Rudy 
decide en BLANCORudy 
decide en BLANCORudy 
decide en BLANCORudy 
decide en BLANCO

Rudy 
decide en BLANCO

El jugador cierra su etapa en la nba: anunció en su cuenta de twitter su fichaje por tres temporadas por el Real Madrid, antes incluso de que el club lo hiciese oficial.

La noticia se esperaba desde hace semanas, pero el canal de confirmación del fichaje de Rudy Fernández por el Real Madrid fue la verdadera sorpresa de todo el proceso. “Mañana se confirma mi fichaje por el Real Madrid por 3 temporadas!! Muy feliz de volver!! Ya os contare pq he tomado esta decision!! Abrazo”. 
Así fue el anuncio que el propio jugador publicó el martes por la tarde en su cuenta de twitter; concretamente a las 20:22 de la tarde, unos minutos después de haber finalizado la sesión de entrenamiento vespertina con el resto de compañeros de Selección en su ciclo de preparación camino de Londres 2012.
La llegada del alero al equipo blanco comenzó a fraguarse hace un año. El cierre patronal en la NBA abrió la posibilidad a los clubes europeos de lanzar sus redes sobre los jugadores que se quedaban sin trabajo por un tiempo indeterminado. El Barça no se acogió al comodín de aprovechar este mercado, pero equipos como el Caja Laboral y el Real Madrid acudieron a la caza. El Madrid, iluminado por la visión de su presidente de tener a los mejores y más mediáticos, llamó, entre otros, a Rudy Fernández y a Serge Ibaka. La Selección se había proclamado campeona de Europa en Lituania y los blancos no tardaron nada en avanzar el acuerdo con Rudy y Serge. En el caso del ala-pívot de los Thunder se sabía que su salida del equipo de Pablo Laso, técnico del Real Madrid, tenía fecha de caducidad: tan pronto como se levantara el ‘lockout’. Los dirigentes del club madridista movían fichan por Rudy pensando en el futuro. El jugador firmaba en las mismas condiciones que Ibaka, pero había una extensión en forma de cláusulas que dibujaba el futuro del mallorquín en blanco.
Los dos volvieron en el mes de diciembre a la NBA tras su paso por la Liga Endesa y la Euroliga. Rudy se vestía la camiseta de los Nuggets y George Karl le prometía minutos y algo más al saber que el internacional español quedaba como agente libre el pasado 1 de julio y podría elegir destino. De la noche a la mañana, Rudy se encontraba con un futuro asegurado. Por una parte, el Madrid le cubría de oro –los rumores apuntan a que percibirá 2,7 millones anuales por cada una de las tres temporadas- al tiempo que también le permitía quedar liberado de su compromiso con los blancos si el alero decidía continuar en la NBA. Rudy siempre ha sido claro en este aspecto y una y otra vez ha afirmado que el factor económico sería importante en su decisión final. Con lo que no contaba es con la hernia en la espalda que le condicionó su puesta en escena en Denver y acabó por abatirle hace tres meses, obligándole a pasar por el quirófano.
La Maldita espalda
El proceso de rehabilitación de su espalda ha sido largo y delicado. Apostó por operarse en Estados Unidos y realizar la rehabilitación con Joaquín Juan, el fisioterapeuta de confianza de Pau Gasol que tiene su clínica en el centro de Madrid.
La semana pasada pasó el reconocimiento con el Madrid, se incorporó con la Selección, esperó a que los plazos de la NBA le permitieran lanzar un grito de alegría y el miércoles abrió la ventana de twitter para liberarse de unos años con más sombras que luces. Rudy ya es la estrella del Real Madrid y de una afición que este año, pese al palo de la final liguera, ha vuelto a disfrutar en el Palacio de Deportes de la madrileña calle Goya.