Archivo
14 de diciembre de 2018 14/12/18

Opinión

Opinión

Asensio, un desafío para Solari


  • 15 de noviembre
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Marco Asensio se ha destapado con unas declaraciones, cuanto menos, inoportunas. Las ha hecho en la concentración de la Selección española de fútbol. Por cosas como estas, el Real Madrid dejó de hacer ruedas de prensa y entrevistas personalizadas hace ya mucho tiempo, y los periodistas deben buscar su momento en el tiempo de la selección, cuando la presión y vigilancia sobre el jugador baja. Las declaraciones de Asensio son culpa únicamente de Asensio y de la persona que estuviese con él.

Asensio dice que él no está para tirar del carro, que ya hay otros con más estatus que él para tirar. Este tipo de cosas suceden cuando no todos reman en el mismo sentido y cuando no todos arriman el hombro para empujar. Asensio ya maneja en su palmarés dos Champions League y una Liga. Con semejante tarjeta de presentación ¿quién va a tirar del carro? ¿Vinicius? ¿Reguilón? ¿Odriozola? Estos acaban de llegar, él ya lleva tres temporadas.

Las palabras de Asensio me han traído unas declaraciones de Luka Doncic. El esloveno, hace pocos días, dijo que cuando se lesionó Sergio Llull, la temporada pasada, él tuvo que dar un paso al frente y echarse el equipo a la espalda. Entiendo que no sería él solo, porque ahí estaban jugadores como Reyes, Ayón o Carroll, veteranos curtidos en mil batallas. Pero Doncic se echó el equipo a la espalda y el Madrid ganó Liga y la Euroliga. El año pasado Luka Doncic tenía dieciocho años. Asensio tiene veintidós.

Las palabras de Asensio me han llevado al año 1984, cuando el Real Madrid, ahora de fútbol, vagaba sin rumbo ni sentido por la Liga, por la Copa del Rey y por la Copa de la UEFA. En aquel año, un grupo de jugadores, capitaneados por Emilio Butragueño, dio la vuelta al equipo y tirando de él, con buen fútbol y goles, logró cinco ligas consecutivas. Butragueño tenía veinte años cuando debutó en Cádiz marcando dos goles. Asensio tiene veintidós.

No, yo no voy a matar a Asensio. Me parece un jugador extraordinario, con una pierna izquierda sensacional y que le ha dado grandes tardes y noches de satisfacción al madridismo. Pero sus palabras, aparte de fuera de lugar, denotan autocomplacencia. Entiendo que Asensio no quiso decir lo que dijo y bien haría en salir a la zona mixta lo antes posible para explicar sus declaraciones del carro. Ahí está uno de los grandes desafíos de Santiago Solari: recuperar a Asensio.

De todas formas, Santiago se debe de dar prisa, mucha prisa. Su compatriota, el pitoniso Maradona, ya ha vaticinado que no va a durar mucho en el cargo, por lo que debe darse mucha prisa si quiere llevar a buen puerto este reto que se le presenta en el horizonte. Dice Maradona que Solari no tiene espalda para semejante equipo. Él sí la tiene. Conviene recordar los equipos que ha entrenado Maradona en los últimos veinticuatro años: Deportivo Mandiyú, Racing Club, Selección de Argentina, Al Wasl, Al Fujaira y Dorados de Sinaloa. Todos ellos, sin duda, equipos de máximo nivel. Sin comentarios.

Solari tiene dos años y medio para demostrar que sí tiene espalda ancha para dirigir a semejante equipo. Y no solo eso. También para sacar del atolladero a jugadores como Asensio, Isco o Gareth Bale. Si Solari quiere ser campeón, además de a los otros jugadores, también debe tener enchufados y al cien por cien a estos tres. Son fundamentales.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba