Archivo
20 de septiembre de 2018 20/09/18

Motor

Alonso y Toyota ya son leyenda de las 24 horas de Le Mans

El español logra una memorable victoria junto a Nakajima y Buemi, en una carrera con dominio absoluto de los japoneses de principio a fin


17 de junio de 2018 David Sánchez de Castro - Sportyou

Fernando Alonso ha pasado a engrosar la lista de ganadores de las 24 Horas de Le Mans, lo mismo que Toyota. La marca nipona, que vio cómo se le escapaba en 2016 por apenas unos minutos y en 2017 por una serie de catastróficas desdichas, ganó, por fin, pero no sin susto, ya que a falta de poco más de hora y media, el Toyota 7 falló y perdió una vuelta entera y fue sancionado dos veces.

La participación de Alonso en la conocida como carrera más grande del mundo aumentó de manera exponencial la presencia mediática del acontecimiento. Público y periodistas que nunca habían visto o seguido esta prueba vivieron la histórica gesta del mejor piloto español de circuitos (fuera de ellos, el nombre de Carlos Sainz sobresale sobre el resto), en la que además fue protagonista en una noche que ha entrado de lleno en las mejores actuaciones en Le Mans bajo la luna francesa.

Alonso ejerció de líder en un stint de madrugada en el que salvó los muebles del Toyota 8, a la postre ganador. Cuando cogió el relevo de su compañero Sebastien Buemi, perdía más de dos minutos con el otro Toyota, el 7, que primero lideró el británico Mike Conway y después el argentino José María ‘Pechito’ López. El albiceleste se hundió bajo un infernal ritmo del español, que a base de arañarle segundos al crono redujo esos más de dos minutos a apenas 45 segundos. Kazuki Nakajima, el hombre que llevó el coche a la meta, fue el encargado de redondear la remontada con otro gran relevo por su parte justo antes del amanecer.

No obstante, tanto Buemi como Nakajima no tuvieron su mejor actuación en Le Mans. Ambos provocaron sendos ‘stop&go’ por ir demasiado deprisa en zonas de ‘slow zone’, lo que dio alas al Toyota 7… de no ser porque Kamui Kobayashi minimizó los daños sin querer a favor del otro coche, al cometer la misma infracción por seguir a Nakajima, primero, y por saltarse un pit a falta de hora y media hora que le hizo ir una vuelta entera en primera marcha.

Toyota logró una gesta que llevaba persiguiendo 30 años y que tuvo al asturiano como héroe. Se convierte en el segundo español en ganar la máxima categoría, tras Marc Gené en 2009 con Peugeot, y pese al problema en el cambio que provocó un pequeño momento de crisis a falta de hora en Toyota y media, el doblete para los grandes favoritos se confirmó. Además, ya tiene dos de las tres partes de la ansiada ‘Triple Corona’ del automovilismo, con la victoria de Mónaco en Fórmula 1 y ahora esta carrera.

En las demás categorías, la victoria en LMP2 fue para el G-Drive 26 pilotado por Rusinov, Pizzitola y Vergne; en LMGTEPro hubo doblete de Porsche en su 70º aniversario, con el vistoso 92 de Christensen, Estre y Vanthoor por delante del 93 de Tandy, Bamber y Pilet, mientras que en los LMGTEAm, la victoria fue para el Proton Racing 77 del actor Patrick Dempsey, con Campbell, Ried y Andlauer al volante.

Antonio García y Miguel Molina, que participaban en la categoría LMGTEPro con Corvette y Ferrari respectivamente, acabaron 5º y 10º de su clase.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba