arropando a Ramosarropando a Ramosarropando a Ramosarropando a Ramos

arropando a Ramos

el vestuario del madrid muestra su apoyo al central tras ser señalado por mourinho como indisciplinado, algo que no acata el jugador

Fuera de las paredes de Valdebebas hay mucho más ruido que dentro de la Fábrica blanca. Mientras los culebrones en torno al equipo se convierten en tsunami, en el seno del equipo se lleva con más naturalidad los problemas cotidianos. El último culebrón tiene como protagonistas a José Mourinho y a Sergio Ramos. Dos personas con mucho carácter que están viviendo un momento tenso en su relación laboral, profesional y personal.
Después del castigo y tras una jornada de descanso, el entrenador y el jugador se vieron las caras en la sesión de entrenamiento. Hasta ahora no ha trascendido que se hayan reunido para acercar posturas o aclarar las dudas respecto a la citada suplencia y todo lo que envuelve dicha decisión.
Mientras para Mourinho todo está dicho y aclarado solo queda mirar hacia adelante, seguir trabajando y ganar partidos. No lo tiene tan claro Sergio Ramos. El jugador sigue sin entender la suplencia en la Liga de Campeones y lo que más le molesta de este episodio es que queda señalado como un futbolista indisciplinado mientras otros, con un historial más dudoso, se marchan de rositas y nadie dice nada al respecto.
En este sentido, el central se ha sentido arropado porque ha recibido el respaldo de la mayoría del vestuario. Ahí dentro saben que Sergio es un jugador que siempre está comprometido y que no era necesario la escena que ha montado el entrenador.
Lo curioso del enfrentamiento es que Mourinho ha comentado que si pudiese elegir a un futbolista para llevárselo con él a otro club lo tendría claro. Se decantaría por Ramos, aunque ahora las relaciones no pasan por su mejor momento. Veremos si en el partido del domingo ante el Rayo Vallecano sigue en el banquillo o por el contrario sale en la foto inicial. Si persiste el castigo se alimentaría una situación que no beneficia a ninguna de las partes, club incluido.