Archivo
10 de diciembre de 2018 10/12/18

Opinión

Opinión

¿Guerra de medios?


  • 14 de enero
    de 2009
  • Elías Israel

Me hace gracia adónde se ha llevado el Real Madrid el escándalo de su Asamblea. Nada mejor que enmascararlo todo en una estúpida guerra de medios, en generar confusión, en lugar de depurar responsabilidades. Esto quiere decir, según esa teoría, que Marca saca a la luz los trapos sucios porque Ramón Calderón le ha dado la última promoción de un forro polar al AS, lo cual es una auténtica aberración, como lo sería en sentido contrario.

En la esencia de los medios está buscar la verdad y, siempre que se pueda demostrar, contrastándola con diversas fuentes, denunciarla.

A estas alturas ya nadie puede cuestionar que ha habido una serie de personas que se metieron en la Asamblea de socios compromisarios del Real Madrid, en algunos casos sin ser socios, en otros casos sin ser compromisarios e incluso, siendo socio del Atlético de Madrid, como ya adelantó Moisés Israel en Sportyou.

Respeto y respetaré a todos los compañeros y sus criterios periodísticos, gente que aprecio en lo que José Damián González llama las distintas ‘trincheras informativas’, pero conviene hacer una autocrítica en voz alta porque estamos perdiendo el norte. Lo pierden las televisiones que no informan sobre Fernando Alonso porque no tienen los derechos de la Fórmula 1, o que no informan de motociclismo por no tener los derechos de Moto GP. Lo perdemos cuando no seguimos la estela de lo que ha ido desvelando la Cope, porque eso son las ‘batallitas de Abellán‘, o cuando la Ser da una primicia, que lo mismo me da.

Ahora que la crisis nos azota y miles (no es exageración) de compañeros se están yendo y se van a ir a la calle, conviene recordar que en este negocio sólo hay algo sagrado: los espectadores, oyentes, internautas o lectores. Nos irá mejor si pensamos en ellos más que en nosotros y en nuestros grandes egos. Además de crisis económica, tenemos una crisis de identidad y de credibilidad galopantes.

Estamos inmersos en una auténtica revolución industrial. Todo va a cambiar, menos una cosa. Las noticias son noticias, independientemente de quien las dé.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba