Archivo
24 de abril de 2019 24/04/19

Opinión

Opinión

¡Que llegue ya la 2010!


  • 04 de noviembre
    de 2009
  • David Sánchez de Castro

Estoy más nervioso que un infante la noche de Reyes Magos. No veo el momento en que llegue el 14 de marzo de 2010, para que empiece la primera temporada ‘del resto de nuestras vidas’ para los aficionados a la Fórmula 1. Hay tantos cambios que cualquier parecido con este año será pura coincidencia. Y menos mal, porque lo del 2009 no ha tenido nombre, o si lo ha tenido, prefiero guardármelo para no herir sensibilidades. Vayamos por partes:

Fernando Alonso en Ferrari. Por fin veremos al español en la escudería soñada, y esto es un arma de doble filo. Aunque el Ferrari de 2010 no sea un monoplaza puntero (que aún es pronto para saberlo), al asturiano se le acabaron los lloros de ‘es que el coche va mal’, ‘es que el ‘tuercas’ me ha fallado’, ‘es que mi jefe me perjudica’… Ahora toca ganar o, al menos, estar ahí arriba de forma constante. Tendrá a su disposición todos los recursos de la escudería madre de la Fórmula 1, por lo que lo mínimo que hay que pedirle es un tercero en el campeonato. Y eso, sin ser exigentes.

Los nuevos equipos. Este es el punto para mi, quizá, más atractivo. La incorporación de Lotus, Manor, Campos Meta, el sustituto de Toyota (Sauber tiene todo listo), y el USF1 pueden darle mucha vidilla a la temporada que viene. Si alguno de ellos hace un coche lo suficientemente competitivo como para mosquear a los ‘viejos zorros’ de ahora, podemos tener una gran temporada. Me extrañaría mucho, no obstante, que se colocaran ahí arriba a las primeras de cambio, pero la esperanza está ahí. Y si no, que se lo cuenten a Ross Brawn.

Los fichajes. Ríete tú del mercado del fútbol, de los movimientos galácticos de Florentino Pérez y Joan Laporta. Cualquier parecido entre la foto de arriba y la que se verá en marzo en Bahrein puede ser pura coincidencia. Es más, cualquier parecido entre esa foto y la de principio de esta temporada ya es pura coincidencia. El movimiento de Fernando Alonso a Ferrari, la entrada de los nuevos equipos y la salida de otros, ha precipitado una cascada de cambios de pilotos que todavía no se sabe donde va a acabar. De momento, confirmados están Barrichello, con Hulkenberg, a Williams, Kubica a Renault y Bruno Senna al Campos Meta, pero en los próximos días se verá qué pasa con Nico Rosberg (apunta a BrawnGP), Timo Glock (hacia Renault), Kimi Raikkönen (ya ha avisado que o se va a McLaren o deja la Fórmula 1)…

Vuelve el apellido Senna. El sobrino del hombre causante de que me apasione la Fórmula 1 devolverá su insigne apellido a la Fórmula 1. Bruno Senna debutará en la máxima categoría con Adrián Campos, en la primera escudería española. Este viernes se anunciará quién será su compañero y aunque el nombre de Pedro de la Rosa parecía asegurado, este fin de semana Antonio Lobato, de La Sexta, adelantaba que el catalán no iba a ser el elegido y ambos tienen muy buena relación. En cualquier caso, veremos si Bruno está a la altura de Ayrton, o al menos, el peso de su apellido no es un lastre extra para él.

En fin, y todo esto sin mencionar al nuevo presidente de la FIA, Jean Todt, y las posibles modificaciones que haga en el reglamento: desde prohibir los repostajes de combustible, a cambiar el sistema de calificación.

Sea como sea, por fin ha acabado la temporada 2009. Y que tanta paz lleve, como tranquilidad deja.

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba