SPORTYOU

Archivo
21 de julio de 2019 21/07/19

Opinión

Opinión

Andrés rima con Valdés


  • 07 de mayo
    de 2009
  • Elías Israel

Como he salido de un quirófano hace pocas horas y la sutura tira lo suyo, voy a ser breve. El sueño del triplete del equipo que mejor juega del mundo está cerca. Ya escribí que el partido del Bernabéu no era un partido de tres puntos, sino de tres títulos. Este Barça, tocando como los ángeles, pero tirando una sola vez a puerta, se ha metido en la finalísima de la Champions. No dio su mejor versión en Londres, más bien al contrario.

Igual que el Chelsea me pareció ramplón en el Camp Nou, creo que el golazo de Essien les obligaba a repetir guión. Un horror para los paladares futbolísticos, pero no deja de ser cierto que el mejor del Barça anoche no fue Iniesta, fue Víctor Valdés. De hecho, ha sido el mejor de toda la eliminatoria. Aunque no tenga una gran imagen, anoche hizo un partido de porterazo de primer nivel. Nadie lo santificará ni elevará a los altares, pero si el Barça sigue vivo es, entre otras cosas, por su portero. El Chelsea tuvo más y mejores ocasiones. Drogba ha fallado tanto en esta eliminatoria como el árbitro noruego, que se equivoca gravemente en la expulsión de Abidal, pero que se traga dos penaltis claros en el área del Barça.

Lo que pasa es que mi amigo Guus jugó a la ruleta rusa de Abramovich. El Chelsea está estigmatizado en esta competición. Lo estuvo con Mourinho, con el penalti de Terry y ahora con el gol en el tiempo añadido del Barça. Un solo tiro en el minuto 93 le fulminó. Una maravilla de Iniesta, precedida de un gesto de Messi que no puede pasar inadvertido para nadie. El noventa por ciento de los humanos futboleros hubiésemos chutado a falta de segundos. Tuvo la tranquilidad de dársela a Andrés para que escribiese otra página de oro en su historia personal y ya van unas cuantas.

Nada podía ser mejor que una final Barcelona-Manchester en la Ciudad Eterna. El gran campeón contra un equipo que puede ser legendario. Si a esta emulsión de talento, le unes espíritu…

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba