UNA TEMPESTAD DE GENIO AL VOLANTEUNA TEMPESTAD DE GENIO AL VOLANTEUNA TEMPESTAD DE GENIO AL VOLANTE

UNA TEMPESTAD DE GENIO AL VOLANTE

llegó para batir a Michael Schumacher, pero su carácter impulsivo y muchas veces agresivo le enemistaron con media parrilla. Hoy, a sus 37 años, brilla en la Nascar con el equipo de Chip ganassi, pero su difícil carácter no le ha privado de polémicas

Siempre será recordado por los aficionados a la Fórmula 1 por sus genialidades... y sus temeridades. Juan Pablo Montoya estuvo apenas seis temporadas en la Fórmula 1, y no llegó a proclamarse campeón. Le tocó bregar con el mejor Schumacher de todos los tiempos, el que ganó cinco títulos de manera consecutiva.En todas las categorías en las que compitió antes de subir a la Fórmula 1 había brillado con fuerza, primero en su país, y después en Gran Bretaña, cuna y trampolín para cualquier piloto. Fue de su época en la Fórmula 3000 cuando llamó la atención de Frank Williams, todo un cazatalentos -hoy lastrado por las penurias económicas de un imperio que se desmorona-. Después de coronarse en la CART americana, dio el salto. Cuatro primeras carreras, cuatro abandonos. Quinta carrera, un soberbio segundo puesto, en Montmeló. Sería la tónica de esa temporada: de 17 carreras, acabó seis. De ellas, cuatro en el podio, incluida su primera victoria, en Italia. Rookie del año, como no podía ser de otra manera. La competencia con Schumacher fue voraz. Todos le veían como la alternativa de aquel temible equipo Ferrari. Pero Schumacher fue imposible de batir. Para la historia, entre otros, su adelantamiento al ‘kaiser’ en Spa 2004, en el Bus Stop. De su época de McLaren no guarda mejor recuerdo. Nunca congenió con el carácter serio y frío de McLaren, y mediada la temporada 2005, se volvió a Estados Unidos. Antes le dio tiempo a ver tres banderas negras, todo un hito en estos tiempos. En la NASCAR, el colombiano sigue demostrando que su sangre es más caliente que la de otros, y a sus 37 años no tiene pinta que vaya a cambiar.

❝ No se podía ni ver con Ralf Schumacher, su propio compañero en Williams. Lo más bonito que se llamaron el uno al otro fue estúpido e inútil. 
❝ Con Michael Schumacher tuvo peleas épicas. La temporada 2004 dejó algunas de las mejores: en San Marino o en Spa llegaron a tocarse con sus coches.
❝ Se perdió el GP de Bahrein de 2005 por una lesión en el hombro, supuestamente, en un partido de tenis. Posteriormente se descubrió que se había caído haciendo enduro en Madrid.
❝ En la NASCAR, sonada fue su discusión con Kevin Harvick, cuando le echó en Watkins Glen 2007.