SPORTYOU

Archivo
21 de octubre de 2021 21/10/21

General

Así se enteró Salva Ballesta de que el Celta no le quería

A primera hora de la mañana del lunes, Salva Ballesta cargó en su coche tres maletas y puso rumbo a Vigo. Allí, en los vestuarios de Balaídos, iba a ser el ayudante de Abel Resino, nuevo entrenador del Celta tras el despido de Paco Herrera. Abel ya se había reunido con el presidente, Carlos Mouriño. Todo […]


19 de febrero de 2013 Iñaki Cano - Sportyou

Así se enteró Salva Ballesta de que el Celta no le quería

A primera hora de la mañana del lunes, Salva Ballesta cargó en su coche tres maletas y puso rumbo a Vigo. Allí, en los vestuarios de Balaídos, iba a ser el ayudante de Abel Resino, nuevo entrenador del Celta tras el despido de Paco Herrera. Abel ya se había reunido con el presidente, Carlos Mouriño. Todo estaba decido y acordado para que ese tándem tratara de mantener a los vigueses en Primera División la próxima temporada y media.

Según explica el propio Salva, él estaba al volante cuando la noticia le pilló por sorpresa, a unos 100 kilómetros de Madrid. Sonó el teléfono móvil y su respuesta fue: “Ya voy, Abel, dame tiempo, que estoy a menos de una hora de Madrid. Esta tarde estaré allí”. Pero Abel no tenía prisa. Le pide que aparque en el primer área de servicios que pueda, porque el presidente quiere hablar con él: ha surgido un problema.

Mouriño toma el teléfono de manos de su entrenador recién contratado e intenta explicar la situación a Salva. Éste le escucha unos segundos y le interrumpe para decirle que no se preocupe, que no gaste ni un segundo más de su tiempo y que no intente aclararle lo inexplicable. Le desea suerte al Celta y aventura que tal vez en el futuro se vuelvan a encontrar. Le pide a Mourinho que le pase de nuevo con Abel, que sólo acierta a balbucearle que, para firmar, en el Celta le han puesto como condición que no le lleve como segundo. Ahí acabó la comunicación entre ambos. Pasadas las horas, el nuevo entrenador celeste aún no ha llamado al que iba a ser su segundo para explicarle lo sucedido con mayor tranquilidad.

Ballesta ya está en Málaga, deshaciendo unas maletas que había ido llenando de ilusión durante siete meses de trabajo junto a Abel, buscando un equipo que les quisiera a los dos juntos y que en el último instante le ha dejado «tirado», según Ballesta.

Volver arriba