SPORTYOU

Archivo
21 de febrero de 2020 21/02/20

Opinión

Opinión

Arrepentirse y triunfar


  • 08 de diciembre
    de 2010
  • Daniel Blanco

Llegó julio y Estudiantes recibió la noticia de que Caner-Medley no iba a continuar en el equipo. Extrañó casi todo en el asunto. No encontraban el porqué de una decisión unilateral que había tomado el jugador. Pero el norteamericano no encontró acomodo en ningún sitio, quizá presa de los altibajos que ofrece este deporte. Tras tres ACB a sus espaldas (Canarias, Cajasol y Estudiantes) resulta que el jugador no era tan valorado como él pensaba.

Todo resultaba raro, dado que los números del pívot en la temporada de play off del equipo colegial, la primera tras cinco años, no eran malos. Había aportado lo que le pedía Luis Casimiro, es decir, sacrificio en la cancha, puntos e intimidación, y además hacía gala de una mano de tirador impropia en estos tiempos para un cuatro. El caso es que a últimos de agosto y principios de septiembre, coincidiendo con el Mundial de Turquía, Caner-Medley decidía volver a Estudiantes. Más bien, el club decidía repescarlo.

Tuvieron que hacerlo muy deprisa y obligados por la marcha de Carlos Suárez al Madrid. El club no tenía cuatro de garantía ni nadie que pudiera cubrir esa plaza bien. Popovic había emigrado a San Petersburgo y “Chimpa” había cruzado la acera. La solución era fichar algo conocido. Y le ha salido bien la jugada al club del Ramiro. Nick está espectacular y es un pívot de garantías para un grande en España. Viéndole jugar te da la sensación de ser un pívot de Euroliga pero, mientras Estudiantes lo pueda disfrutar, mejor para los colegiales.

Él sigue a lo suyo. Esforzándose, y entrenando a las mil maravillas. Cuentan desde el club que es un prodigio entre semana cuando los partidos están todavía lejos y son las sesiones de entreno las que mandan. Ahí es donde un jugador es valorado por un técnico. Y Luis Casimiro confía en Caner-Medley. Lo contrario sería un suicidio

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba