Archivo
10 de diciembre de 2016 10/12/16

Fútbol Americano

Arian Foster se retira “cansado de recibir golpes”

Arian Foster se retira

Harto de lesiones, placajes y sufrimiento, uno de los mejores running back de la NFL ha decidido dejarlo a los 30 años de edad


1 de noviembre de 2016 Antonio Gil - Sportyou

Uno de los mejores running back de la historia del fútbol americano se retira por uno de los principales motivos que llevan a no pocos padres a no permitir a sus hijos que practiquen ese deporte. Arian Foster está cansado de recibir golpes. Una vez disputados ocho años de carrera en la NFL y una rotura del tendón de Aquiles en 2015, el jugador ha dicho basta, después de impacto tras impacto, de placaje tras placaje. El deporte rey en Estados Unidos es una disciplina que mueve millones, pero al mismo tiempo deja relativamente desprotegidos a los verdaderos protagonistas. Guerreros con hombreras y casco que se dejan todo sobre el emparrillado y que cruzan los dedos para que no les queden secuelas físicas o psicológicas una vez retirados. Algo por lo que Foster no está dispuesto a pasar (más de la cuenta).

“Llega el momento en la vida de cualquier atleta en el que la ambición y el cuerpo ya no están en sincronía y he alcanzado ese punto. Este es un deporte maravillosamente violento y la misma razón por la que lo adoro es por la que lo dejo. Ese es un sabor agridulce que vivirá en mí por siempre, pero las memorias que guardo por haber jugado los llevaré conmigo en mi siguiente aventura. Eso espero”. Arian Foster es la personificación de una relación amor/odio con el deporte que dio una beca universitaria y posteriormente puso comida sobre su mesa y muchos ceros en su cuenta corriente. En su caso, el odio pudo finalmente con el amor. El running back no estaba dispuesto a aguantar más tiempo los rigores físicos de la NFL y tuvo el valor de decir adiós a tiempo. O al menos cuando él consideró que llegó el momento.

Sin embargo, estas declaraciones de Arian Foster no son las únicas que quedarán para el recuerdo cuando su nombre salga a relucir al hablar de los mejores de todos los tiempos. Su confesión, a toro pasado, de haber aceptado pagos prohibidos durante su etapa universitaria provocaron ríos de tinta y renovar de teclados. El jugador no tuvo inconveniente alguno en reconocer que se saltó las normas de la NCAA y su ambigua ‘tapadera’ del término student-athlete para no pagar a los deportistas que tanto dinero generan a las universidades para las que juegan. “No voy a dejar pasar más tiempo sin mostrar mi descontento con la injusticia que la NCAA lleva orquestando durante años. No sé si voy a provocar que investiguen a mi universidad, pero durante mi año senior [en 2008] en la Universidad de Tennessee, recibí dinero”, explica Foster en el documental Schooled. “Nunca quise dinero, pero tenía que pagar mi alquiler y comprar comida. Al principio era como ‘tío, ten cuidado’, pero en realidad no había nada malo en ello y nadie va a convencerme de lo contrario”.

Temas relacionados: ,

Suscríbete a nuestro newsletter

Volver arriba