Archivo
11 de diciembre de 2016 11/12/16

Más Deporte

‘Juanito’, el chino que levantó el tenis de mesa español, deja la Selección

He Zhi Wen, Juanito

He Zhi Wen juega este martes su último partido con España, pero seguirá jugando con tres clubes de España, Inglaterra y Francia a sus 54 años


1 de noviembre de 2016 Iñigo Marín - Sportyou

El de He Zhi Wen puede no ser uno de los nombres más conocidos del deporte español, pero tras el apodo de ‘Juanito’ se encuentra un palista, que es como realmente se denomina a los jugadores de tenis de mesa, que ha protagonizado un caso único en el deporte mundial. Comenzó a formarse a los 12 años en uno de los exigentes centros de entrenamientos chinos, el Centro de Alto Rendimiento Zhejiang, y aterrizó en España con 28. Este martes, con 54 ‘tacos’, una trayectoria envidiable y cuatro Juegos Olímpicos a sus espaldas, juega por última vez con el combinado nacional por el que ha competido durante 20 años.

Será en Granada, su ciudad de adopción, en el comienzo de la Liga Europea de Naciones. Una velada cargada de sentimentalismo. Reconoce que le apen dejar de competir por España, pero “con la selección hay que jugar campeonatos, muchas competiciones a nivel europeo con partidos seguidos, y es muy difícil poder mantener ya esa carga física”. No obstante, se despide de la Selección pero no tiene ninguna intención de colgar la pala: ahora mismo juega para tres clubes diferentes, uno español, uno francés y otro inglés, y no pone fecha a su retirada como profesional. Porque, como él acostumbra a repetir, “lo mejor del tenis de mesa es que puedes jugar con 80 años”.

‘Juanito’ es un jugador incombustible que siempre viste una sonrisa y no puede evitar contagiar su buen humor. Se plantó en la capital granadina en 1990 y pensaba “jugar cuatro años y volver” a su Zhejiang natal, como señala a EFE. Pero desde que aprendió a pronunciar sus primeras palabras en castellano (jamón y cerveza) y se adaptó al nuevo estilo de vida ha tenido claro que “estaba en casa”. Han pasado 26 años y, por ello, tiende a bromear diciendo que cuando viaja a China lo hace como un turista. Quienes le conocen lo confirman: es un tipo educado, bonachón e inteligente, pero sobre todo, risueño y bromista.

Su mejor momento queda muy atrás. Entre 1983 y 1986 se consolidó en el top-10 mundial y “podía ganar a cualquiera”. Ha llovido mucho desde entonces pero siempre se ha mantenido entre los mejores: ha completado un brillante palmarés que incluye una medalla en dobles en campeonatos de Europa, dos metales en Juegos del Mediterráneo, 23 campeonatos de liga, 16 Copas del Rey, un Campeonato de España Absoluto y el Campeonato del Mundo de Veteranos conquistado este 2016. Lamenta no haber conquistado ninguna medalla mundial individual “que se ha escapado”. Pero prueba de que se ha mantenido entre los mejores es que, a pesar de su edad, logró clasificarse para los Juegos de Río, donde ha sido el deportista español más veterano. Teniendo en cuenta que para la cita olímpica sólo se reparten 64 billetes -y que sólo unos pocos se quedan en Europa- competir en unos Juegos es toda una hazaña.

Reconoce que no sabe qué hacer si no juega, por lo que seguirá haciéndolo hasta que se le quiten las ganas. Eso está lejos de ocurrir, así que seguirá dando guerra por Europa con el campo base fijado en Granada, donde feliz con su mujer y sus dos hijas y hace tiempo que se ganó el estatus de celebridad.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba