SPORTYOU

Archivo
9 de diciembre de 2019 9/12/19

Opinión

Opinión

30 años del mejor fútbol del mundo


  • 05 de diciembre
    de 2013
  • Paco Navacerrada

Emilio ButragueñoAyer hizo treinta años del debut de Manolo Sanchís y Rafael Martín Vázquez con el Real Madrid. Fue el germen que dio origen a la archiconocida ‘Quinta del Buitre’, el grupo de jugadores que cambió la forma de jugar al fútbol en España. La ‘Quinta’ surgió del Castilla. Comenzaron a jugar juntos en la temporada 1982-83 y su gran eclosión se produjo una campaña más tarde, cuando aquel equipo entrenado por Amancio Amaro se proclamó campeón de Segunda División. Nunca antes ni nunca después un filial logró tal hazaña. Quizá habría que recordar que el Castilla es el único filial que ha sido finalista de la Copa del Rey y que ha sido campeón de Segunda División. Y en aquella temporada 83-84 consiguió llenar el Bernabéu, aun jugando en Segunda División.

Desde 1981 hasta 1985 el Real Madrid entró en un período de entre guerras. En su caminar por la competición en esos años, quedó para la historia la famosa final de la Copa de Europa contra el Liverpool en París en 1981, la Copa del Rey contra el Sporting en Valladolid en 1982, los cinco subcampeonatos de 1983, las tres ligas perdidas en la última jornada y la Copa de la UEFA de 1985. Las ligas y la gloria se la repartieron, por aquella época, la Real Sociedad, el Athletic y el Barcelona.

Pero un 4 de diciembre de 1983, Alfredo di Stéfano, entrenador del primer equipo del Real Madrid entonces, se atrevió a dar la alternativa a aquel grupo de chavales que deslumbraban en Segunda División. Los primeros fueron Sanchís y Martín Vázquez. A éstos les siguieron Miguel Pardeza, Emilio Butragueño y José Miguel González ‘Míchel’.

Estos futbolistas sentaron las bases de lo que sería el Real Madrid en el segundo lustro de la década de los 80. Todos aquellos que vieron jugar a aquel equipo coinciden en que nadie ha jugado al fútbol como lo hacían aquellos chicos y aquel Madrid. El equipo blanco igualó una hazaña sólo conseguida por otro Madrid en el primer lustro de la década de los 60: ganar cinco temporadas consecutivas la Liga de Primera División. Eso no lo ha hecho nunca nadie, ni siquiera aquellos que se autodenominan los mejores de su historia. Su gran asignatura pendiente fue la Copa de Europa. Seguramente, aquella semifinal de 1988 contra el PSV Eindhoven aún los martirice en sueños. Fue su gran oportunidad.

Hoy el madridismo debe recapacitar y darse cuenta de que desde aquella época, hace ya treinta años, no sale un grupo de jugadores, no ya como aquel, sino siquiera que se acerque a su calidad. Es difícil que surjan cinco jugadores de ese nivel a la vez, pero la cantera del Madrid siempre ha sacado jugadores de altura. Ahí está el ejemplo de este año. Han subido tres: Casemiro, Morata y Jesé; mientras que otros, como cada año, se han acomodado en equipos de Primera División.

Ahora que se cumplen los treinta años de la ‘Quinta del Buitre’, a ver si es posible contemplar asentados en el Real Madrid a jugadores canteranos y que futbolistas como Morata, Jesé o Casemiro tengan la oportunidad de demostrar lo que en su día pudieron hacer los Sanchís, Martín Vázquez, Pardeza, Butragueño y Míchel. Ahí es donde podremos ver si Carlo Ancelotti tiene el mismo valor que tuvo en su día Alfredo di Stéfano.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba