SPORTYOU

Archivo
22 de septiembre de 2019 22/09/19

General

Agresiones y vejaciones al árbitro del Mensajero-Barakaldo

El árbitro Fernando Navarro Collados sufrió las iras de algunos aficionados exaltados tras la disputa del Mensajero-Barakaldo, correspondiente a la jornada 25 del grupo II de Segunda División B. El colegiado tuvo que salir escoltado por la policía del estadio local, después de que el conjunto canario cayera derrotado por 0-1 ante el equipo vasco. […]


15 de febrero de 2016 - Sportyou

mensajero

El árbitro Fernando Navarro Collados sufrió las iras de algunos aficionados exaltados tras la disputa del Mensajero-Barakaldo, correspondiente a la jornada 25 del grupo II de Segunda División B. El colegiado tuvo que salir escoltado por la policía del estadio local, después de que el conjunto canario cayera derrotado por 0-1 ante el equipo vasco.

El propio árbitro explicó en un anexo al acta lo ocurrido:

“Cuando procedíamos a abandonar las instalaciones deportivas, cuarenta minutos después de la finalización del encuentro (13:30 horas), observamos que en la puerta de salida del recinto nos estaba esperando un grupo de seguidores de unas sesenta personas identificadas como locales por su indumentaria, algunas de ellas bebiendo bebidas alcohólicas, que podían adquirirse dentro del recinto deportivo. Desde el momento en que nos vieron, comenzaron a increparnos de una forma continua y reiterada. Preguntamos al coordinador de seguridad de C.D. Mensajero y a la Policía Nacional presente por la idoneidad de abandonar las instalaciones en ese momento con dichas personas, a lo que nos contestaron que no debía haber ningún problema para que saliésemos con seguridad. Para nuestra protección, pudimos contabilizar varios policías nacionales, seguridad privada del club y el coordinador de seguridad, además del Delegado de Campo, que colaboró con nosotros en todo momento. Cuando nos acercábamos a la puerta de salida, se intensificaron los insultos hacia nosotros y en el momento en que nos disponíamos a cruzar la puerta de salida, nos alcanzaron saltándose el cordón de seguridad dispuesto. Un aficionado me cogió de la mochila que llevaba en la espalda y me tiró una lata de cerveza por encima. Conseguimos llegar, entre empujones continuos, hasta el taxi que nos tenía que llevar al aeropuerto. Cuando íbamos a entrar en él, una persona consiguió llegar hasta la posición del Asistente Nº2, cogiéndole la cabeza y golpeándosela contra el coche, produciéndole un fuerte golpe en la cabeza y un corte en la frente, de los que adjuntamos parte médico. Posteriormente, el Asistente Nº2 fue tratado en la ambulancia desplazada a las instalaciones deportivas, la cual lo trasladó hasta el aeropuerto. El Asistente Nº1 y yo pudimos desplazarnos en el taxi que se había llamado previamente. En el trayecto hasta el aeropuerto, no fuimos acompañados por miembros de la fuerza pública”.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba