Archivo
5 de diciembre de 2016 5/12/16

General

Diego Costa, en el Parque de los Príncipes

Diego Costa, del Chelsea

La devastadora racha del PSG en esta temporada, después de ganar 33 de los 39 partidos que ha disputado, deberían de situarle como claro favorito en la eliminatoria contra el Chelsea. Los de Blanc son líderes en la Ligue 1 con 24 puntos de ventaja sobre el segundo y siguen vivos en las copas nacionales, […]


16 de febrero de 2016 David de la Peña - Sportyou

Diego Costa, del Chelsea

La devastadora racha del PSG en esta temporada, después de ganar 33 de los 39 partidos que ha disputado, deberían de situarle como claro favorito en la eliminatoria contra el Chelsea. Los de Blanc son líderes en la Ligue 1 con 24 puntos de ventaja sobre el segundo y siguen vivos en las copas nacionales, mientras que el conjunto londinense se ha desplomado en la presente temporada, y anda perdido en la mitad de tabla y a 20 puntos de la cabeza. Es cierto que la sensación es que Guus Hiddink ha enderezado ligeramente el rumbo, pero las dinámicas son tan opuestas que a priori parece complicado encontrar razones para creer en una eliminatoria igualada.

Sin embargo -y la Copa de Europa está llena de ejemplos de este tipo- sí hay argumentos para considerar que podemos presenciar un choque equilibrado. Uno de los principales problemas que ha mostrado el Chelsea de la presente temporada ha tenido que ver con su plan ofensivo. El equipo nunca ha logrado alcanzar esa marcha que vimos el año pasado, con Cesc siendo dominante, con la gran aportación de Ivanovic subiendo por banda derecha, o la finura de Hazard cada vez que recibía la pelota. Lo que no ha podido hacer con balón ha provocado que su sistema defensivo se desmoronase: pérdidas con el equipo muy abierto, jugadores alejados entre sí que eran incapaces de defender en bloque, y un sin fin de problemas que acabaron en la destitución de Jose Mourinho.

La llegada de Guus Hiddink no los ha resuelto -aunque sí ha conseguido cierta estabilidad-, pero a priori, podría suponer un problema no demasiado grave de cara al enfrenteamiento contra el PSG. Los franceses tienen un proyecto completamente relacionado con el balón. Desde su salida de pelota –Motta y Verratti– hasta la naturaleza de uno de sus hombres clave –Di María-, llegando a lo más importante, la movilidad de Zlatan Ibrahimovic, su estrella. El PSG juega a un ritmo muy lento desde que inicia sus jugadas, pretende juntarse en campo rival y a partir de ahí producir peligro. Que los cuatro jugadores citados basen su fútbol en pedir el balón al pie define la fisionomía del equipo. Es decir, el escenario de partido debería de ser el de un PSG con fases de posesión constantes. Ahí aparece el nombre del jugador más en forma del Chelsea en este momento.

Diego Costa contra el PSG

A priori, la eliminatoria no le va a exigir al Chelsea tomar la iniciativa, de modo que podrá atacar de la forma que más daño está haciendo en este momento: con transiciones muy verticales buscando a un Diego Costa que transmite sensaciones físicas muy parecidas a las de su mejor época en el Atlético de Madrid. Está como un toro. Con Fabregas y Willian lanzándole, Diego Costa podría encontrar situaciones en las que la defensa parisina esté muy adelantada, y por lo tanto le ofrezca un espacio a su espalda para lograr alguna opción de gol que podría ser vital en la eliminatoria. La principal duda es si el Chelsea podrá competir bien con un planteamiento de repliegue y contragolpe por culpa de las bajas.

La duda: las bajas del Chelsea

El Chelsea ha perdido para esta eliminatoria a Kurt Zouma y John Terry, y tiene sancionado a Nemanja Matic. Esto significa que en la línea defensiva seguramente entrará Baba como lateral zurdo -con Azpilicueta en derecha e Ivanovic y Cahill como pareja de centrales- por lo que Di María -extremo derecho- puede encontrar facilidades en el uno contra uno. Además, la baja de Matic también complica la opción de un doble pivote más defensivo, con él y Obi Mikel, y presumiblemente tendrá que jugar Cesc al lado del nigeriano. En ese sentido, la calidad individual en defensa del Chelsea se reduce, pero por contra los ingleses ganan que el catalán no reciba tanto de espaldas a portería como cuando juega de mediapunta y, por tanto, que encuentre más facilidad para buscar envíos largos hacia Pedro o Diego Costa. En cualquier caso, las bajas defensivas son muy relevantes y podrían penalizar decisivamente al Chelsea.

Temas relacionados: , ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba