Archivo
8 de diciembre de 2016 8/12/16

Motor

La caída del imperio Volkswagen

Sebastien Ogier con Volkswagen Polo R WRC

El 'Dieselgate' se lleva por delante el proyecto que ha dominado el Mundial de Rallies en los últimos años y deja al tetracampeón Ogier al borde de la retirada


2 de noviembre de 2016 David Sánchez de Castro - Sportyou

Un terremoto ha sacudido los deportes del motor: Volkswagen se va a retirar del Mundial de Rallies cuando acabe la presente temporada. El gran dominador de los últimos cuatro años en la tierra y el asfalto por todo el mundo, con Sebastien Ogier al volante del Polo WRC que dejó preparado Carlos Sainz (padre), ha decidido dejar la competición sin dar muchas explicaciones. Apenas unas semanas después de celebrar el último título de ‘Seb’, empiezan a hacer las maletas para irse.

Todo viene como consecuencia del ‘diesel gate’, el escándalo de las emisiones que casi se lleva por delante el gigantesco grupo VAG (que comprende Volswagen, Porsche, Audi y Skoda) y, con ello, buena parte de la industria automovilística alemana. Las pérdidas económicas generadas por el caso han hecho que para los directivos el ‘juguete’ del departamento de competición, pese al rédito que reciben en forma de I+D+i y en márketing, sea lo más prescindible.

Todo se precipitó el Día de Todos los Santos, justo después de Halloween, según filtraron desde la siempre bien informada prensa británica. ‘Autosport’ apunta que en la reunión de la junta directiva del grupo en Wolfsburgo se tomó la decisión de frenar todo el desarrollo de la especificación del Polo R WRC previsto para 2017, de manera que se cortan las esperanzas de que se extienda una temporada más el contrato que tenían con el promotor, que además era su principal patrocinador, Red Bull. La decisión de Volkswagen amenaza con tambalear los mismísimos cimientos del Mundial, y ni siquiera sus rivales lo toman como buena noticia. Toyota (si finalmente sale adelante el proyecto que comanda el legendario Tommi Mäkinen), Hyundai, Citroen y Ford pierden al gran enemigo que han tenido estos años, lo que abre mucho las opciones de victoria, pero también deja claro que el campeonato no goza de tanta salud como para que los dueños se lo tomen como algo imprescindible.

La marcha de Volkswagen también deja en el mercado a la gran joya y una duda notable: ¿dónde correrá Sebastien Ogier el año que viene? El hombre que ‘jubiló’ a Sebastien Loeb para ganar cuatro mundiales prácticamente sin oposición puede llegar a plantearse incluso acabar con su carrera deportiva, al menos, en los rallies para decantarse por los raids (Mikko Hirvonen o el propio Loeb ya han aterrizado en las pruebas tipo Dakar). A día de hoy, no tiene hueco en ningún equipo y, además, ya había criticado públicamente el cambio de reglamento para 2017, así que esta decisión de Volkswagen puede venirle como anillo al dedo para colgar el casco. Su altísimo sueldo no ayuda tampoco a que apuesten por él…

Jari-Matti Latvala y Andreas Mikkelsen, los otros pilotos de la estructura, se quedan en tierra de nadie. Los teléfonos están echando humo, ya que son considerados dos buenos pilotos y cualquier equipo de rallies les querría. Entre ellos y Ogier han ganado la friolera de 42 rallies desde 2013.

Volkswagen confirmó este miércoles la noticia de su retiro mediante un comunicado:

“La marca está afrontando enormes cambios. Con la próxima expansión de nuestros planes eléctricos para los vehículos debemos centrar todos nuestros esfuerzos en este futuro tecnológico. Hemos cumplido con creces nuestros objetivos en WRC, y ahora debemos realinear Volkswagen Motorsport y movernos hacia nuevos objetivos con nuestros vehículos”, asegura en el comunicado Frank Welsch, miembro de la junta de desarrollo técnico de la marca alemana.

Audi deja el WEC

Este es el segundo síntoma de la profunda crisis existencial que atraviesa el grupo VAG. La salida de Volkswagen del WRC llega una semana después de que Audi hiciese lo propio del Mundial de Resistencia, el WEC, un campeonato en el que habían brillado e incluso dominado desde hace casi 20 años. La marca de los cuatro aros deja la resistencia (Porsche, también del grupo, sigue) para competir en la Fórmula E, los monoplazas eléctricos, en la estructura ABT. Atrás dejan trece victorias en las 24 horas de Le Mans y dos campeonatos del mundo, entre otros hitos.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba