la rodilla
traiciona a 
nadalla rodilla
traiciona a 
nadalla rodilla
traiciona a 
nadal

la rodilla
traiciona a 
nadal

el abanderado español anunció que no competirá en los juegos de
 londres porque no le responde la articulación. tomó la decisión 
durante un entrenamiento en el que comprobó su nula fiabilidad.
 reconoce el tenista que ha sido el palo más grande de su vida

Fue en un gesto natural durante un entrenamiento. Un movimiento más de la gama de ‘palos’ a los que somete a la bola en cada sesión de trabajo. En ese preciso instante paró. Su rostro desveló un problema. La rodilla se había bloqueado. ¡Maldita rodilla! Pese a los mimos desde siempre se niega a funcionar correctamente cuando Rafa Nadal está preparando los Juegos Olímpicos de Londres.
Hay poco que decidir. El tratamiento preventivo que se llevó a cabo en Vitoria unos días después de caer en Wimbledon no ha dado los resultados esperados. La medicina ha dado la espalda al tenista español y se ha visto en la obligación de descolgar el teléfono del presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, para comunicar su baja.
Nadal le comunicó al presidente del COE que no se encontraba en condiciones de afrontar un torneo de la envergadura de los Juegos Olímpicos. Detalló el escenario del desenlace. Veinte intensos minutos de golpes en una pista de Manacor para medir la evolución y fiabilidad de la rodilla. La exigencia desembocó en decepción y el propio Nadal le comunicó que podría acudir a Londres pero que no estaría en condiciones de pelear por las medallas y que como mucho aguantaría un par de rondas pese a que los partidos se disputan al mejor de tres sets. Le insistió en participar si lo creía vital pero fue entonces cuando Alejandro Blanco le paró los pies. Le recordó que lo primero es la salud y su carrera profesional.
Rafa se derrumbó al otro lado del teléfono ante las palabras del dirigente. Le reconoció que ha sido el palo más grande de su vida deportiva y que afrontaba estos Juegos con una ilusión diferente. El silencio posterior fue interpretado como un impás para sofocar la aparición de alguna lágrima furtiva.
Luego, Rafa Nadal emitió un comunicado para explicar de modo oficial su baja: “No estoy en condiciones de competir en los Juegos Olímpicos de Londres y por tanto no viajaré como tenía previsto con la delegación española para competir en los mismos. Tengo que pensar en mis compañeros, no puedo ser egoísta y tengo que pensar en el bien del deporte español, especialmente del tenis español y dejar que juegue un compañero mío con mejor preparación que se encuentre en condiciones de competir”. 
He apurado hasta el ultimo momento en mi preparación, en mis entrenamientos, pero no ha podido ser. Hoy es uno de los días más tristes de mi carrera ya que una de las mayores ilusiones y el momento quizás más especial era ser el abanderado de España en la ceremonia de inauguración de los juegos en Londres, así que os podéis imaginar lo difícil que ha sido tomar esta decisión”, añadió. El abanderado devolvía la prenda con un sentimiento de derrota.