RAÚL EN EL
 CORAZÓN 
DEL HAMBRERAÚL EN EL
 CORAZÓN 
DEL HAMBRERAÚL EN EL
 CORAZÓN 
DEL HAMBRE

RAÚL EN EL
 CORAZÓN 
DEL HAMBRE

17 MILLONES DE PERSONAS SUFREN EN SAHEL. EL FÚTBOL NO ES SÓLO CUESTIÓN DE DEPORTE

Un futbolista de élite no sólo alcanza el éxito mundial en los terrenos de juego. Cualidades como la humanidad, la implicación y la empatía con la sociedad con la que coexisten son las que convierten a un deportista en una gran estrella. Por eso, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha elegido a Raúl González Blanco, uno de sus embajadores de buena voluntad, como imagen de concienciación de su proyecto en la región de Sahel. 17 millones de personas sufren de hambre en esta zona del norte de África, que comprende doce países en los que la situación ha alcanzado límites dramáticos: aproximadamente un millón de niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda. La sequía, el alto coste de los alimentos, y la pobreza crónica que arrasa la zona han supuesto una bajada crítica en la producción de alimentos. El panorama es desolador. 
FÚTBOL CONTRA EL HAMBRE
La visita de Raúl a Chad, está enmarcada en la campaña ‘Fútbol contra el hambre’, un proyecto iniciado por la FAO en 2008 en colaboración con la Asociación Europea de Ligas de Fútbol Profesional. El objetivo es alentar a los ciudadanos de todo el mundo de la necesidad de enviar fondos a la región de Sahel, y contribuir al impulso de la producción de alimentos. El deporte une a las personas. Levanta pasiones. Los futbolistas son héroes, y su máximo poder reside en la fuerza innegable que poseen para crear conciencia. La región de Sahel está gritando desesperada y el deporte actúa de intermediario con el resto del mundo, para que la dramática situación no pase desapercibida y el corazón de África pueda seguir latiendo.