Un Mundial sin pinganilloUn Mundial sin pinganilloUn Mundial sin pinganillo

Un Mundial sin pinganillo

EL CIRCUITO ROMPEPIERNAS DE VALKENBURG HACE IMPROBABLE UNA LLEGADA AL SPRINT Y DA OPCIONES a muchos ciclistas

Un Mundial con apariencia de clásica, con un recorrido rompepiernas, y con el arco iris como premio final. Así es la carrera del domingo que decidirá al nuevo campeón del mundo. Una lucha muy abierta, con muchos aspirantes y muchos favoritos. Con una amplia gama de alternativas en función de cómo transcurra la jornada, de los equipos que tomen el mando, del panorama que se presente al fin y al cabo. Al contrario que el año pasado en Copenhague, un recorrido perfecto para el esprint y para el mejor velocista del momento, Mark Cavendish, en los 267 kilómetros de Valkenburg se espera mucho más espectáculo y más ataques. 
El recorrido presenta dos cotas separadas por 8 km, pero lo más decisivo será la ascensión a Cauberg de 1.200 metros con rampas superiores al 10 por ciento, pues la meta se encuentra a menos de dos kilómetros de la cima. Un momento en el que se puede resolver una fuga, en el que un grupo alcance a los escapados o en el que se mantenga un pequeño conjunto de ciclistas que se la jueguen al sprint. 
Con carreteras estrechas y rectas largas es propicio para que los equipos más fuertes controlen la carrera. Y entre los equipos más fuertes se encuentran España, Bélgica, Italia, Gran Bretaña o el anfitrión Holanda. Los españoles llegan con un cartel de lujo. Para empezar, el podio completo de la reciente Vuelta a España, siendo Valverde y Purito los mejores especialistas en carreras de un día. Pero Samuel Sánchez, oro en los Juegos de Pekín, y Óscar Freire, que busca su cuarto Mundial, también tienen papeletas. De hecho, el de Katusha, en la que podría ser su última carrera, estuvo cerca de ganar en Cauberg, donde finaliza la Amstel Gold Race, este mismo año. 
Esa ascensión es perfecta para la potencia de Philippe Gilbert, que se impuso en Cauberg en 2010 y 2011, y este año lo rozó pero fue superado por Gasparotto, que no estará el domingo. El belga, además, logró dos victorias de etapa en la reciente Vuelta. Un final que también va fenomenal para las características de Valverde y Purito, pero no son los únicos. Y es que Nibali, que no solo destaca por las grandes vueltas, también puede marcar diferencias. Lo mismo que los franceses Sylvain Chavanel y Voeckler, que el australiano Gerrans o que el eslovaco Peter Sagan, que tendrá que buscarse la vida por su cuenta. Otros que no tienen un equipo potente detrás son el suizo Michael Albasini o el portugués Rui Costa. 
peces gordos en españa
El recuerdo de los Juegos Olímpicos, cuando Luis León Sánchez y Alejandro Valverde no se entendieron pese a que llegaron en la escapada buena, está en la mente del equipo español. Hay muchos ciclistas con opciones en función del tipo de carrera que se presente, y se podría repetir la opción de que un ‘crack’ trabaje para otro. 
Pablo Lastras, que ejercerá de capitán ya que este año no hay pinganillos, recuerda los Juegos de 2008: “Fueron cinco primeros espadas y al final Contador y Sastre hicieron un gran trabajo para que venciera Samuel”, dijo en declaraciones a Marca. Una lucha de egos que espera que no se produzca.