave, la adaptación a la plantilla ha acabado construyendo un equipo que busca situaciones de remate y una forma de recuperar la pelota muy diferente.

En el Barça, Xavi, Iniesta y Messi marcaban las formas. El Barcelona acumulaba pases hasta que Leo podía generar la ventaja. En el Bayern la situación era radicalmente distinta. Nada más llegar a Alemania, Guardiola heredaba el equipo de Robben, Ribery y Thomas Müller, y en la evolución ofensiva mucho han tenido que ver estos tres nombres. La salida de balón ha sido innegociable -limpieza en los primeros pases para juntar al equipo arriba- pero en campo rival el concepto cambió: pelota a los extremos, desborde y envío al área. Con muchos matices, pero ese plan ofensivo es el que Guardiola ha perfeccionado en su periplo alemán.

Douglas Costa, Coman y los extremos

Robben y Ribery estaban adiestrados en la cal. Les gustaba recibir abiertos, regatear, y elegir entre finalizar con un disparo o acabar metiendo el balón en el corazón del área, donde -en la primera temporada- esperaban Müller o Mandzukic. El Bayern no podía tener el mismo ritmo de pases que aquel Barça -que recuperaba el balón al juntar muchos jugadores cerca de él en el campo rival tras desordenar al contrario con sus fluidas combinaciones- así que la alternativa que ideó Guardiola fue desbordar por fuera, centrar y si la jugada no acababa, recoger el rebote en la frontal del área y seguir atacando.

Robben y Ribery eran ideales para este proceder, pero en las últimas temporadas sus problemas de lesiones mermaron la capacidad competitiva del equipo. La solución fue doblar su perfil en la plantilla, y las llegadas de Douglas Costa y Coman han sido decisivas en este sentido. El extremo brasileño está siendo una de las sensaciones del curso, gracias a su velocidad y capacidad de desborde. Un martillo pilón cada vez que recibe la pelota en banda. Coman no es tan dañino, pero igualmente suma una enorme capacidad de regate.

En su día, Diego Pablo Simeone, en plena disputa de la Supercopa de España contra el Real Madrid, dijo que Ángel Di María “era el mejor jugador” del equipo blanco. Quizás el mensaje en clave era un “es el que más daño nos hace”. La férrea defensa rojiblanca tiene un perfil de futbolista contra el que le es más complicado enfrentarse: los regateadores. Por eso Di María desbarataba los planes colchoneros frente al Madrid. El Bayern tiene a Robben, Ribery, Douglas Costa y Coman. Es decir, de esos le sobran.

Lewandowski, Müller y Arturo Vidal

Thomas Müller es uno de los jugadores que mejor pueden potenciar una idea como esa. Un genio dentro del área, con capacidad de anticipación, lectura para encontrar posición de remate y con un instinto asesino para cazar rebotes. Guardiola le acompañó con Lewandowski en el segundo año -un rematador implacable- y ha cerrado el círculo con la llegada este verano de Arturo Vidal.

El jugador chileno es un centrocampista con una brutal capacidad de llegada al área rival, y con muy buen sentido del robo para proteger la frontal del área si tras el centro no hay remate y sí despeje. Indiscutiblemente, el Atlético de Madrid se ha mostrado como uno de los equipos más solventes del mundo en la defensa de su área, pero este Bayern, en concreto, tiene las mejores alternativas en plantilla y una idea ofensiva muy desarrollada más que capacitadas para hacerle daño.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba