messi: oro de 50 kilatesmessi: oro de 50 kilates

messi: oro de 50 kilates

el delantero del barcelona recibió ayer la bota de oro como máximo goleador de la temporada pasada. es la segunda en su carrera.

Luis Suárez, el único Balón de Oro español, tiene buen ojo para detectar el talento de los jóvenes valores (el Inter no le hizo mucho caso en con Cristiano Ronaldo) y mucho tino para utilizar las palabras idóneas ante cada futbolista. “Cuando yo jugaba al fútbol también había jugadores del tipo de Leo Messi. Aquellos no marcan goles. Tú sí. Regateas, tienes velocidad y metes goles”, dijo. Bonitas palabras de un tótem del fútbol mundial mientras el galardonado aguardaba en la primera fila para recoger el premio. Elogio de mito a mito. Un reconocimiento en versales, rodeado de sus compañeros y de su presidente.
Aparcadas las formalidades, Leo subió al escenario y recogió la Bota de Oro, la segunda en su corta y dilatada trayectoria profesional. Messi hizo cincuenta goles en la Liga española, que le catapultaron hasta el primer puesto de la tabla de los goleadores. No se puede poner ni un solo pero al registro del argentino, alimentado por la constante y fortísima presión de Cristiano Ronaldo en cada jornada del campeonato de Liga.
Leo es parco en palabras. Le cuesta arrancarse ante el público. No tenía otro remedio. Estaba en su casa y rodeado de los suyos nadando en una balsa de oro, al lado de un jugador de leyenda. Tiró por el tópico más clásico: “Agradezco a mi familia, a mis compañeros y a toda la gente que ha venido su presencia. Comparto con todos ellos este galardón”. Luego cogió aire y sacó de sus adentros el discurso que había preparado para la ocasión. 
“Sin todos mis compañeros sería imposible ganar este premio. Es un premio grupal, siempre que gané uno individual lo dije. Es la realidad, y este más que ninguno, sin mis compañeros no habría hecho todos estos goles”. La humildad siempre por delante. Es uno de los pilares de su éxito. Un futbolista que logra ese caudal de goles ha logrado la unanimidad entre sus compañeros sin caer en la fractura del vestuario. 
Luego le tocó abordar el tema de su renovación. Y tiró de tópico para dejar un mensaje que será del agrado de los seguidores azulgranas: “Mi sueño es acabar mi carrera en el Barça”, afirmó.