El Hamilton de MéxicoEl Hamilton de MéxicoEl Hamilton de MéxicoEl Hamilton de MéxicoEl Hamilton de México

El Hamilton de México

Sergio pérez ya ha llegado donde siempre soñó y no quiere perder ni un minuto: sólo le vale ser campeón del mundo

Todos los que han seguido la carrera de Sergio Pérez desde sus inicios sabían que iba para estrella. Hay muchos pilotos rápidos, pero el “Checo” tiene esa mirada especial de los campeones y nos ha dejado momentos épicos en su trayectoria.
A lo largo de su carrera siempre ha tenido que competir con equipos de mitad de tabla, donde para brillar hay que ser muy grande. Por eso, ahora que ha llegado a McLaren para sustituir nada menos que a Lewis Hamilton, “Checo” se viene arriba: “Mi objetivo es ganar el Mundial. Es un objetivo realista porque he ido al mejor equipo y el mejor equipo normalmente gana. Es un reto enorme pero lo tenemos todo para conseguirlo: el coche será competitivo y yo seré muy competitivo desde la primera carrera”.
Para Jenson Button, su nuevo compañero, “Sergio tendrá más presión, pero no creo que le afecte. Solo tenemos que dejarle que haga su trabajo, ya ha probado que es muy rápido y que es bueno comprendiendo el coche”. 

de guadalajara a mónaco
Checo es el pequeño de tres hermanos y nació en una familia de enfermos de la velocidad. Su padre fue preparador y piloto; y su hermano Antonio, el primogénito, es también piloto y compite en la Nascar mexicana. Carlos Slim Dorit se fijó en él cuando tenía 15 años y con el apoyo de Telmex y el asesoramiento del ex piloto Adrián Fernández pudo emigrar a Europa para competir “de verdad”. Sergio es la imagen de un nuevo México que quiere abrirse al mundo y el abanderado de una de las compañías más grandes de América.
Su explosión se produjo en 2007, cuando ganó la F3 “National” británica batiendo todos los récords: 14 poles, 14 victorias y 19 podios en 23 carreras. Pero fue en 2008 cuando se presentó al mundo tras ganar las dos carreras de Monza saliendo desde el 14º puesto de la parrilla. Precisamente allí sumó su segundo podio en la F1, “condujo como un Dios” dijo Niki Lauda. 
En Mónaco también brilló con una victoria en la GP2, categoría en la que fue subcampeón por detrás de un experimentado Pastor Maldonado antes de llegar a la F1. Pero esa pista le trae malos recuerdos, pues allí sufrió un tremendo accidente en entrenamientos que le impidió disputar esa carrera y el siguiente GP, en Canadá.
al lado de los mejores
En su segunda temporada tanto Sauber como Pérez dieron un gran salto de calidad. Y en Malasia llegó el primer podio, un segundo puesto agridulce pues a punto estuvo de ganarle la carrera a Fernando Alonso. Desde 1971 no subía un mexicano (Pedro Rodríguez) a un podio de la F1. Luego llegaron los cajones de Canadá (salía el 15º y su estrategia de una sola parada le permitió remontar) y el de Monza.
Sergio perteneció a la Ferrari Academy y iba para ser el compañero de Alonso. Pero en la Scuderia le pidieron paciencia, renovaron a Massa y ahora será un rival más del asturiano.