El dilema 
KUBICAEl dilema 
KUBICAEl dilema 
KUBICA

El dilema 
KUBICA

el futuro de Robert se aleja cada día más de la fórmula 1. los últimos rumores apuntan que se convertirá en piloto de rallies a tiempo completo

Se cumplen casi 19 meses desde que Robert Kubica sufriera el grave accidente en el Rally di Andora. El piloto polaco sigue fuera de las pistas desde entonces y su lenta recuperación no progresa según los tiempos esperados. El propio piloto se declara desesperado por volver a competir y ya no sólo piensa en la Fórmula 1. De hecho, las últimas noticias le ponen a los mandos de un coche de rallies y no en un monoplaza.
Hace unos días, el equipo Ford del WRC completó unos test en el pequeño circuito francés de Ecuyers. En ellos participaron tres pilotos: Jari-Matti Latvala, Petter Solberg... y un piloto de identidad desconocida. De hecho, en palabras del director del óvalo galo a una revista belga, “se trata de un piloto con experiencia en el asfalto y que no quiere hacer pública su colaboración”. Los rumores empezaron a desatarse, y pronto surgió el nombre de Robert Kubica. El periodista británico Joe Saward, una de las ‘vacas sagradas’ de la información de F1, asegura que era el ex corredor de Lotus quien rodó a los mandos de un Ford Fiesta RS WRC. La presencia del piloto polaco en estas pruebas viene a refutar los rumores que le sitúan como sustituto de Latvala, vinculado a Volkswagen en 2013 junto a Sebastian Ogier. No obstante, todo dependerá de cómo evolucionen sus lesiones.
pendientes de la mano derecha
Kubica ya conduce... pero de conducir a pilotar va un trecho. El pasado mes de junio, se sometió a la cuarta operación en el codo derecho, en la que le colocaron os prótesis más. Con ella, se pretendía que recuperase movilidad en la articulación. 
El camino aún es largo, no obstante. El doctor Igor Rossello, el médico que está dirigiendo los tratamientos de Kubica, aseguraba a la BBC que, aunque puede conducir un coche de calle o, incluso, uno de rallies, “los nervios de su mano derecha no le permiten mover los dedos lo bastante preciso para pilotar un F1”. El camino de Kubica, así, conduce hacia los rallies, aunque aún está lejos de llegar a la meta.