Lencería y algo de fútbolLencería y algo de fútbolLencería y algo de fútbolLencería y algo de fútbolLencería y algo de fútbol

Lencería y algo de fútbol

LA LINGERIE FOOTBALL LEAGUE americana, QUE CELEBRA SU ALL STAR EN AUSTRALIA ESTE FIN DE SEMANA, ha levantado una oleada de protestas

Todo comenzó como un show en el descanso de la Super Bowl en el año 2004. Un pequeño partido de fútbol americano entre mujeres en ropa interior para amenizar la espera. Sin embargo, la acogida fue tan grande que, cinco años después, en 2009, se disputó la primera liga de fútbol de mujeres en lencería. Doce equipos, dos conferencias (Este y Oeste). Un paso adelante para el deporte femenino si no fuera porque el principal atractivo de la competición es la poca ropa que visten las jugadoras. 


deporte y lencería
Catorce chicas por equipo -siete en el equipo defensivo y otras siete en el ofensivo- una pelota, protección en los hombros, cascos, ligueros y ropa interior. Esos son los conceptos básicos de este desfile de moda disfrazado de partido de fútbol. Lo cierto es que hay touchdowns, quarterbacks, placajes y estrategias, pero el deporte queda en un segundo plano cuando la anatomía de las participantes está más expuesta a la vista del público de lo que cabría esperar en una disciplina de tanta dureza. Kiera Massette, ex jugadora de New York Majesty y una de las pioneras de la competición, asegura que no hay ninguna diferencia entre asistir a un partido de fútbol masculino y presenciar en familia uno de la Lingerie League: “Puedes traer a tus hijos”, dijo hace unos días en una rueda de prensa en la que se anunciaba el nacimiento de una nueva franquicia en Sant Louis para 2013. Resulta curioso su afán por reivindicarse como deportistas de elite y ensalzar el esfuerzo por encima del show cuando los principales componentes de su atuendo son un liguero en sus muslos, un minúsculo ‘short’ y un sujetador apretado. Vestuario que, por cierto, obliga a las jugadoras a firmar una cláusula de ‘desnudo accidental’ por el que las chicas aceptan que en cualquier momento del partido pueden quedarse frente a miles de personas como su madre las trajo al mundo. Si debajo de la lencería llevan alguna prenda adicional son multadas. Polémica y censurable, pero exitosa vía para conseguir que al público le interese el deporte femenino. Y todo se lo debemos a Mitch Mortaza, el padre del invento. “Brutalidad, deporte y entretenimiento”, asi define a la Lingerie League su creador. Sincero y directo: “La única razón por la que la gente se interesa más por este deporte que por otras disciplinas femeninas es por la vestimenta”. Por ofensiva que parezca su creación, lo cierto es que no se habría hecho realidad si no hubiera jugadoras sobre el campo dispuestas a vestir de esa provocativa manera. 
la lingerie se va de gira
El All Fantasy Game 2012 se celebra en Brisbane y Sidney, Australia, durante este mes de junio. Hasta allí han viajado las chicas seleccionadas de ambas conferencias de la mano de Mortaza. El objetivo principal de la gira es promocionar la competición, ya que a partir de 2013 las australianas disfrutarán de su propia liga de fútbol en lencería. Una noticia que seguro ha agradado a los miles de aficionados que ya han comprado sus entradas para el All-Star. Sin embargo, las críticas también se han dejado oir: la ministra de Deportes de Australia, Kate Lundy, ha calificado a la disciplina de ‘perversión denigrante y barata’. Su definición ha provocado un comunicado oficial del presidente Mortaza, que invita a la ministra a presenciar alguno de los partidos previstos durante la gira, porque está seguro de que así “cambiará de opinión”. Asociaciones de feministas y grupos católicos también se han pronunciado en contra e incluso han solicitado la suspensión del evento. Los valores del deporte se mezclan en la Liga de Lencería con encajes, sostenes y piernas bonitas. Mujeres dispuestas a exponer su cuerpo en un escenario en el que el fútbol luce en un evidente segundo plano, y que hacen un flaco favor a las deportistas que en todo el Mundo luchan por reivindicar el deporte femenino de elite.