SPORTYOU

Archivo
24 de septiembre de 2020 24/09/20

General

¿En qué consiste la Ley Concursal?

Los problemas económicos de los clubes españoles son palpables desde hace varios años y se han ido traduciendo en descensos administrativos. El ejemplo más claro lo protagonizó el Oviedo en los últimos años, que se vio en Tercera Divisón por impagos a sus jugadores. La legalización en 2003 de la Ley Concursal es la base […]


24 de junio de 2011 - Sportyou

Los problemas económicos de los clubes españoles son palpables desde hace varios años y se han ido traduciendo en descensos administrativos. El ejemplo más claro lo protagonizó el Oviedo en los últimos años, que se vio en Tercera Divisón por impagos a sus jugadores. La legalización en 2003 de la Ley Concursal es la base sobre la que se debate en la actualidad sobre las deudas que manejan los equipos de fútbol en España. No son pocos los equipos que se han visto obligados a ceder sus cuentas a entidades judiciales debido a sus problemas económicos. El primer club español en entrar en Ley Concursal fue la U. D. Las Palmas, en el año 2004.

En España, la Ley Concursal no implica una sanción deportiva (descenso administrativo o retirada de puntos) para el club implicado. De este modo, no es extraño comprobar que hay una mayoría de equipos españoles que se han escogido esta escapatoria para sanear sus cuentas. Esto permite negociar su deuda a la baja con los acreedores al mismo tiempo que evitas un descenso de categoría. Pero no en todos los países es igual. Por ejemplo, en Inglaterra, el caso más reciente es el del Portsmouth, al que la federación inglesa le quitó diez puntos que le condenaron al descenso a Championship.

Con esta legislación en marcha, los equipos españoles se ponen en manos de unos administradores que supervisan los gastos del club para liquidar la deuda y pactar el resto de pagos con los acreedores. Esta solución es la que han utilizado equipos como el Málaga, Levante, Sporting o Real Sociedad en las últimas temporadas para sanear todas sus cuentas. La Ley Concursal favorece a estos equipos, ya que les asegura que no descenderán a pesar de que no paguen. Sin embargo, José Luis Astiazarán comentó hace escasas fechas que “garantizar el salario de los futbolistas es inviable y es imposible aceptar ese punto”.

El ejemplo más claro fue el del Levante. El equipo alicantino salió de la Ley Concursal el 22 de septiembre de 2010 gracias a los ingresos que obtuvo por los derechos televisivos de la Liga BBVA y acordó devolver como mínimo tres millones de euros por temporada sus acreedores. Así, el Levante ha tenido revisiones de su presupuesto cada seis meses sobre el cumplimiento del convenio del juzgado y pretende cumplir dicho convenio durante los próximos cinco años.

La Liga BBVA tiene tres clubes en Ley Concursal. El primero de ellos es el Mallorca, el cual tendrá que pagar 4’5 millones de euros al año hasta 2021 para liquidar su deuda con el concurso de acreedores. Si en algún momento hasta esa fecha se dejase de pagar la cantidad acordada, el club tendría serios problemas para seguir existiendo. El segundo equipo es el Zaragoza. Agapito Iglsias, presidente del club aragonés, reconoció que “acogerse a la Ley Concursal es la mejor y más sensata solución” a los problemas económicos. El Zaragoza arrastra una deuda de unos 130 millones de euros brutos con una deuda a terceros que supera los 90 millones. Por si fuera poco, Ángel Torres, presidente del Getafe, amenazó con presentar una denuncia solicitando el descenso debido al impago de 950.000 euros por el traspaso de Uche al equipo aragonés.

El tercer caso es el del Rayo Vallecano, que marca la actualidad. El club madrileño maneja una deuda de 80 millones de euros y se ha acogido a la Ley Concursal. Raúl Martín Presa, propietario del equipo de Vallecas que compró el club a la familia Ruiz-Mateos, reconoció que el Rayo apenas tiene patrimonio. Sus únicos activos son los jugadores y el reciente ascenso a la Liga BBVA.

Volver arriba