Kaymer,la pata coja 
Kaymer,la pata coja 
Kaymer,la pata coja 


Kaymer,la pata coja 


El alemán lleva buscando su swing desde hace dos años y confía en encontralo en esta ryder, que jugará por méritos propios

Lo que parecía que iba a ser una carrera imparable hacia el estrellato en el mundo del golf y donde el número uno del ranking mundial sería compañero inseparable de Martin Kaymer ha terminado siendo un desilusión detrás de otra para la afición alemana que ya veía en este jugador el sucesor de Bernard Langer. 
De todos los elegidos por Olazábal para defender el pabellón europeo en la Ryder, sin duda Martin Kaymer es el jugador más discutido por los críticos. El alemán no es ni la sombra de aquél que alcanzó el primer puesto mundial. Los datos señalan que además de no cosechar ni una sola victoria esta temporada, solamente en tres torneos ha terminado en el TOP 10 y de eso hace ya más de seis meses.
Aunque ya tiene experiencia en la competición de la Ryder, actualmente es quizás el que menos confianza inspira al equipo europeo ya que lleva más de dos años buscando un swing que fue prometedor y que ahora está perdido en su juego. Tan fuera del juego está el alemán que las malas lenguas cuentan que en el Johnnie Walker Championship más de uno de sus compañeros esperaba que Kaymer se quedara fuera para así no sentirse perjudicados con su mal estado de forma, durante la Ryder Cup.
Sin embargo a pesar de todas las contras que tiene el golfista alemán Olazábal sigue confiando en él. El capitán le recordó a Kaymer una situación suya muy parecida antes de la Ryder del año 93: “Estaba jugando tan mal antes del torneo que no quería clasificarme y Severiano Ballesteros me animó tanto que jugué una gran competición, aunque al final los estadounidenses ganaron esa edición de la Ryder”. 
Martin Kaymer aunque se encuentra muy perdido en su juego, la confianza que le ha dado su capitán puede hacer que el alemán encuentre en Chicago el swing perdido y que en otros tiempos le llevó a ser el número 1 del ranking mundial.