La noticia fue el HAPOELLa noticia fue el HAPOEL

La noticia fue el HAPOEL

LLORENTE VOLVIÓ CON MÁS APLAUSOS QUE PITOS PERO EL PROTAGONISMO SE LO LLEVÓ EL EQUIPO ISRAELÍ, QUE RASCÓ UN PUNTO SIN SABER CÓMO

Con barba se presentó Fernando Llorente en su regreso a San Mamés. Entró en la reanudación y todas las miradas apuntaban a él. Para empezar fue recibido con más aplausos que pitos, y en los dos primeros minutos tuvo dos ocasiones claras de gol. Buen presagio. Además de lo simbólico, su entrada era necesaria porque el Athletic empataba de forma inesperada. El escenario perfecto para que el delantero marcara el gol del triunfo ante un rival débil y así facilitar la reconciliación con la grada. Las ocasiones se sucedieron. Saques de esquina, centros de Ibai y Susaeta por las bandas, buenas acciones de Muniain y De Marcos por detrás... a Llorente le llegaron muchos balones y remató hasta nueve veces a portería. Pero le faltó acierto y se quedó con las ganas. Las más claras, una tras un movimiento espectacular dentro del área con disparo ajustado al palo que frenó el portero. Un cabezazo al larguero y, después, otro testarazo a centro de Ibai con el exterior en el que Amos se volvió a exhibir. 
“Es una lástima, creo que hemos tenido muchas ocasiones como para ganar el partido, hicimos mucho peligro con centros desde los costados”, dijo Llorente después en declaraciones a Gol Televisión. El delantero esquivó las preguntas sobre el recibimiento: “Estoy muy contento por volver a San Mamés, marcar era lo más ilusión me hacía para ayudar al equipo”. Y también sobre su futuro: “Tranquilidad, lo importante ahora no es mi futuro, es el equipo”. Un equipo que se deja dos puntos ante un rival muy pobre. Como el curso pasado, el Athletic de Bielsa no empieza bien.