Los 14 discípulos de CruyffLos 14 discípulos de CruyffLos 14 discípulos de CruyffLos 14 discípulos de Cruyff

Los 14 discípulos de Cruyff

el holandés fue el padre del dream team y hoy muchos de sus jugadores siguen sus pasos en el banquillo. sergi es el último en estrenarse en un equipo profesional

La sombra de Johann Cruyff es muy alargada. La filosofía del mito holandés no solo sirvió para cambiar la historia del Barcelona. Su ‘Dream Team’ ganó la primera Copa de Europa del club y sirvió de espejo para el de Rijkaard y, sobre todo, el de Guardiola. Pero Pep, su extensión en el campo de aquel equipo, no fue el único que quedó impregnado del sello del holandés. Son muchos los jugadores que dirigió en su etapa en el Barcelona que, una vez retirados, han dado el salto al banquillo. Fueron contagiados por la forma de entender el fútbol del holandés y, con mejor o peor resultado, han intentado ponerlo en práctica. 
El último de ellos en saltar a la escena profesional ha sido Sergi Barjuán, presentado recientemente como técnico del Recreativo de la Liga Adelante tras abandonar el juvenil B del Barcelona. Se presentó en el Decano con un ambicioso mensaje: “El objetivo es el ascenso”. El método para lograrlo será el mismo que aprendió de Cruyff: la posesión de balón. 
Michael Laudrup, aunque acabó peleado con Cruyff, es otro que entiende el fútbol de la misma manera. En la Liga BBVA lo demostró con el Getafe y el Mallorca. Luis Milla, el primer ‘4’ de Cruyff, que también acabó en el Real Madrid, ha enseñado en las categorías inferiores de la selección el mismo estilo. Con la sub’21 fue campeón de Europa.
Ernesto Valverde, que estuvo dos años bajo el mando de Cruyff, también ha prolongado el estilo en sus equipos, alcanzando una final de la UEFA con el Espanyol y tres Ligas con el Olympiacos. 
Ronald Koeman, el autor del gol que dio la Copa de Europa, no tuvo una buena experiencia en el Valencia, aunque ganó una Copa del Rey. Pese a ello ha ganado tres Ligas en Holanda con Ajax y PSV, y ahora ha devuelto al Feyenoord a la elite del país. Stoichkov, otro mito de aquel Dream Team, no tuvo suerte en la selección búlgara ni en el Celta. Tampoco Eusebio, ahora en el filial del Barcelona. José Mari Bakero, tras no triunfar en la Real Sociedad, se buscó la vida en Polonia. También emigró, pero a Holanda, Ferrer, que entrenó al Vitesse. 
Óscar García, al igual que Sergi, se ha marchado esta temporada de las categorías inferiores del Barcelona. Su destino, el Maccabi, donde Jordi Cruyff es el director deportivo. Onésimo, que coincidió solo un año con el holandés, salvó el curso pasado al Huesca. Otros como Abelardo o Miguel Ángel Nadal han tenido sus pequeñas experiencias en Sporting y Mallorca. Todos no han tenido la misma suerte, pero a todos les ha entrado el mismo gusanillo. Un gusanillo que les contagió Cruyff.