PAU toda la verdadPAU toda la verdadPAU toda la verdadPAU toda la verdad

PAU toda la verdad

desde que llegó a los lakers, pau ha sido el objetivo de todas las críticas cuando los resultados no han acompañado

Desde que llegó a los Lakers, la figura y el rendimiento de Pau Gasol han estado bajo sospecha. Unas veces más y otras veces menos. Lo único claro es que nunca ha tenido una temporada tranquila desde que llegara a la ciudad de Jack Nicholson. Cuando la inercia era positiva, no había casi ninguna voz que criticase a Pau Gasol. Ahora que las cosas van mal, la prensa de Los Ángeles, sus propios compañeros y leyendas de la franquicia han abierto la boca para señalarle como culpable de casi todo. Pau Gasol podría ser “el pim, pam, pum” . Y él, aguantando el chaparrón. Nunca elevó la voz para defenderse. Su tono, en los tiempos buenos y en los malos, ha sido conciliador y respetuoso. 
Sabiendo que nunca será suficiente lo que hagas para contentar a todos, es difícil trabajar. Ya seas jugador de la NBA o enfermero. Todos los días teniendo que demostrar que vales y procurando ofrecer registros demasiado elevados en muchos momentos. Y Pau Gasol ha vivido esto desde que se puso la camiseta oro y púrpura.
Esta temporada ha sido la peor para él. Desde el minuto uno. La franquicia decide que necesita un cambio de rumbo y empieza con la desestructuración de la plantilla. Odom se marcha a Dallas. El siguiente es Pau pero la NBA se ve obligada a parar el traspaso a tres bandas que estaba ya previsto y que le mandaba a Houston Rockets. Chris Paul aterrizaría en los Lakers y el apetito de Kobe se vería saciado. Gasol aceptó las reglas del juego cuando llegó a la NBA. Esas reglas y esos movimientos en los que no cuenta el deseo del jugador le mandó a los Lakers y en diciembre le sacaban fuera. Él aceptaba el destino. Es lo que había… pero ese fallido intercambio supuso el inicio de la tormenta sobre Pau Gasol que aún no ha terminado. 
La figura del español siempre estuvo discutida y el hecho de que no saliera de los Lakers se utilizó para atizarle aún más fuerte. Cada partido que jugaba era analizado milimétricamente. Una presión excesiva. Muchos ojos mirándole y esperando el fallo. Y así no se puede rendir como se debe. Mike Brown tampoco ayudó. Alejando a Pau del aro, sus porcentajes bajaban y sus registros anotadores, también. La ceguera del técnico le impidió comprobar que el entendimiento de Bynum y Gasol era de tal calibre, que los dos juntos, por dentro, forman la mejor pareja de la NBA. Pero no, había que sacar a Pau de la pintura. Mejor por fuera. Los resultados del equipo han demostrado que no era lo adecuado. Y no hablo de estos Playoffs…
Daba igual lo que hiciera Pau porque se le iba a criticar. Ha aguantado como un titán todo y casi ha promediado, pese a todo, un 20-10. Algo que no está al alcance de mucha gente. Gasol sabe que en su casa no era querido por casi nadie… o querido a medias y el culpable de cualquier cosa aunque no tenga incidencia real. Con un clima tan contrario a él durante toda la temporada, la serie ante los Thunder sirvió para que todo explotase. En el cuarto partido, Pau pasa un balón que no debía y que sirvió en bandeja el triunfo de los Thunder. Error de Pau. No estuvo acertado. Pero la pregunta que viene a mi cabeza es: ¿si no le hubieran criticado todas sus acciones esta temporada, habría intentado el tiro? La presión a la que se ha visto sometido toda esta temporada reventó en esa posesión. Pau Gasol falló. “El pim, pam, pum” se llevaba más palos que nunca. Kobe, Mike Brown… lo que no señalan es que Gasol falló no porque no viera a Durant, no porque no fuera valiente buscando el tiro, no. Falló porque le empujaron a fallar. Llevan desde diciembre ayudándole a ello. Pues lo han conseguido.