Archivo
15 de agosto de 2018 15/08/18

Pilotos

Las milagrosas manos de Alonso en el GP de Azerbaiyán

El asturiano perdió 20 puntos de carga aerodinámica, lo que a efectos de tiempo supone más de medio segundo por vuelta: aún así, fue 7º


2 de mayo de 2018 - Sportyou

Cuando Fernando Alonso llegó a boxes después del incidente con Nico Hülkenberg y Sergey Sirotkin en la vuelta 1 del GP de Azerbaiyán, ni sus propios compañeros de McLaren creían que pudiera continuar. La imagen del asturiano con dos ruedas derechas en el aire fue una de las más destacadas de una entretenidísima carrera, pero después de ver el vídeo ‘on board’ de cómo sufrió el asturiano para llegar, su 7º puesto final sabe mucho mejor para los suyos.

La Fórmula 1 ha publicado en sus redes sociales el momento del incidente y cómo Alonso tuvo que sufrir para llegar. El bicampeón del mundo español logró controlar, a duras penas, un coche que no tenía prácticamente maniobrabilidad, que se le iba para todos lados y con el que, incluso, llegó a chocar contra el muro de boxes. Las imágenes hablan por sí mismas. “Sólo mira las manos”, recomiendan en el tuit de F1:

Pocos dudan de que este tipo de acciones sólo se pueden ver en pilotos de la altura de Fernando Alonso. Pero no sólo conseguir meter el coche tiene mérito, que ya de por sí es algo casi milagroso, sino que además vistos los datos sorprende aún más que llegase a acabar la carrera.

Los pinchazos y posteriores destrozos de los neumáticos laterales provocaron una reacción en cadena en su McLaren MCL33 que destrozó la aerodinámica. Según datos que han estudiado en la BBC, que tuvo acceso al monoplaza (aunque bajo la condición de no mostrar imágenes), el monoplaza de Alonso estaba prácticamente para abandonar: fondo plano destrozado, un agujero triangular de 30 centímetros en la parte delantera, una gran abolladura “como si le hubieran amartillado”, pérdida del lastre de tungsteno del fondo plano, apéndices laterales frente al neumático trasero rotos

Los daños en el McLaren eran de tal envergadura que los mecánicos pensaban que ni siquiera iba a volver a pista: por eso no tenían preparado el morro nuevo cuando se lo cambiaron. Sin embargo, cuando miraron los primeros datos y detectaron que el balance general del coche no había perdido el balance, así que le pusieron ruedas nuevas, morro nuevo y salió a pista.

Pese a salir más o menos indemne, Eric Boullier admitió que Alonso perdió en este incidente “20 puntos de carga aerodinámica, lo que supone más o menos medio segundo por vuelta”. Este factor le da más mérito no sólo al 7º final del asturiano, sino que además superase a su compañero Stoffel Vandoorne, cuyas últimas vueltas además fuesen más de medio segundo más lentas que las medias del español.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba