la máquina del tiempo Marvin Hagler, la maravillala máquina del tiempo Marvin Hagler, la maravillala máquina del tiempo Marvin Hagler, la maravilla 

la máquina del tiempo Marvin Hagler, la maravilla

Nada me da miedo. Salgo al ring a demoler y destruir”. Así hablaba de él mismo Marvin Hagler, para muchos el mejor peso medio de la historia. ‘Maravilla’ Hagler fue campeón del mundo en la segunda edad de oro del pugilismo. En esa década de los 80, cuando tuvo como rivales a Thomas Hearns, Roberto Durán y Ray Sugar Leonard, el hombre con el que perdió y, tras esa pelea, se retiró del boxeo. Marvin Nathaniel Hagler (Nueva Jersey, 23-5-54) creció en su ciudad natal, pero aún no se había interesado por el boxeo. En el verano de 1967 se produjeron una serie de disturbios, cuyo núcleo fue el barrio en el que vivía la familia Hagler. El bloque de viviendas en donde residía fue destruido y los Hagler se mudaron a Massachussets, en donde el joven Marvin comenzó a boxear en el gimnasio de los hermanos Petronelli. En 1973, conquistó el título nacional de la categoría de 165 libras. Fue designado como el boxeador más destacado del campeonato, ya que ganó cuatro peleas. Tenía 19 años y ya se atisbaba que pronto daría el salto al profesionalismo y fue ese mismo año de 1973 cuando debutó. Ante su compatriota Terry Ryan logró su primera victoria por ko. Disputó ocho combates como profesional y ganó los ocho, logrando seis triunfos antes del límite. Se hablaba de un joven que iba para estrella y los cazatalentos comenzaron a ir a verlo. En sus comienzos, recibió consejos de uno de los más grandes de la historia, Joe Frazier, que tras verle pelear le dijo: “Tienes tres cosas en tu contra: eres negro, eres zurdo y eres muy bueno”. Hagler encadenó 17 victorias y 26 combates sin conocer la derrota, hasta que peleó contra Bobby Watts, el primero en derrotarle. Hagler sufrió un nuevo y definitivo revés dos peleas más tarde, cuando perdió ante Wilie Monroe. Tuvo su revancha. A Monroe lo ganó dos veces por k.o., mientras que a Watts lo venció por k.o. En su camino, a Hagler llegó a su combate esperado. La pelea por el mundial del peso medio ante el campeón el italiano Vito Antuofermo. Los jueces dictaminaron combate nulo, una pelea que había ganado Hagler. No se desanimó. Un año después, en el mejor momento de su carrera, se mide a Alan Minter, campeón del mundo del peso medio. Minter le dura tres asaltos y logra su sueño: ser campeón del mundo. A partir de aquí, Marvin ‘Maravilla’ Hagler defiende el título del mundo en trece ocasiones, todas ellas con éxito, menos la última. Entre sus rivales, Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán, con el que disputó un encarnizado combate a quince asaltos. Hagler ganó por puntos, pero ‘Mano de Piedra’ dejó una frase lapidaria: “Después del combate, yo me fui para mi casa y él para el hospital”. Tras la pelea contra Durán, Hagler aún tenía pleitos pendientes. El 15 de abril de 1985 defendió su título contra una de las estrellas del momento, Thomas ‘La Cobra’ Hearns, en lo que se calificó de combate de leyenda. Y no defraudó. El primer asalto de esta pelea fue calificado por los expertos como el mejor de la historia, con los dos boxeadores lanzándose a un intercambio suicida de golpes. Hagler era una roca, pero del castigo recibido sufrió un corte en la nariz. En el tercer asalto salió dispuesto a acabar la pelea y noqueó a Hearns. Aún le quedaba su gran desafío. Vencer al mítico Ray Sugar Leonard. No lo consiguió. Perdió por puntos y se retiró del boxeo, dejando un récord de 62 victorias (52 por ko), 3 derrotas (por puntos) y 2 combates nulos, en 67 combates.