Archivo
10 de diciembre de 2016 10/12/16

Serie A

Callejón, ídolo en el jardín de Maradona

Jose Callejon, del Napoles

El jugador granadino salió en el verano de 2013 del Real Madrid en busca de un papel protagonista, y acertó de pleno con el destino


31 de octubre de 2016 David de la Peña - Sportyou

La reacción de los hinchas napolitanos después de la salida de Gonzalo Higuaín dirección Turín explica la pasión con la que se vive el fútbol en la ciudad. Nápoles ama a sus ídolos hasta el punto de rozar la locura. A Hamsik le robaron un rolex valorado en 25.000 euros, y cuando los ultras del club se enteraron, el reloj apareció a las pocas semanas. Es habitual ver a ídolos de la hinchada siendo incapaces de caminar por las calles de la ciudad, como cuando Lavezzi tuvo que ser escoltado por la policía después de que ‘se alertarse’ de que estaba de compras por Via dei Mille.

Es una buena forma de contextualizar lo que está viviendo José Callejón en el sur de Italia, después de salir del Real Madrid en el verano de 2013 en busca de un papel protagonista que en la casa blanca no podía tener debido a la enorme competencia. 40 goles en 124 partidos de Serie A es su fantástico registro, gracias a ese rol de jugador titular que ha tenido de forma regular desde que aterrizó en Italia.

Rafa Benítez, su valedor

El técnico madrileño llegó al Nápoles en 2013, y uno de sus principales objetivos fue Callejón. El futbolista granadino llevaba dos años en la disciplina del Real Madrid como jugador de rotación, y por tanto conocía de primera mano la exigencia que suponía estar en un club de la élite. Además, encajaba de maravilla con el perfil de jugador de banda del gusto de Benítez, con verticalidad en los últimos metros, condiciones para hacer gol y gran capacidad de sacrificio para ayudar en defensa.

Callejón encajó de maravilla en el sistema del equipo, y su primer curso en Italia es, probablemente, el mejor que ha tenido en toda su carrera. En la 2013/2014 marcó 20 goles -15 en la Serie A- y fue indiscutible como extremo derecho en el 4-2-3-1 de Benítez. La afición quedó encantada con su rendimiento, y a pesar de que en su segundo año bajó ligeramente su prestación, el equipo partenopeo sabía que tenía un futbolista de primera fila en plantilla.

Con Maurizio Sarri, a empezar de cero

Cuando Rafa Benítez firmó por el Real Madrid en el verano de 2015, el Nápoles acudió a Maurizio Sarri, un entrenador que había llamado poderosamente la atención por su trabajo en el Empoli. Sin embargo, Callejón lo tuvo complicado desde el primer momento. El Empoli de Sarri rindió muy por encima de las posibilidades de su plantilla, asentado en un sistema 4-3-1-2. Es decir, el cuadro toscano jugaba sin hombres de banda, y querer adaptar esa idea al Nápoles supuso un problema para que el futbolista español entrase en las alineaciones.

Sin embargo, su capacidad de trabajo, sumada a un arranque dubitativo, obligó a Sarri a cambiar su idea inicial, y adaptó la propuesta a las condiciones de sus jugadores. Higuaín jugó como único delantero -y dejó la mejor temporada de su carrera-, y Callejón se hizo con un puesto en el once. El ex del Real Madrid hizo sólo 7 goles en la Serie A -su peor registro-, pero fue titular en 35 de los 38 encuentros de la competición y, tras la marcha del pipa, Sarri supo desde el primer momento quién debía ser uno de los que resolviese la papeleta.

Callejón está respondiendo. En 11 partidos de Serie A, alcanza los 7 tantos, y está en proyección de superar su mejor registro -los 15 de su primera temporada-. La ausencia de HiguaínMilik, ahora lesionado, y Gabbiadini, quien está jugando de ‘9’, no son puntas referencia- le está permitiendo acabar las jugadas en boca de gol, y la sociedad con Insigne -el extremo de la otra banda en el 4-3-3 de Sarri– ha vuelto a florecer. Callejón golea, ha regresado a la selección española, y la hinchada napolitana le idolatra.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba