‘Checo’ enseña la matrícula‘Checo’ enseña la matrícula‘Checo’ enseña la matrícula

‘Checo’ enseña la matrícula

aunque Ferrari cree que aún está verde para confiarle un volante, Pérez se reivindicó en Monza adelantando a Massa y Alonso ante los ‘Tifosi’

El tercer podio de Sergio Pérez ha sido, sin duda, el más sonado. El piloto mexicano repitió su mejor resultado, la segunda plaza que ya obtuvo hace meses en Malasia, pero se permitió hacerlo con una gran remontada (salió desde la duodécima plaza) y adelantando a los dos Ferraris. Algo que cobra aún más importancia teniendo el cuenta el escenario: el circuito de Monza, con miles de tifosi uniformados de rojo abarrotando las gradas.
Para ‘Checo’ Pérez, que no notó los efectos de la gripe que le atosigó durante todo el fin de semana, la carrera tuvo mucho de reivindicación. Hace solo unos meses, el gran patrón de la escudería italiana, Luca Cordero di Montezemolo, había frenado de raíz los rumores que situaban al joven piloto (nacido en Jalisco hace 22 años) a los mandos de un Ferrari más pronto que tarde: “Es un buen piloto, pero para conducir un Ferrari se necesita mucha más experiencia”, afirmó el mandamás. 
Sin sacar pecho
Pese a su exhibición, ‘Checo’, más frío fuera de la pista que al volante, no quiso sacar pecho tras rebasar a Felipe Massa y a Fernando Alonso en las últimas vueltas del Gran Premio de Italia: “Estoy luchando por mi equipo, siempre daré el máximo por el equipo en el que esté”, se limitó a señalar. 
Aunque se pueda considerar despecho, las palabras de Montezemolo hallan fundamento en los datos: Massa fichó por Ferrari en 2006, con 25 años; Kimi Raikkonen lo hizo con 28; Alonso, con 29 y dos campeonatos del mundo a sus espaldas.