Archivo
24 de abril de 2019 24/04/19

Pilotos

Alonso, un ídolo en la pista… y en los ‘memes’

Ya fue objeto de los montajes en internet en 2015, cuando abandonó en la clasificación del GP de Brasil y se puso a tomar el sol en una silla plegable


12 de noviembre de 2016 David Sánchez de Castro - Sportyou

Fernando Alonso lo volvió a hacer. Un año después de su mítica clasificación tomando el sol sentado en una silla de playa, dejó varias imágenes que hicieron las delicias de los fans de los ‘memes’. De la piedra a la cámara, Alonso volvió a tomarse con humor la situación más surrealista que ha vivido en los últimos tiempos y en las redes tardaron muy poco en abrir el photoshop para ponerse al tajo.

Hace diez años, Fernando Alonso llegaba a Brasil con la intención de arrasar definitivamente con el reinado de Michael Schumacher. En 2005 se había convertido en el campeón del mundo más joven de la historia (un récord que ya queda lejos, tras batirlo Vettel en 2010 con solvencia), con un grito de ‘¡Toma, Toma!’ que ya es historia no sólo del deporte español, sino también del automovilismo. Al año siguiente, la imagen del paddock de Brasil abrazándose al histórico ‘kaiser’ fue la constatación de que estaba cambiando una era en la Fórmula 1.

Diez años después, Alonso no ha vuelto a ganar un título mundial. Lo ha rozado varias veces, pero hay que remontarse la friolera de una década, cuando Donald Trump era sólo un excéntrico empresario, para ver a un Alonso candidato serio al título. El bajón de resultados no se ha traducido en un bajón de prestigio, sino más bien al contrario: todos sus rivales, desde Lewis Hamilton al ‘novato’ Esteban Ocon o el deslenguado Sebastian Vettel consideran a Alonso uno de los más grandes de esta época e, incluso, de la historia del automovilismo. Su cuenta de victorias se paró en el Gran Premio de España de 2013, cuando sumó la trigésimo segunda de su cuenta personal, y a falta de saber cómo nacerá el McLaren de 2017, raro será que aumente esa cifra. Al menos, estos años de sequía, de espinas sin rosas y de copas avinagradas le han servido para mostrar al mundo un Alonso con un sentido del humor fuera de toda duda. Se enfada, sí, pero también sabe cuándo debe echarse unas risas a costa de una época absolutamente desastrosa.

Ganar, no ganará; pero risas, todas las del mundo. Estos son sólo algunos ejemplos de cómo, al más puro estilo Kardashian, Alonso rompió internet en los libres del GP de Brasil:

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba