SPORTYOU

Archivo
20 de mayo de 2022 20/05/22

Opinión

Opinión

¡Aleluya, el atletismo es portada!


  • 23 de julio
    de 2009
  • Raúl Gil

El diario ‘Marca’ presenta ¡en su primera página de hoy (jueves)! a un atleta extraordinario: el plusmarquista mundial júnior de lanzamiento de martillo, el pacense (o badajocense) Javier Cienfuegos.

Si fuera de lo común es tener un récord mundial en atletismo (invito a que se vean las plusmarcas mundiales júnior en cualquier prueba y son para quitar el hipo), lo es aún más que un español -importante: no nacionalizado- tenga la mejor marca mundial júnior de la historia… en lanzamiento de martillo. ¿Por qué? ¿Cuál es la tradición que tenemos en nuestro país? Prácticamente nula, de ahí la excepcionalidad.

Hace tan sólo unos días tuve la oportunidad de locutar en el estadio, junto a mi compañero Ernesto, el Campeonato de España Júnior de Atletismo disputado en Calvià (Mallorca). Allí Javier Cienfuegos fue una de las grandes atracciones lanzando el artefacto (el martillo de 6 kilos) a los 79.36 metros. Los “ohhh” del público denotaban lo espectacular que era presenciar al atleta del Playas de Castellón girando en la jaula de lanzamientos y lanzando sobre los 80 metros (su récord del mundo júnior es de 82.93 metros). Cuando le entrevisté a pie de pista y le pregunté “por qué se decantó por el martillo”, su contestación fue que se debió “a un loco –entrenador- que había en su pueblo al que le apasionaba esa disciplina”.

Quizás sea una quimera, pero con Javier se puede abrir una vía para que en España se le dé a los lanzamientos, en general, y al martillo, en particular, la importancia que se merece. Y que al igual que en Finlandia la jabalina (sólo hay que recordar la final de los Mundiales de Helsinki’05) es casi una religión, en España, cuando se hable de martillo no se piense únicamente en pegarle a un clavo, sino que, como en los países escandinavos, llueva o nieve, el público se quede “como un clavo” presenciando la competición. Ese día habrá más ‘locos’ y yo, por fin, podré salir del manicomio.

Volver arriba