Londres entra en la cuenta atrás

Londres entra en la cuenta atrás