Archivo
17 de junio de 2019 17/06/19

Fútbol

Argentina, ‘Rió’ la última

Sergio Goycochea se agazapa, enfrente Serena, el delantero de Italia, alto y espigado miraba más el césped que a él. Carrera de 6 pasos, Goyco le adivina la intención y Argentina se clasifica para jugar la final del Mundial de Italia 90 contra Alemania. Sergio Romero se agazapa. El delantero de Holanda, alto y espigado, […]


10 de julio de 2014 Andy Stalman - Sportyou

Sergio Goycochea se agazapa, enfrente Serena, el delantero de Italia, alto y espigado miraba más el césped que a él. Carrera de 6 pasos, Goyco le adivina la intención y Argentina se clasifica para jugar la final del Mundial de Italia 90 contra Alemania.

Sergio Romero se agazapa. El delantero de Holanda, alto y espigado, lo mira. Toma carrera, patea y “Grandísimo” Romero adivina el palo y evita el gol. Termina la tanda de penales con un misil de Maxi Rodríguez y Argentina se clasifica para la final de la Copa del Mundo de Brasil 2014, contra Alemania. La tercera final que cruza a argentinos y alemanes. En el 86 la Copa se fue para Argentina. En el 90 para Alemania. Entre las atajadas de Goyco y estas de “Chiquito”, apenas 24 años. Ese es el tiempo que Argentina tardó en volver a meterse en una final de un Mundial.

En este Mundial de las sorpresas, lo único que no sorprende es que los grandes pueden pasar sustos, pero a la hora de pasar a la siguiente fase, los que pasan son los pesos pesados. Los que, con permiso de España y Francia, han monopolizado los títulos mundiales desde el 70 hasta hoy.

1970 Brasil
1974 Alemania
1978 Argentina
1982 Italia
1986 Argentina
1990 Alemania
1994 Brasil
1998 Francia
2002 Brasil
2006 Italia
2010 España

En este mundial de los récords, como el de Klose, máximo goleador en la historia de los mundiales. O el del inolvidable 1-7 de Alemania al local, Brasil. O que sea el evento deportivo que más trafico generó en Facebook en sus 10 años de existencia. El de los récords de mediciones en Twitter. El más digital de todos los vividos El mundial del mordiscón de Suárez. De las lesiones flagrantes sin sanciones. El del inesperado y sorprendente 5 a 1 de Holanda a la vigente campeona del mundo. El Mundial de los pequeños, que no pasaron de eso, con excepción de Costa Rica y Colombia, pero que el peso de la historia, y de la camiseta, pudo más quedándose en cuartos. El Mundial de la hospitalidad brasileña. El de los récords de gol. El que vio cómo los 4 países semifinalistas tienen como jefa a una mujer: Máxima, Dilma, Ángela y Cristina.

La noche del 9 de julio, fiesta en el Estado de Sao Paulo y fiesta de la Independencia en Argentina, la selección de Sabella pasó a la final. En el coqueto estadio del partido, los brasileiros se volcaron en apoyar a la naranja de Van Gaal, como antes lo habían hecho con Irán, Bosnia, o Suiza. Nada peor para un brasileiro que Argentina llegando a la final en su Mundial. Bueno, sí, hay algo peor, que ellos no lleguen y que, además, Argentina lo gane.

Alemania llega como clara favorita, jugando, especialmente contra el local, un fútbol arrollador, muy “Guardioliano”. Pero lo pasó mal con Argelia y peor con Ghana. Además, una final es siempre una final.

Del partido de este 9 de julio de 2014, una figura emerge como el referente futbolístico y emocional de la selección argentina. El ex “Jefecito”, ya “Jefazo”, Javier Mascherano, es sin lugar a dudas uno de los mejores mediocampistas del Mundial. Es el capitán sin cinta en el brazo. Antes de la tanda de penaltis, se fue a un costado del campo con Romero y le dijo: “Hoy vas a ser el héroe”.

De aquella Italia 90 a este Brasil 2014, apenas 24 años. Dos Sergios, dos héroes y dos finales. La anterior la ganó Alemania el 13 de julio. La historia se volverá a escribir con goles o penaltis. Hasta que en una de esas, se despierta el genio de la lámpara y el favoritismo puede quedar solo en anécdota. Habrá “Lío” en Río.

Mientras se vacían los pocos bares y restaurantes abiertos por estas cosas de los días feriados, retumba en el silencio de la noche el “Brasil, decíme qué se siente, tener en casa a tu papá…”

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba