SPORTYOU

Archivo
22 de julio de 2019 22/07/19

Fútbol

50 años del gol fantasma que coronó a Inglaterra en Wembley

Medio siglo después los protagonistas siguen recordando aquel momento y no olvidan el polémico gol de Geoff Hurst que dio la victoria a los anfitriones


30 de julio de 2016 - Sportyou

El 30 de julio de 1966 Inglaterra alzaba por primera -y hasta ahora única- vez la Copa del Mundo, tras derrotar a Alemania por 4-2 en el estadio de Wembley. Es una de las finales más polémicas en toda la historia del fútbol.

Poco antes de que se cumpliera el minuto 90, el alemán Wolfgang Weber puso el 2-2 en el marcador que les llevó a la prórroga. Ya en el 101, llegó el famoso ‘gol de Wembley’, que mantuvo a los casi 97.000 hinchas en vilo por unos segundos hasta que el linier lo dio por bueno. Geoff Hurst, autor del tanto, sigue convencido de que era válido, a pesar de toda la polémica que generó. En unas declaraciones para de ‘The Daily Mail’ recordó cómo fue: “El balón entró. Yo tenía la peor visión en todo el estadio. Me había caído y miré por encima del hombro. El balón cayó justo detrás del arquero Hans Tilkowski“.

Las versiones que se cuentan en Inglaterra y Alemania son diferentes: “Después de tanto tiempo, estoy seguro de que el balón no entró. Para eso no necesito ningún vídeo, fue muy claro”, confesó Tilkowski para ‘Sport Bild’.

Pero el Mundial de 1966 dejó más anécdotas, como el robo del trofeo Jules Rimet en el mes de marzo. Fue encontrado una semana más tarde por un perro labrador llamado Pickles, el día 27. Tanto el animal, como su dueño, Dave Corbett, fueron invitados de honor en la final. Otro de los nombres que resaltó entre los asistentes fue Muhammad Alí. Además, los ingleses tuvieron que celebrar la victoria sin sus esposas, a las que no dejaron acceder al banquete final en el hotel Royal Garden, en Kensinghton Street.

Los ingleses siguen soñando con aquella noche, ya que se trata de la única gran victoria de la selección. “Si alguien nos hubiera dicho que 50 años después no íbamos a ganar nada más, nos hubiéramos sorprendido”, confesó Greg Dyke, ex presidente de la Asociación de Fútbol Inglesa.

Medio siglo después se han organizado eventos desde el mes de abril para rememorar la hazaña. “El 30 de julio de 1966 llegamos a la cumbre, no sólo de nuestra historia futbolística, si no también como país. Su majestad la reina entregó al gran Bobby Moore el trofeo en el estadio de Wembley, una imagen que ahora es imborrable”, aseguró Martin Glenn, director ejecutivo de la FA el pasado mes de abril.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba