BussinesManBussinesManBussinesManBussinesMan

BussinesMan

jaime jiménez, portero del valladolid, compagina sus estudios con inversiones hosteleras y asesoramiento a deportistas profesionales

No es habitual en el mundo del fútbol que uno de sus profesionales se prepare con tanta intensidad, para el día de mañana, aprovechando el presente que le favorece en horas libres para dedicárselas a otros menesteres que no sean solo los futbolísticos. Jaime Jimenez, portero del Real Valladolid de la Liga BBVA, es un caso si no extraño, sí distinto en el mundo del balompié. Además de ser titular en el equipo que entrena Djukic, es un empresario que tiene invertidos sus ahorros en negocios fundamentalmente de hostelería. Jiménez es propietario en su localidad natal, Valdepeñas, de una discoteca que regenta junto con su familia. En Cádiz el guardameta, poseé una residencia de estudiantes durante el curso y en verano utiliza las habitaciones como hotel que funciona desde junio hasta mediados de septiembre a pleno rendimiento y donde los clientes no encontrarán un gran restaurante ni grandes buffet’s para desayunar pero sí unas habitaciones cómodas para turistas y veraneantes. Todo con unos precios muy económicos que ya le han dado unos beneficios al empresario como para invertir en otro hotel en la ciudad gaditana junto al gran teatro Falla de la Tacita de Plata.
Jaime Jiménez, que lleva siendo profesional del fútbol desde muy joven (Valencia, Mallorca, Ciudad de Murcia, Elche y Valladolid entre otros) sabe por propia experiencia, que los deportistas profesionales no suelen estar muy bien asesorados fiscalmente. Por eso, uno de sus últimos negocios, ha sido crear una asesoría legal para deportistas profesionales que dirige junto a su mujer y por donde ya han pasado muchos futbolistas de la Liga BBVA que se dejan asesorar por Jaime Jiménez y asesoria deportiva. Uno de los grandes errores, según el guardameta manchego, que cometen muchos profesionales del deporte es “gastarse el dinero en un coche y en una casa de lujo. Hay que ahorrar un millón de euros y con eso ya tienes para vivir el resto de tus días. El dinero que te gastas en coches y casas pierden el 10% de su valor nada más comprarlo”. Jaime ha visto cómo muchos compañeros se han arruinado por su malas inversiones y por cómo cobran sus emolumentos algunos futbolistas profesionales que podrían ganar más sin perjudicar a los clubes. Todos se podrían beneficiar y en eso está ahora empeñado el defensor de la portería del Valladolid. 
No ha descuidado en ningún momento su futuro en el mundo del fútbol. Además de sus estudios universitarios, el manchego es titulado como entrenador de porteros, tiene el nivel 1 de entrenador y esta preparándose también como director deportivo. Jaime Jiménez, un ejemplo a seguir dentro y fuera del terreno de juego. Como portero evita los goles y como empresario los multiplica.