EspañamaníaEspañamaníaEspañamaníaEspañamaníaEspañamanía

Españamanía

la selección española se ha convertido en un reclamo para aficionados, países y federaciones. tiene tanto o más tirón que la de brasil del 70

Que España está de moda futbolísticamente hablando ya no es noticia después de conquistar consecutivamente los títulos de campeón de Europa y del mundo. La selección española levanta pasiones en nuestro país y, después de lo que hemos visto en Schruns, podemos decir que en todas partes.
Corría el año 1982 y en la península ibérica se celebró el Mundial de fútbol donde era lógico que la selección fuera querida. En el europeo de Francia hubo una pequeña fiebre con aquella final que España perdió contra los galos. Un poco antes, gracias a la famosa goleada a Malta, España encendió los corazones, pero solo de los españoles. En México con aquella sonada victoria sobre Dinamarca, la sangre de los españoles volvió a estar de moda, pero también solo en España y entre los emigrantes de los lugares a donde acudía la selección a jugar. Antes del título conquistado en Viena, la travesía en el desierto fue muy dura, ya que siempre rozábamos el poste pero nunca se ganaba. Y mientras, el mundo admiraba a otras selecciones como Brasil, Italia, Alemania, Holanda Dinamarca y Francia. Siempre tenian seguidores por donde fuesen, pero los tiempos han cambiado.
En la RFEF están encantados con ‘La Roja’. La experiencia después del europeo conquistado en Austria y del campeonato del mundo ha aumentado el caché más del triple, y allá donde juega España a la Federación le solicitan entradas desde los lugares más insospechados para ver jugar a estos fenómenos. Antes, para que España pudiera elegir un hotel de concentración tenían que dar mil vueltas hasta que aceptasen las condiciones de nuestra selección. Ahora, desde cualquier rincón del planeta les piden que se concentren en sus hoteles y usen las ciudades. Schruns, después de la preparación del Mundial, le dejó las puertas abiertas a España sabiendo que sería para Montafón el negocio del año, sin nieve en los Alpes. En esta semana de concentración en Schruns, su Consejería Turística ha conseguido con la selección cerca de 60.000 euros solo en venta de entradas y merchandaising, impensable años atrás. 
Adidas, la firma que les viste desde el Mundial de España, ha visto como de no vender ni una sola camiseta tiene preparadas, solo para los jugadores, para amigos y familiares unas 2.000. Reciben peticiones de todo el mundo. Las de Torres y Casillas, pese a ser portero, son las prendas más solicitadas, aunque el del Chelsea es el más popular y más ahora después de ser campeón de la Champions con su equipo.
Según todos los informes, el crecimiento de La Roja sigue en aumento, solicitándoles que acudan a jugar amistosos a países como, por ejemplo, Azerbayan. Ayer en Schruns no se les pudo contener y se “comieron” a los jugadores una vez concluido el entrenamiento. Y lo más sorprendente para todos fue el cariño con el que los jugadores respondieron a esa avalancha de niños y mayores. Es cierto que los títulos hacen que todo esto sea posible, pero la simpatía de casi todos los componentes y el estilo amable de Del Bosque hace que todo se agrande. Definitivamente: España es la Brasil de Pelé y de los Mundiales de México 70 y de España 82. Todos son de La Roja. ¿Se imaginan si vuelven a ganar la Eurocopa?

“Estamos de moda”
Los periodistas que siguen habitualmente a la selección analizan para Sportyou el fenómeno de la doble campeona.