Archivo
8 de diciembre de 2016 8/12/16

LaLiga Santander

Mario Suárez, el héroe inesperado

Mario Suárez

Con su juego y sus tres goles en dos partidos fuera de casa, el centrocampista se está convirtiendo en uno de los favoritos de la afición del Valencia CF


18 de octubre de 2016 Iñaki Cano - Sportyou

Mario Suárez dedicó a Matilda, su hija de tres meses, los dos goles que marcó al Sporting de Gijón. Curiosamente, su padre, el abuelo de la pequeña, no estaba igual de contento. “Mi padre se enfadó por marcarle dos goles al Sporting. Me dijo que sólo a mí se me podía ocurrir… No metes un gol en tu vida y le haces dos a mi equipo”, dijo el centrocampista del Valencia en la Cope.

Mario se ha convertido circunstancialmente en el Pichichi del Valencia CF gracias a los dos goles que le marcó a ‘su’ Sporting de Gijón. Con el que le marcó al Leganés, ya suma tres. Es un héroe inesperado. “Eso es anecdótico, no soy ningún héroe”, comenta a Sportyou: “sólo quiero contribuir a que el Valencia sea un gran equipo, como siempre fue”.

“Lo de los goles es circunstancial aunque, claro, me gustaría marcar cada domingo”, bromea

Su llegada desde el Wattford, no fue de las más aclamadas. Él sabía que no le sería fácil convencer a la afición, ya que no es un jugador mediático sino un trabajador del balón, aunque sí un buen futbolista. Su importancia en el equipo, pese a ser el último en llegar, está creciendo en tiempo récord. Primero con Pako Ayestarán, luego con Voro y ahora a las órdenes de Cesare Prandelli. Además de ser el lugarteniente de Parejo, es el máximo goleador del equipo: “Lo de los goles es circunstancial. No soy goleador aunque, claro, me gustaría marcar cada domingo”, bromea.

Siempre ha sido humilde y consciente de sus errores cuando los comete. No saca pecho cuando le salen bien las cosas pero sí reconoce cuando no lo hace bien. En la tercera jornada de Liga, cuando el Betis ganó en Mestalla, no se escondió: “Quizás he jugado el peor partido de mi vida profesional”, admitió. La afición y los críticos le agradecieron su sinceridad y, desde ese día, se ha convertido en uno de los favoritos de la grada. El ‘Pichichi’ valencianista no sólo corre, sino que también marca goles importantes que hacen que el equipo saque de momento el cuello del agua, que desde la pasada campaña le estaba ahogando. “Empezamos muy mal. El equipo tenía un déficit muy importante y con él estamos buscando orden, equilibrio e intensidad. A partir de ahí, todo puede llegar”.

Antes del Valencia, Mario Suárez ha destilado su fútbol en Atlético de Madrid, Valladolid, Celta, Mallorca, Fiorentina y Wattford. Un juego a veces poco vistoso y valorado por la grada, pero muy efectivo para el brillo del grupo… y muy apreciado por los compañeros. En todos esos clubes ha vivido intensamente el fútbol, pero donde más ha disfrutado sintiéndose jugador ha sido en el Atlético. No se olvidará del partido que jugó en Bucarest contra el Athletic y que le dio la Europa League, con él cómo principal protagonista del centro del campo: “Pensé que, a partir de entonces, Simeone contaría conmigo, pero no fue así. No por no contar conmigo, como me dijo, sino por no dejarme ir al Inter cuando pude. Sin embargo creo que es el mejor entrenador que he tenido y con el que más he aprendido”.

En todo caso, cuando ve los éxitos de su antiguo equipo no siente envidia, según cuenta: “No, porque yo lo he ganado todo con ellos. Son un equipazo y espero que lo ganen todo… menos contra el Valencia. Yo ahora tengo otro camino y espero hacerlo bien”.

Valencia – Barcelona el sábado

La próxima estación en ese camino es el FC Barcelona, en la jornada 10 de Liga: “No voy a descubrir ahora que el Barça es un equipazo. Con la moral que nos han dado los últimos resultados y las ideas que está aportando Prandello, esperamos poder una alegría a la afición, aunque sabemos que es difícil. Perder no sería un paso atrás porque somos un equipo en construcción. Trabajando como lo estamos haciendo, llegarán los frutos”.

Mario no quería marcharse del Atlético porque quería triunfar con su equipo de toda la vida, pero también quería jugar en la Selección. Su falta de minutos en el Calderón le cerró las puertas cuando quizás hubiera podido jugar con Vicente del Bosque. Se fue en busca de fortuna futbolistica y ha tenido que regresar a la Liga, donde espera definitivamente triunfar. “Volver a la Selección siempre ha sido mi objetivo, pero para eso necesito continuidad; es la única manera de tener el mejor nivel y que te llamen”.

Matilda es ahora su “prioridad principal” en su vida, lo mejor que le ha pasado en ella. “Me ha traído una paz que nunca había sentido, una tranquilidad que me beneficia en la vida personal y profesional. Pienso en ella a todas horas, incluso cuando juego. Como ayer, cuando marqué los dos goles contra el Sporting y se los pude dedicar”

Con la llegada de Prandelli, Mario espera que el club se asiente y que el equipo responda a las expectativas creadas: “Nos queda mucho por hacer, pero de momento las cosas están rodando bien. El sábado contra el Barcelona podremos comprobar si hemos mejorado como pensamos. Ganar en El Molinón nos da la confianza que necesitábamos para creer en nosotros”.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba