Archivo
16 de diciembre de 2018 16/12/18

Opinión

Opinión

Ante todo, que no cunda el pánico


  • 04 de octubre
    de 2018
  • Paco Navacerrada

Después de una derrota, en el Real Madrid siempre hay una tempestad. Así que después de tres partidos sin ganar y sin marcar un gol, se puede decir que se ha instalado sobre el Santiago Bernabéu un auténtico huracán que amenaza con llevarse por delante todo lo que se ponga a su paso. Seguramente estoy exagerando un poco, porque no creo que, a primeros de octubre, Julen Lopetegui sienta que su puesto corra peligro. Lo podrá creer mucha gente, pero quien lo debería creer estoy seguro de que no lo piensa así. Ahora mismo no lo cree. Ya veremos más adelante si esta mala racha continúa.

También estoy seguro de que Lopetegui no es el culpable absoluto de este cúmulo de desgracias. También habrá que buscar culpas entre los jugadores, que son los que saltan al campo y demuestran, una y otra vez, que alguno no merece vestir la camiseta del Real Madrid. No me gustaría decir nombres, porque cuando se gana lo hace todo el grupo y cuando se pierde también lo hace todo el grupo. Pero esos nombres están en la cabeza de todos los madridistas que ven los partidos y que no están ciegos.

A pesar de todo, la cosa no ha ido del todo mal. Dicen que mal de muchos consuelo de tontos. Eso parece que es lo que ha pasado en el Real Madrid, en donde últimamente el nivel de exigencia se sitúa a ras de suelo. No gana el Barça, lo nuestro se minimiza. Este es el pensamiento. Antes se aprovechaban los pinchazos del máximo rival, ahora se relativizan esos pinchazos y no se ve autocrítica por ningún sitio.

Pero no sólo hay que mirar lo malo. También el otro día hubo cosas buenas. Se crearon ocasiones, no infinidad como dijo Lopetegui en la conferencia de prensa, pero sí las suficientes como para haber ganado el partido. Tres postes son muchos, y la oportunidad de Mariano es tan clara que parece mentira que no terminase en gol. A partir de aquí son muchas las cosas a mejorar. Y estoy convencido de que Lopetegui sabrá encontrar las soluciones necesarias para que este Madrid vuelva a enamorar como hace dos semanas contra la AS Roma.

Y que no cunda el pánico. Algo muy gordo debería de pasar para que el Real Madrid no se clasificase para las eliminatorias de la Champions League. Vienen ahora dos partidos contra el Viktoria Plzen. En teoría es el rival más asequible del grupo, por lo que deben ser seis puntos seguros. Pero confianzas, las justas. Que se acuerde todo el mundo de lo que le pasó al Atlético de Madrid el año pasado contra el Qarabag. Por lo demás, Vitoria y Mendizorroza son un gran lugar para alzar el vuelo otra vez.

Temas relacionados:

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba